jueves, 5 de mayo de 2016

La Trilogía de la Niebla, un viaje a los inicios

Mucho antes de que Carlos Ruiz Zafón nos deleitara con la más que conocida Sombra del viento ya había escrito otros relatos que llevan su inconfundible sello. Bastante olvidados, pese a que uno de ellos ganó un premio de literatura juvenil, ha sido tras su éxito cosechado con la saga del Cementerio de los libros olvidados que Planeta decidió volver a publicar en diferentes formatos sus tres primeras obras juveniles bajo un título común: La trilogía de la niebla.


Publicadas anteriormente por separado por Edebé, la editorial con la que ganó un premio por El príncipe de la niebla, en un formato más juvenil en cartoné y con algunas ilustraciones, las nuevas ediciones que reúnen esta trilogía (formada por El príncipe de la niebla, El palacio de la medianoche y Luces de septiembre) no mantienen estos simpáticos añadidos a favor de un texto con una letra de mayor tamaño pero no por ello exenta de pequeños fallos que el tiempo debería haber pulido y que, en su edición Booket, cuenta con 877 páginas numeradas.


Varios temas unen estas tres historias: están protagonizadas por niños o preadolescentes, la barbarie de la guerra como un mal latente que ha golpeado o está a punto de golpear y la omnipresente niebla y los ambientes fantasmagóricos más propios del romanticismo literario que de la novela actual con los que se nos regala. Las tres son historias autoconclusivas, breves y que no están relacionadas entre sí ni tampoco con Marina, la cuarta novela que anticipaba ya lo que sería la gran tetralogía de Zafón de forma más clara.

El príncipe de la niebla cuenta las peripecias de una familia que se traslada a vivir a la costa huyendo de la guerra. Sin embargo todo lugar esconde un misterio y una historia, que no tardarán en descubrir Max y su hermana cuando conozcan Roland, un chico del lugar y nieto del farero del pueblo. El secreto del lugar acabará por atrapar a los recién llegados y los pondrá en la tesitura de luchar contra un mal que comienza a despertar después de años de silencio.

El palacio de la medianoche toma a un grupo de huérfanos que están a punto de abandonar la institución que los acogía para ingresar en el mundo adulto cuando un hecho viene a trastornar la ya de por sí traumática marcha del hogar que todos ellos conocen. Aryami Bosé, figura surgida del pasado, junto a su nieta Sheere, vendrán a poner patas arriba el mundo de estos jóvenes a la vez que un enemigo venido del pasado intentará poner sus garras en esta juventud, promesa del mañana, para vengar una tragedia acontecida hace dieciséis años.

Por último, Luces de septiembre es la historia de una familia venida a menos que necesita urgentemente encontrar su lugar una vez el cabeza de familia ha fallecido y sus cuantiosas deudas son su único legado. La salvación vendrá de la mano de un enigmático fabricante de autómatas que vive aislado en una gran mansión junto a su esposa, enferma y postrada. Juguetes mecánicos y sombras del pasado se entrelazan para formar una trama espeluznante y sobrecogedora.

Estas historias juveniles no por ello están dirigidas a un público infantil, sino que cualquier persona que desee una lectura ligera y amena puede disfrutar plenamente. Los personajes de Zafón, sus escenarios etéreos y su forma de escribir, que asemeja a hacer encajes con las palabras, hacen que la lectura se convierta en una zambullida a cada una de estas localizaciones y que casi se puedan ver las estatuas del jardín trasero de la casa de Max, escuchar el tren maldito de Calcuta o vislumbrar a los misteriosos autómatas de la casa del juguetero. Todo un ejercicio de fantasía de la mano de uno de los escritores españoles más conocidos a nivel mundial, ahora en formato de bolsillo y a un precio excepcional al que el único pero que se le puede poner es la supresión de las ilustraciones antiguas (que podían haber sustituido si era por algún asunto de derechos) y las pequeñas erratas en el texto que, tras tantas ediciones, deberían haber quedado totalmente solventadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada