martes, 14 de marzo de 2017

La iglesia. Tu fe no podrá salvarte

Por mucho que una rebusque entre los libros nunca dejará de sorprenderse de todas las pequeñas joyas que hay ocultas aquí y allí y que por no mirar mejor no se descubren de primeras. Con sorpresa, te das cuenta de que se te han pasado por alto obras y autores que, por un motivo u otro, no habías descubierto antes. Después llega la curiosidad; por último, echarle mano al libro y comenzar a leer. Por ejemplo...


La iglesia no es precisamente el primer trabajo literario de Alberto M. Caliani, aunque sea el primero que ha caído en mis manos, sino su tercera novela. Está publicada por la editorial Cazador de ratas, una pequeña editorial que conocí gracias a que publicó Historias con alma de Carlos Sisí, autor al que sigo desde que comencé a leer sus novelas. En cualquier caso, La iglesia es un libro editado en rústica con solapas y con una extensión de 362 páginas numeradas. La portada no por sencilla no es menos llamativa para un libro de terror. La figura cubierta por el lienzo no deja de ser llamativa contrastada con el fondo oscuro y pide a gritos que una mano inocente (nunca mejor dicho) la aparte para desvelar sus misterios.


El padre Ernesto Larraz, apartado de la docencia por un incidente con unos menores, es reubicado por sus superiores en Ceuta y nombrado párroco de una iglesia que va a ser reabierta tras varios años cerrada por las extrañas circunstancias que rodearon a la muerte del párroco anterior. Cuando comienzan las obras de restauración de la iglesia, el párroco y su ayudante descubren una cripta subterránea bajo el edificio que nadie conocía donde encuentran una talla cubierta por un lienzo blanco que resulta ser una talla de un Cristo barroco que podría ser valiosa pese a su aterradora apariencia. A la vez que se inician las obras, sucesos extraños comienzan a acontecer tanto a los sacerdotes como a otras personas implicadas en la remodelación del edificio y una presencia maligna cada vez más fuerte se insinúa en hechos aparentemente fortuitos y conductas aberrantes.

Aunque se podría calificar como thriller simplemente, los elementos de misterio, ocultismo y terror están muy presentes en esta historia. Está escrita con un estilo bastante directo, huyendo en la medida de lo posible de unas recargadas descripciones que podrían desviar la atención del lector o detener su progresión en la historia. Así y todo se reconoce el conocimiento que Caliani tiene de Ceuta, un marco incomparable para su historia, de muchas de cuyas zonas hace mención, incluyendo también a la mezcla de culturas que se da en esta ciudad autónoma fronteriza. El ritmo de la historia va acelerando conforme avanza, lo que hace difícil dejar su lectura una vez se inicia. Los personajes están lo suficientemente definidos para resultar creíbles, sin ahondar demasiado en sus conflictos interiores. Algunas veces se podría pensar que es tedioso cuánto se menciona el problema original del padre Larraz, así como un poco chocante que alguien dedicado a las ciencias de forma tan completa haya ingresado en una institución como la Iglesia católica. Posiblemente mi personaje favorito sea el detective, quien comienza apareciendo tangencialmente en la historia para acabar tan apresado en ella como el resto de sus personajes, y es imposible hablar de esta historia sin mencionar a Saíd Hamed, el anciano musulmán que vive frente a la iglesia y que tanta sabiduría y ayuda proporciona durante el desarrollo de los acontecimientos.

En definitiva, se trata de una historia sencilla, bien llevada y con personajes ajustados a su contexto rodeados de una panorámica de una ciudad poco conocida por quienes vivimos al otro lado del estrecho de Gibraltar. Habrá que echar un vistazo a sus dos anteriores novelas (El secreto de Boca Verde y La conspiración del rey muerto), en cualquier caso espero con interés la siguiente novela que publique, sobre todo si sigue siendo del mismo género que La iglesia, que me ha parecido tremendamente interesante y entretenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario