martes, 12 de septiembre de 2017

La dama del pozo, una intriga sobrenatural

En esta nueva entrega os presento una novela por la que aposté y que me sorprendió muy gratamente, uno de esos descubrimientos que el olfato lector inspirado encuentra entre las mesas de novedades de las librerías.


No conocía la obra de Daniel Sánchez Pardos, autor español, pese a tener ya cuatro obras publicadas. Ha sido esta quinta historia titulada La Dama del Pozo la que ha conseguido llamar mi atención, no sé bien si por las cuñas de publicidad que su editorial, Minotauro, añade constantemente en Facebook o por tenerla en las manos en la librería cuando la descubrí en un rincón de una mesa de novedades. En cualquier caso, se trata de una obra publicada, como he indicado antes, por Minotauro, en rústica con solapas y un total de 447 páginas numeradas. Portada a color, sencilla, con un motivo de la protagonista forzosa de la historia que no por ser sencillo es menos llamativo. 


La historia traslada al lector a la Barcelona natal del autor pero en plena época decimonónica, concretamente hasta 1854. Que nadie espere una novela histórica, no es la intención del autor ofrecer una crónica de cómo eran las cosas en esa época que siga punto por punto la realidad, sino que le añade el toque oscuro de las obras góticas de la época para transformar la ciudad en una urbe tan inquietante como el Londres victoriano. Todo da inicio cuando se encarga al inspector Octavio Reigosa investigar el hallazgo de un cuerpo supuestamente incorrupto emparedado en los subterráneos de un antiguo palacio reconvertido en convento. A tal fin, solicita la ayuda de su amigo Andreu Palafox, anatomista reconvertido en cirujano de autómatas tras unos trágicos sucesos acontecidos en su pasado. Esta aparición llevará a ambos amigos a investigar una serie de crímenes mientras la Iglesia y la ciudad intentan usar el prodigio como señal, la ciudad intenta liberarse de su pasado antiguo y mirar hacia el futuro y las huelgas de obreros sacuden las fábricas y los puertos de la ciudad. 

Sorprendentemente bien narrada, La Dama del Pozo no es solo la historia de la verdad tras el cuerpo de la doncella romana encontrada, sino también la resolución de una vida rota, relaciones perdidas y, sobre todo, de resolver demasiados cabos sueltos. Ambos amigos, protagonistas de la historia, están bien tratados y es el contrapunto de sus personalidades lo que hace que resulte fácil para el lector empatizar con ellos, conectar de alguna manera con las motivaciones que les llevan a ser quienes son y hacer lo que hacen. El secreto de Palafox, contra lo que pueda parecer, no se convierte en el hilo de Ariadna que llevará la historia hasta el final, sino que es sobre todo la investigación lo que pondrá en la verdadera pista de lo que está ocurriendo a los protagonistas. Hay otros dos personajes en la historia que, aunque al principio no parecen tan relevantes, adquirirán un papel importante en la historia y se trata de dos personajes femeninos. Por un lado está Teresa Urbach, la hija de un importante empresario local, que representa a la mujer moderna frente al icono de la mujer que el protagonista debe salvar. Inteligente, metódica y cultivada, podría pasar por una sufragista femenina inglesa de la época. Por otro lado está Adela, criada de Palafox, cuya inteligencia, lealtad y recursos serán claves en ciertos momentos para ayudar a su señor y al inspector a entrar en lugares donde cualquiera de sus habitantes se negaría a colaborar con ellos. El toque sobrenatural que se imprime a la historia no la lastra, sino que se convierte en un complemento para mantener el interés en momentos en los que la trama se ralentiza un poco.

En resumen, esta novela, quinta de su autor, es una historia policíaca con toques sobrenaturales bien llevada, de fácil lectura y prosa con las descripciones justas para no hacerse recargada. Va alternando la historia principal con la evolución de los personajes, el descubrimiento de su pasado y la consecución de sus objetivos, todo con fluidez y sin que haya saltos bruscos. El texto no presenta erratas apreciables y su extensión es suficiente como para contar la historia que quiere contar y cerrar la trama de forma conveniente. Su precio está en la media de las novelas de ese formato y tipo, lo que la convierte en candidata para acompañar buenos ratos de lectura a los que busquen una novela de misterio y policíaca a partes iguales. Lo único que se me hace raro es que la publique Minotauro, pues no es un género del que tenga demasiados exponentes.

2 comentarios:

  1. ¿se puede conseguir en formato ebook?

    ResponderEliminar
  2. Sí, en Amazon está, por ejemplo. Gracias por comentar :)

    ResponderEliminar