martes, 7 de febrero de 2017

Calamity, el destino de los Reckoners

Tras cerrar un año lleno de publicaciones y reediciones de calidad de toda su obra, Ediciones B retoma este año apostando fuerte desde el principio por el que parece haberse convertido en buque insignia de su colección Nova, Brandon Sanderson.


Desde finales del pasado mes de enero, Calamity, tercera y última entrega de la saga Reckoners, se encuentra disponible para la compra. Como en sus predecesoras, se ha apostado por mantener el formato de colores irisados y formato de letra de la edición original, lo que resulta llamativo en esta edición en rústica con solapas y un total de 413 páginas numeradas con traducción de Pedro Jorge Romero y revisado por Antonio Torrubia.


Es el momento de resolver todos los problemas y enfrentarse al origen de todo: Calamity. No sólo eso, lo ocurrido con el Profesor aún pesa entre los Reckoners supervivientes y la incertidumbre acerca del destino de los compañeros que no están con ellos es una duda constante a la hora de planear cómo actuar. En cualquier caso no hay muchas alternativas más que seguir a Jonathan Phaedrus hasta Ildithia (Atlanta) donde se ha desplazado para llevar a cabo algún tipo de plan que podría colocar al mundo en una peor posición que la que se encuentra ahora y contar con toda la ayuda posible, incluso en los lugares más insospechados, para detener aquello que él y Regalia planearon antes de la muerte de esta, además de acabar por fin con la amenaza que supone Calamity, el ojo rojo que arde en las alturas.

Sanderson nuevamente sumerge al lector en un mundo postapocalíptico donde personas normales han adquirido poderes que usan en su mayoría para subyugar a los humanos "normales", donde las ciudades se han convertido en pequeños reinos e impera la lucha donde el más fuerte es el que gana y los Épicos, nombre que se le ha dado a estos humanos con capacidades extraordinarias, pugnan por hacer su voluntad. A estos Épicos (también podrían considerarse mutantes) se ponen los Reckoners, un grupo de mortales que luchan para liberar a sus congéneres de la amenaza de estos inestables "reyes". Desde el inicio, enfatizando el carácter de urgencia de esta tercera parte, se sitúa a los personajes en plena acción y nada menos que asaltando el castillo de Knighthawk, el lugar en que menos podríamos sospechar que iban a intentar entrar. De ahi, la acción se traslada a Atlanta, donde transcurre la mayor parte de la aventura (tal vez demasiado tiempo), para posteriormente llegar hasta el momento climático de la historia con un final que acaba por cerrar la historia de la trilogía pero que deja abiertos bastantes interrogantes no resueltos.

Pero no solo de la historia principal vive Calamity. En esta historia se tratan otros temas como el descubrimiento de los propios miedos y cómo estos pueden influir sobre una persona, la superación personal, el conocimiento de uno mismo y el trascender. ¿Qué es realmente un héroe? ¿Quién lo es? También hace un curioso guiño a otro tipo de héroes, con los que acaba de alguna forma engranando esta historia, de lo que no hablaré para no estropear la sorpresa y que podría gustar a algunos y no tanto a otros porque no es realmente necesario. 

Sobre la historia en sí, está narrada en el estilo al que Sanderson nos tiene acostumbrados, por lo que no defraudará a nadie. Es bastante trepidante, aunque transcurre con más lentitud en las partes centrales del libro, para volver a recuperar su ritmo al final y sorprender con un cierre inesperado y destellante como un castillo de fuegos artificiales. La calidad de la traducción es buena, aunque el texto presenta algunas erratas, de las cuales con diferencia destaca el haber traducido Reckoners por Exploradores, algo incomprensible cuando incluso en la sinopsis de la cubierta posterior aparece con su nombre original, el mismo que ha usado durante toda la trilogía. Por lo demás, formato y calidad acorde a precio y una nueva trilogía que Brandon Sanderson termina para gusto y disfrute de sus fans (que somos muchos) y que demuestra que este autor sabe manejarse tanto en la alta fantasía medieval como en fantasía urbana de corte más realista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada