lunes, 2 de enero de 2017

Los caballeros de Cristalia

Para abrir el año vamos con una entrada de Brandon Sanderson, autor que no deja de entrar en las novedades en el mercado de libros de nuestro país merced a un esfuerzo de edición importante por parte de la editorial que está publicando sus libros en nuestro idioma.


En este caso, la entrada trata sobre la tercera entrega de la saga Alcatraz contra los Bibliotecarios malvados, la incursión de Sanderson en la literatura juvenil (con permiso del Ritmatista, que está un peldaño por encima). Está publicada por Ediciones B en su colección B de Block, con 317 páginas numeradas, rústica con solapas e ilustrado. La ilustración de portada corre a cargo de nuestra amiga Marina Vidal, la traducción es de Pilar Ramírez (que está haciendo un gran trabajo) y, como siempre, Antonio Torrubia se ha encargado de la revisión final.


En esta tercera entrega Alcatraz, que sigue siendo protagonista y supuesto escritor de la obra (todos sabemos que Brandon Sanderson es, en realidad, un aburrido y soso escritor de libros larguísimos que nadie lee, ¿verdad?) y nos cuenta su primera incursión en Nalhalla, en los Reinos Libres, el lugar donde nació pero que nunca ha visitado en toda su vida.

Lo que en principio parece un baño de masas debido a la fama de Alcatraz por su peculiar infancia (similar condición a la del famoso niño mago de Rowling), se convierte en toda una aventura cuando descubren que los Bibliotecarios también están allí para firmar un acuerdo y terminar con la guerra entre ambos bandos. Sin embargo, nuestros protagonistas intuyen que algo se esconde tras todo esto y pronto descubrirán que los Bibliotecarios traman algo bastante más turbio que un simple tratado que tal vez rompan. La aventura está servida...


En torno a la trama principal, Sanderson nos presenta a la orden de los caballeros de Cristalia a la que pertenecen Bastille y su madre, así como la sociedad y la forma de vida en estos Reinos Libres, algo que se venía echando en falta tras dos libros ambientados en el mundo controlado por los Bibliotecarios. También ahonda en ciertos personajes, especialmente en la relación que se va forjando entre Alcatraz y Bastille, pero sorprende descubrir la forma de actuar de Attica Smedry, el padre de Alcatraz y reciente incorporación al grupo, y ciertos secretos curiosos de la ciudad como los Archivos Reales (que no son una biblioteca). 

En cuanto a historia y narración, prosigue en la misma línea que los anteriores, es autoconclusivo aunque tiende ciertos cabos hacia libros posteriores, especialmente mediante la mención a que algo grave va a pasar en el quinto libro (algo que los que leen en inglés ya saben y los demás sentimos curiosidad por conocer), relegando el momento climático de la metatrama hasta ese punto, para el que nos comienza a preparar. Los personajes son todos correctos, perfectos en cuanto a literatura infantil se trata, e incluso hay cierto moralismo en algunas conclusiones que pueden extraerse al leer este libro, casi como si de una fábula se tratara. 


Los caballeros de Cristalia, por tanto, son buen exponente de la literatura infantil y juvenil en boga. La trama es entretenida y mantiene el interés del lector, alternando trama con encuentros entre personajes, aunque sin el nivel de complejidad de otras obras. La calidad de las ilustraciones se mantiene, la edición está bastante bien para ser rústica y su precio es ajustado. Un buen entremés para descansar de sesudas obras de mayor calado o densas historias de complejos giros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada