jueves, 30 de junio de 2016

La visitante, continúan las andanzas de la reina del cementerio

Una de las sagas de referencia de la literatura romántica juvenil del momento en la que se combinan el amor sobrenatural con misterios que debe resolver.


La visitante es el cuarto libro de la saga la Reina del cementerio (Los abandonados en realidad es un spin off). Está publicado por Roca editorial en tapa blanda con solapas y 320 páginas numeradas. Su portada está dedicada, como todas las anteriores, a una típica imagen de estatuas de cementerio, pero añade una misteriosa ventana en la parte inferior referida a los hechos que cuenta la historia.



"Cada cementerio esconde una historia. Cada tumba, un secreto."

Esta frase que desde la primera incursión de Amelia Gray no pierde vigencia en esta quinta novela de la saga. En ella, nuestra protagonista afronta la reapertura del cementerio de Oak Grove, donde se desarrollaron los hechos de la primera novela. Durante ese tiempo está siendo de nuevo llamada por un fantasma, que descubrirá que es de su abuela, Rose Gray, quien trata de llegar hasta ella para que resuelva las extraordinarias causas de su muerte. Como no podía ser de otro modo, esta historia estará ligada a un nuevo cementerio, a una misteriosa secta y a unas no menos curiosas hermanas siamesas cuya historia está relacionada con la de Rose. La historia de amor de Amelia con su detective, John Devlin, se desarrolla a la par de la historia principal. Devlin siempre estará ahí para ayudar a Amelia pero se mantiene la tensión sexual entre ambos, esa duda de si en algún momento llegarán a convertirse en la pareja perfecta (que es lo que quiere Amelia) o todo acabará yéndose al traste. 

El libro es tan entretenido como los anteriores. La autora mantiene la fórmula que ha hecho que su saga haya ganado tantos adeptos sin que se haga pesada o repetitiva, siempre descrita en primera persona, bajo el punto de vista de la propia Amelia. El misterio que rodea los poderes de la protagonista sigue su curso ahora que ésta ha aceptado lo que es y no se esconde de ellos, desvelándose poco a poco como una rosa que se abre. Hay algunos secundarios que repiten, como son la arqueóloga amiga de la protagonista o el doctor Shaw, pero en líneas generales se mantienen en un discreto segundo plano pues toda la acción está desarrollada en torno a los dos personajes principales.

Con muchas incógnitas todavía por revelar, como la historia de John Devlin y su antigua mujer, Mariama, así como el devenir de los poderes de Amelia, Amanda Stevens podría escribir muchos libros más. Veremos si en sus siguientes entregas es capaz de gestionar bien este interés y seguir manteniendo el nivel de la metatrama como hasta ahora cuya quinta entrega parece no tan lejana como se suponía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada