jueves, 7 de abril de 2016

Media Guerra, donde todo termina

Tras los hechos descritos en Medio Mundo, todo el universo de la trilogía El Mar Quebrado parece deslizarse hacia la guerra de forma irremisible. Joe Abercrombie ha decidido ser claro y ya el propio título de esta tercera entrega indica que habrá guerra... pero sólo Media Guerra.


Fantascy edita esta tercera entrega de la trilogía en rústica con solapas y un total de 445 páginas numeradas con breves pinceladas de ilustración al inicio de cada parte del libro. Portada a todo color con imagen alegórica que bien podría ser la Madre Guerra sobrevolando la localización clave del conflicto bélico que se va a desarrollar entre sus páginas.


Las piezas están ya dispuestas en el tablero. El Padre Yarvi se encuentra frente a la Abuela Wexen y los reyes de Gettlandia y Vansterlandia parecen muy cercanos a dejar de lado sus diferencias y enfrentarse al Alto Rey, quien se ha revelado como su común enemigo. Sin embargo, aún queda por definirse Trovenlandia, la llave que guarda el Mar Quebrado con la fortaleza del cabo de Bail, construida por los elfos en tiempos pretéritos. La rápida actuación de la Abuela Wexen a través de Yilling el Brillante y sus Compañeros hace cenizas el reino de Trovenlandia y acaba con las vidas del rey y su clériga, dejando tan sólo a una joven en inexperta princesa Skara, que consigue huir dejando atrás todo lo que amaba destruido, como representante del último reino capaz de forjar la alianza.

La guerra no se hará esperar y todos deberán poner en juego sus habilidades si quieren salir con bien de ella, ya que la Abuela Wexen ha conseguido poner en marcha el mayor ejército visto desde la rebelión de los elfos contra los dioses. 

"Sólo media guerra se libra con espadas."

Esta frase, pronunciada varias veces a lo largo de la historia, será el tema en torno al cual gire toda la trama. Más allá de la guerra, que está tan bien narrada como Abercrombie nos tiene acostumbrados, las decisiones de cada cual serán lo que marque el destino de todo el Mar Quebrado. Los personajes en esta tercera entrega de la trilogía se muestran en toda su magnitud, tanto para lo bueno como para lo malo, dejando ver que no existe el blanco o el negro sino sólo matices de gris en diferente grado. Es interesante ver cómo en algún momento todos deben sopesar cuál es el bien mayor y el mal menor y cómo afrontan el peso de sus decisiones. También cabe destacar al personaje de la princesa Skara, convertida en reina Skara debido a la muerte de su abuelo, y su padre previamente, y lanzada a un mundo (la política) tan duro y cruel como lo es la lucha con armas. La voluntad de estos personajes: Skara, el Padre Yarvi, Grom Gil Gorm, el rey Uthil, Jenner el Azul... incluso personajes que en anteriores entregas jugaron un papel principal y ahora se ven reducidos a un segundo plano como Rin, Brand, Koll o Espina Bathu. También es curiosa la relación entre los hermanos Raith y Rakki, tan parecidos y a la vez tan diferentes, en teoría el "hermano que piensa" y "el hermano asesino", cuyos avatares y diferencias tienen también parte importante en el desarrollo de la historia.

Salvo algún error menor el texto está bien traducido y presentado, la prosa de Abercrombie ayuda a una rápida lectura, animada por la temática ágil que implica una guerra y tomar decisiones rápidas. Se nota que es una novela young adult, pero sólo en que suaviza un poco el desastre de la guerra, sólo un poco pero lo suficiente como para que no empañe el lustre de los vencedores. Sin embargo tiene buenas reflexiones en torno al significado de la venganza que merece mucho la pena leer. Un broche de oro para una trilogía muy regular que ha sabido hilvanar una historia completa desde el primer libro sin sobresaltos y manteniendo la acción y que abre a todos los que (como yo) no habían leído nada del autor a un mundo de fantasía adulta nueva, diferente y bien escrita que podría poblar en un futuro no muy lejano las bibliotecas de los aficionados al género, sin olvidar que esta trilogía no es tan adulta como el resto de su obra, sino que es más "ligera". 

Ayuda la edición, resistente y cómoda de manejar, así como el asequible precio al que se ha puesto a la venta. También es muy de agradecer el escaso margen de tiempo entre entregas, lo que facilita que se recuerde la trama y no sea estrictamente necesario releer los anteriores para recordar detalles. 

En resumen, quien decía que la fantasía había muerto, tal vez haya errado bastante el tiro :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada