martes, 14 de noviembre de 2017

Origen, otra nueva epopeya para Robert Langdon

Tras algo más de un mes desde que salió a la venta, esta entrada va a echar un vistazo a uno de los últimos grandes lanzamientos literarios del año de cara ya a la campaña de Navidad. Se trata de una nueva entrega del bestseller Dan Brown, escritor que se consagró de cara a los lectores con su controvertido Código da Vinci, y que vuelve a apostar por su personaje estrella, Robert Langdon, en esta nueva obra.


Origen, publicada en España por la editorial Planeta, está editada en tapa dura con sobrecubierta a color, con la estética que se ha consolidado en la nueva reedición de las obras del escritor por parte de esta editorial y que muestra una imagen aérea de la ciudad de Barcelona con la silueta perfectamente discernible e incomparable de la Sagrada Familia. Cuenta con un total de 637 páginas numeradas y el interior apenas tiene alguna pequeña ilustración en blanco y negro, dejando toda su extensión para el texto.


La historia se inicia en las salas del museo Guggenheim de Bilbao, donde el prestigioso Edmond Kirsh, un brillante científico, se dispone a hacer un gran anuncio ante el mundo que cambiará muchas cosas, especialmente en el campo de las ideologías. Sin embargo, los hechos que acontecen echan por tierra lo que va a ocurrir y obliga a Robert Langdon, amigo del ponente, y a Ambra Vidal, directora del museo, a dirigirse en una carrera contrarreloj a descubrir y mostrar al mundo el fabuloso hallazgo antes de que aquellos interesados en que no salga a la luz consigan acallarlo. Su periplo los llevará hasta la ciudad de Barcelona, donde esperan descubrir las pistas necesarias que les lleven hasta el secreto. Como en anteriores entregas, serán las obras literarias y de arte las que proporcionen las claves para alcanzar su objetivo, centrados en la importante obra de Antonio Gaudí, el arquitecto del modernismo catalán más internacional.

Origen sigue las premisas de las anteriores historias protagonizadas por Langdon, incluyendo la pareja protagonista femenina y el ritmo vertiginoso de la obra, que en este caso concreto se detiene un poco antes del final para resolver más lentamente los últimos flecos y preguntas que quedan abiertas. Trata el tema de la ciencia contra la religión, aquello que los une y los separa, las preguntas que más se ha hecho durante toda su existencia la humanidad: su origen y su destino. Como siempre, Dan Brown elige un tema controvertido y complejo, algo que atraiga al público lector, y expone una teoría plausible entre las más vanguardistas del panorama científico, apoyando este tema con la resolución de enigmas ocultos (al menos supuestamente) en obras de arte de renombre mundial. Al no poder relacionar el enigma en sí con la resolución de estos "puzles", el autor los introduce como una "búsqueda del tesoro" para llegar a la información que quieren recuperar.

De camino, Dan Brown no puede resistirse a hablar de España, un país que visitó hace bastantes años cuando era estudiante. Como en casos anteriores, no ha salido especialmente bien parada en muchos aspectos pues habla de una monarquía controlada por la religión a la que otorga bastante más poder que el que realmente ostenta y, sobre todo, vuelve a poner a Sevilla en el candelero pues, pese a que como gancho se hablaba de la importancia de Bilbao, Barcelona y Sevilla en la trama, realmente es solo la segunda la que adquiere importancia, siendo Sevilla nuevamente tratada como un lugar de segunda categoría, algo que me parece bastante absurdo y falto de verosimilitud. Obviamente, no es comparable a las grandes urbes como son Madrid y Barcelona, pero sin duda es algo más que autobuses sin aire acondicionado más parecidos a los antiguos tranvías y hospitales de hace más de dos siglos, algo más que un pueblo que se reúne solo para las festividades religiosas (aunque estas tengan su importancia), sino que su patrimonio histórico es tan rico y antiguo como el de muchas ciudades de mayor raigambre.

Por lo demás, alabar el trabajo de Planeta en el cuidado de la edición de la obra y la traducción, prácticamente sin mácula. El precio se mantiene en la media de este tipo de obras pese a que el formato sea tapa dura con sobrecubierta. Respecto a Origen en sí, es una lectura entretenida, pero sin mucha profundidad o contenido, una aventura más en la línea de las anteriores historias y que no aporta mucho más, ni en investigación histórica ni en otro tipo de razonamientos científicos, pero que encantará a los seguidores del autor que solo busquen pasar unas horas amenas enfrascados en la lectura de un libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario