martes, 4 de abril de 2017

Sherlock, de la serie al cómic

De una forma un tanto sorpresiva, se anunciaba que la serie británica Sherlock, que tan buenas críticas ha cosechado, iba a ser adaptada como cómic manga. Por suerte para los lectores en lengua española, Norma decidió adquirir la licencia y traducirla. Aquí está el resultado.


Sherlock. Estudio en rosa está editado por Norma editorial. Se ha publicado en dos ediciones: normal y coleccionista. En esta reseña se presenta la edición de coleccionista que posee portada en tapa dura y algunas ilustraciones y bocetos adicionales de los personajes, elementos que si bien engrandecen la edición, no aportan nada a la historia que va a contar. La presente edición en tapa dura cuenta con portada a color, ilustración en formato pequeño y letras doradas y cuenta con un total de 208 páginas, que se presentan a la forma de lectura japonesa, en lugar de occidental.



La historia es la misma que cuenta el primer episodio de la primera temporada de Sherlock allá por el 2010 (cómo pasa el tiempo), el primer caso, aquel que no solo sirvió para presentar el primer caso sino para introducir a los personajes principales y establecer cómo se conocieron. Aparte de a Sherlock y Watson, conoceremos a la señora Hudson, Lestrade y a Mycroft, personajes recurrentes tanto de la novela original, obra de sir Arthur Conan Doyle, como cierto nombre que es mejor no olvidar: Moriarty. 


Tanto el cómic como la serie de televisión beben directamente de la obra del autor británico, cuyas historias trasladan con bastante acierto no solo a la pequeña pantalla, sino también a un contexto actual lejano del decimonónico original. El seguidor de la obra del ilustre detective conocerá elementos, hechos y situaciones, pero incluso así es una historia digna de leerse y de verse, sin duda. 


El cómic mantiene los elementos visuales y diálogos imprescindibles para que toda la historia resulte comprensible y mantenga en la medida de lo posible su esencia, aunque ya se sabe que en ciertos casos "una imagen vale más que mil palabras", máxime cuando se trata de cómic, que tiene un formato más parco en texto.


La ilustración está bastante bien, especialmente la figura de Sherlock, Mycroft y Lestrade, aunque peca de excesiva sencillez, poco acabado en sombras y detalles, incluso para una obra manga. Además, el dibujo de Watson no consigue captar bien al actor al que trata de retratar, posiblemente porque Martin Freeman es un actor con gran facilidad para expresar con su rostro y los sencillos trazos del dibujo del cómic no pueden captar bien ni su cara ni su expresividad. 


La edición y el formato son sólidos, Norma ha hecho un buen trabajo de localización y la historia es una buena adaptación de la versión televisiva a un precio ajustado para el formato y que esperemos tenga continuidad en el tiempo. Y así, Sherlock ha quedado inmortalizado también en el cómic, junto a sus autores, esperemos que con éxito y con continuidad garantizada.

2 comentarios:

  1. Le tengo bastante curiosidad, pinta interesante esta adaptación gráfica. El formato doble de Norma me parece brutal. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mangrii. La verdad es que ha quedado muy resultón en ambas ediciones. Espero con interés que sigan publicando porque soy muy fan del personaje y la adaptación. Si te animas, ya sabes, aunque no dejes de ver Sherlock que merece mucho la pena :)

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar