martes, 2 de enero de 2018

La máscara de plata

Arrancando el nuevo año con alegría y muchos ánimos, vamos a ir subiendo el nivel poco a poco. Como es época de niños, vacaciones y regalos, qué mejor opción que iniciar con una lectura apta para todas las edades y que además cierra una saga que encantará a los fans de Harry Potter.


La máscara de plata es la cuarta entrega de la saga Magisterium, escrita por Holly Black y Cassandra Clare, más conocidas por otras sagas juveniles ya publicadas. Ha sido publicada en castellano por Destino en tapa dura con sobrecubierta, portada a color e interior en blanco y negro y cuenta con una extensión de 215 páginas numeradas. La ilustración de portada muestra a los jóvenes protagonistas y al enemigo al que deben enfrentarse en una composición sencilla.



En la anterior entrega, los lectores dejaron a Callum encerrado en prisión, acusado por algo que no hizo. Como es de esperar, no estará mucho tiempo allí, pues aunque no son muchos los amigos y aliados con los que cuenta ahora mismo, éstos no le han abandonado. Sin embargo, su salida de la prisión le enfrenta cara a cara con el destino que parece que está predestinado para él y que debe intentar evitar a toda costa para no convertirse en aquello que más odia. Para ello habrá de confiar en sus amigos más que nunca y arriesgarse hasta donde nunca antes ha tenido que hacerlo para aprender los secretos de la magia del enemigo y, finalmente, decidir qué hará con todo ello a la vez que tiene que enfrentarse a sus enemigos, esta vez de forma definitiva.

Como en esta ocasión la historia es más una continuación de la anterior que una entrega nueva, el ritmo se hace rápido casi desde el primer capítulo. Sin entrar en lo accesorio y yendo a explicar lo necesario para comprender a los personajes y lo que ocurre, el relato se hace ágil de leer. Los personajes se mantienen en su línea, sin demasiadas sorpresas, algo que cabía esperar en un relato juvenil. Aun así, como en el caso de las novelas de Rowling, esa leve curva de aprendizaje es suficiente para que cumplan perfectamente con su papel en la novela. Sólo hay un hecho un tanto inesperado en la historia que además marcará profundamente el devenir de ésta (y al propio protagonista). 

El arco argumental se cierra de forma correcta, aunque no sin dar posibilidad a una continuación si las autoras lo decidieran. El texto cuenta con una letra de buen tamaño, está bien traducido y correcto en cuanto a ortografía. Los encabezados de capítulo tienen pequeñas ilustraciones en blanco y negro que amenizan más si cabe la lectura.

Es, por tanto, una novela muy asequible y divertida, con momentos memorables que gustarán hasta los que han llegado hasta este cuarto libro. Su precio adecuado y su edición en tapa dura la hacen una adquisición interesante dentro de la temática en la que está encuadrada y es una buena lectura para hacer paréntesis entre otras de más complejidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario