martes, 24 de enero de 2017

La princesa prometida

Una de las películas de ficción juveniles más bonitas y sencillas tal vez sea la adaptación de este libro (La Historia Interminable, pese a que se aleja de la historia original, es la preferida de mi infancia). Años después, en una edición conmemorativa por su 30 aniversario, me hice con él, dispuesta a leer la historia original. Éstas son mis impresiones.


La presente edición ha sido publicada por Martínez Roca en tapa dura con sobrecubierta y 374 páginas numeradas. Portada ilustrativa con una imagen basada en las clásicas de caballería, pues no en vano se trata de un "relato clásico de amores verdaderos y grandes aventuras".


Supuestamente escrito por S. Morgenstern, realmente es William Goldman quien lo ha escrito y no, como él quiere hacer creer, quien lo ha compilado y escrito para hacerlo más comprensible. De hecho, en su interior hay varias historias: la historia del propio libro La princesa prometida y las acotaciones del propio escritor, sus reacciones cuando su padre se lo iba leyendo o sus resúmenes de partes que él pensaba que eran aburridas y no era necesario contar tal cual. 

La historia que da nombre al libro no es sino una historia de amor entre Buttercup y Westley, quien parte en busca de fortuna y es asesinado por los hombres del terrible pirata Roberts. Debido a esto, la doncella finalmente accede a comprometerse con el príncipe Humperdinck de Florin. Sin embargo Buttercup es raptada por un trío de curiosos mercenarios formado por el hombre más inteligente, el más fuerte y el mejor esgrimista del mundo. ¿Se saldrán con la suya? No. Un hombre de negro los persigue y hará todo lo posible por llegar hasta la cautiva para liberarla y que a su vez se sacrificará para ello y habrá de ser salvado... En el camino, gran cantidad de aventuras e historias que los personajes habrán de superar para salir con bien de este enredo.

Humor, emoción, aventura... los ingredientes de la novela clásica del género se dan cita en estas páginas. Sin añadir nada a este tipo de historias, sino más bien haciendo una síntesis de todo lo que ha hecho de éstas un género por derecho propio, Goldman crea una simpática aventura con personajes entrañables, tanto que incluso pueden eclipsar a los propios protagonistas. Fezzik, el siciliano e Íñigo Montoya posiblemente sean los protagonistas de las escenas y los diálogos más memorables de esta aventura. ¿Quién no recuerda ese "Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.".

Es un clásico de cualquier amante de la aventura, en una edición especial en la que se incluyen los primeros capítulos de la secuela, que quedó inconclusa, así como una introducción especial conmemorativa. Una historia que posiblemente dentro de muchos años siga siendo tan vigente y tan fresca como ahora, más de treinta años después de su publicación. 

Que la imaginación y la aventura os acompañen, lectores, y si podéis echad un vistazo a la película :).

No hay comentarios:

Publicar un comentario