lunes, 3 de octubre de 2016

Al asalto de El Auge de los Señores de las Runas (I)

Que este pequeño rinconcito de los lunes lleve un tiempo en silencio no quiere decir, afortunadamente, que los dados no hayan rodado en todo este tiempo. Más bien es culpa mía por tener poca disponibilidad para poner por escrito lo que vamos haciendo el que haya estado vacía tanto tiempo y, por fin, eso se va a acabar de nuevo :D

Hasta ahora en esta sección narraba las andanzas de mi grupo de rol Club del Pentagrama, partidas que por ahora se han centrado en torno a La Llamada de Cthulhu, juego veterano al que todos somos muy asiduos y que se ha convertido en el más demandado hasta el momento, aunque puede que cuando terminemos esta campaña las aguas sigan otro cauce y demos a los Mitos unas merecidas vacaciones. 

Ahora bien, no es el único grupo de juego que tengo. Hace tiempo conocí a otros jugadores con experiencia de mi ciudad que principalmente jugaban a otra de las ambientaciones más conocidas por estos lares: Mundo de Tinieblas. Aunque ha sufrido un pequeño parón por vacaciones y cierta vacilación a la hora de decidir el juego recientemente, parece que al fin tenemos cuórum y un juego en el que centrar esfuerzos. El testigo, por ahora, ha pasado a Pathfinder y hemos comenzado por la puerta grande: la primera campaña publicada para este juego heredero de D&D, reeditada y revisada recientemente tanto en inglés como en castellano. 

Y aquí comienza la aventura. Recuerdo que esta entrada contiene SPOILERS, si algún jugador que vaya a adentrarse próximamente en esta campaña quiere seguir leyendo, lo hace bajo su propia responsabilidad y posiblemente se pierda parte de la diversión de la trama.

Este grupo de juego se ha formado en torno a alguien bastante conocido en las redes por su difusión de todo lo relacionado con los juegos de rol Sevilla Rol. En total actualmente está formado por cinco personas más quien escribe estas líneas. Respecto a la partida de Pathfinder, el grupo se compone de una exploradora, un clérigo, un pícaro, un paladín y un hechicero.

¿Cómo tan dispar grupo acabó por reunirse para hacer frente a un enemigo común? Pues aconteció durante el Festival de la Mariposa que celebraba la consagración de la nueva catedral de Punta Arena que, en medio del desarrollo normal de la festividad, mientras la comida y la bebida corrían entre la multitud y todos se divertían (o participaban con mayor o menor fortuna) en los retos que las atracciones proponían. En aquel lugar, un clérigo enano y su acompañante, un pícaro humano, se acercaron para presenciar el evento desde una población cercana. Algo similar llevó a un recto paladín hasta aquél rincón costero y fue la curiosidad y el amor por el conocimiento el que trajo a un hechicero gnomo hasta la misma localidad. En Punta Arena también cuentan con singulares habitantes, como lo era una joven exploradora a quienes los lugareños no tenían demasiada estima y que no tardó en establecer contacto con algunos de los recién llegados de forma algo poco ortodoxa (un mal disparo en un juego de precisión de lanzar pelotas sobre montículos de latas acabó impactando en el brazo del paladín), pero no fue la única en conocer en curiosas circunstancias a quienes serían sus compañeros de andanzas, pues el primer encuentro entre el hechicero y el clérigo dio lugar a un curioso intercambio de idiomas que acabó en un correcto orco (aunque había quien decía que no conocía el idioma). 


A tan simpáticas experiencias pronto siguió algo más serio, cuando, al inicio de las preces al anochecer de lo que sería la consagración del recinto religioso, varios grupos goblin irrumpieron en el lugar y sembraron el caos. Estas pequeñas y pérfidas criaturas acabaron con las vidas de muchos inocentes aldeanos ese anochecer, que se tiñó de sangre no sólo de estas víctimas, sino también de los atacantes cuando la guardia, con gran ayuda por parte del dispar grupo, que se movió desde la zona de la plaza hasta la puerta norte, donde salvaron la vida de un joven de aspecto adinerado que venía de algún lugar acompañado por un perro y que se vio asaltado por un grupo de estas criaturas más peligroso que los que hasta ahora se habían encontrado los aventureros. Sin embargo este alocado asalto planteó la pregunta ¿Y si todo hubiera tenido como fin ocultar algo más?


Por supuesto su trabajo no pasó desapercibido. Varias figuras importantes del pueblo expresaron su agradecimiento a estos héroes por su esforzada labor, en la cual algunos estuvieron cerca de caer durante los sucesivos combates con las perseverantes bestezuelas. Belor Cicuta, el alguacil, el padre Zantus o la conocida posadera y ex aventurera Ameiko Kaijitsu, quien les obsequió con una semana de estancia gratis en su posada, expresaron en voz alta el sentir de toda la localidad. 

El día siguiente, una vez apagados todos los fuegos, atendidos los heridos y también los difuntos, no trajo novedades positivas. El alguacil Cicuta fue a hablar con el grupo de héroes cuando desayunaban para pedirles el favor de acompañarle al cementerio. Al parecer el padre Zantus había descubierto que la tumba de su predecesor, el padre Tobyn, estaba abierta y temía que hubiera ocurrido algo. Amablemente, aceptaron a acompañarle y descubrieron que, efectivamente, un grupo de seis goblin y alguien más de tamaño mediano (humanoide, por tanto) había estado en el lugar y presumiblemente entrado en el sepulcro. Huellas de una escalera daban pie a pensar que habían entrado a través del muro aprovechando que el cementerio lindaba con la muralla de la ciudad y que el lugar estaba cercano a este límite. Dentro descubrieron que, efectivamente, la tumba estaba vacía... y que alguien había dejado un curioso presente en la forma de dos esqueletos animados mágicamente que cayeron tras un breve encontronazo con el grupo. Ahora se plantean incluso más preguntas. ¿Qué esconde el asalto a la tumba del difunto sacerdote? ¿Estará ligado con los anteriores acontecimientos? Seguir a los asaltantes en principio no parece viable, las huellas tienen ya cierto tiempo y podrían estar lejos de la ciudad y prepararse llevaría a los héroes un tiempo precioso que quizás no tengan...

¿Qué deparará el destino a este recién reunido grupo de aventureros? Próximamente más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada