jueves, 7 de septiembre de 2017

Apéndice Ñ, donde comienza la aventura

Orígenes humildes forjan grandes aventuras y aventureros que las llevan a cabo. Si además se adereza con una pizca de historia, y en este país tenemos una muy rica y variada, surgen historias con mucha "sal".


Un ejemplo es esta aventura financiada por mecenazgo del grupo Estudio D6 titulada El mester de mancebía, primera parte de la trilogía que se ha dado en llamar Apéndice Ñ con un claro gusto por el Siglo de Oro español. Está editado en rústica con grapa y cuenta con un total de 64 páginas numeradas. Interior en blanco y negro ilustrado con portada a color en la que destaca parte de una pintura de un conocido artista de la época.


En esta aventura se presenta a director de juego y personajes una ciudad creada con bastante detalle llamada Riebel que está comenzando a resurgir después de una serie de avatares y en la que los pícaros, con el gran Monipodio a la cabeza, llevan las riendas. En este lugar, que puede fácilmente encartarse en una ambientación clásica o usarse tal cual, comienzan las aventuras de nuestros héroes, que habrán de recuperar un curioso volumen llamado El mester de mancebía de la biblioteca de un mago.


Se trata de una historia sencilla de introducción, con muchos guiños tanto a tiendas mecenas y mecenas en particular como a obras clásicas. Sin embargo, de ella pueden surgir otra serie de cabos sueltos que enlacen con aventuras tanto en la propia Riebel como más allá, lo que la convierte en una buena apuesta tanto como one shot como para crear una serie de pequeñas aventuras que amenicen un espacio en una campaña más amplia.


Además, las estadísticas aparecen adaptadas para los sistemas más utilizados en este tipo de ambientaciones, como Pathfinder o Labyrinth Lord, con lo que se amplía el potencial número de mesas de juego que pueden disfrutarla. La conversión a otros retroclones como Aventuras de la Marca del Este tampoco es difícil. 


La maquetación es sencilla a doble columna, sin colores de fondo que hagan difícil leer el texto, que está acompañado por ilustraciones, algunas muy buenas y muy coherentes con la época en la que está encuadrado. Otras son correctas, pero no están al mismo nivel.


Acompaña a esta aventura un mapa en una página suelta donde se muestran tanto la ciudad como un mapa detallado del Rastro de la Rata, núcleo de esta aventura y otras por llegar, en el que aparecen los lugares de interés que en ellos se pueden encontrar, algo útil para utilizar en mesa o incluso para entregar a los personajes una vez hayan explorado la mayor parte de recovecos de este lugar.


Por su ajustado precio, su formato sencillo, el hecho de que te regalen el PDF y sus posibilidades, esta primera y simpática aventura que abre el Apéndice Ñ es digna de tener en cuenta a la hora de buscar aventuras nuevas ya creadas para las mesas de juego. Aunque no cuenta con PJ pregenerados, la facilidad para adaptarla a uno u otro sistema hace que crearlos sea sencillo para un grupo con cierto conocimiento del juego o que el director de juego pueda prepararlos con tiempo. Es apta para gente que no haya jugado antes a juegos de rol por su sencillez y sus posibilidades, permitiría calibrar el nivel al que el grupo está para crear una curva de dificultad y que se adapten poco a poco a esta forma de ocio que tanto nos gusta. Además, descubrir a sus personajes seguro que es una aventura en sí misma, y hay variedad cada uno con su historia y sus asuntos con los que los personajes se podrían cruzar.

¿Alguien todavía no lo tiene claro? ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario