jueves, 14 de abril de 2016

La Ciudad no tan Perdida de Garan

El tiempo pasa... más rápido a veces de lo que uno se cree. Parece que fue ayer cuando un grupo de personas decidió hacer un homenaje a sus juegos favoritos en la forma de un retroclón que llamaron la Marca del Este y a partir de ahí aquel escenario de campaña se expandió hasta lo que es ahora... y después de eso se lanzó Clásicos de la Marca, aventuras para todos los gustos y bolsillos de la mano de autores conocidos para todos los interesados en el mundillo. 


Recién salida de edición hace su presentación la quinta aventura de esta serie, escrita por Carlos de la Cruz, uno de los más antiguos blogueros de la rolesfera. Es el módulo X1 de la serie, pues inaugura otro tipo de aventura diferente a lo visto hasta ahora: el sandbox. Las ilustraciones son obra del gran Jagoba Lekuona, cuyos trabajos ornan otras entregas de éste y otros manuales con gran éxito. La aventura, además, cuenta con una extensión mayor de la habitual, 44 páginas numeradas, y con las tapas sueltas en cuyo exterior se ha optado por el color verde para rodear la ilustración de portada.


En la parte posterior, un bonito mapa al estilo de los antiguos de segunda edición adorna y se convierte en imprescindible de esta aventura. Se trata de un sandbox, como se ha dicho más arriba, una aventura esbozada en pinceladas para ser explorada y personalizada según cada grupo y Narrador, donde no hay una estructura definida salvo el inicio y el objetivo de la historia: descubrir la ciudad perdida de Garan. 


El cómo y el cuándo son cosa de los personajes, que tendrán la oportunidad de investigar a fondo las selvas, ríos, montañas y otros accidentes geográficos que se interponen entre ellos y su objetivo, gestionar su expedición en cuanto a porteadores, cazadores, guías y demás, así como interactuar con las tribus y grupos que encuentren en su periplo, grupos que pueden ser hostiles o amistosos y que incluso podrían a su vez generar nuevas oportunidades de aventuras, peligros y ganancias para los personajes lo suficientemente avispados como para aceptar el reto.


La aventura es muy larga, tanto como Narrador y jugadores quieran hacerla, variada y llena de retos y peligros de todo tipo. Debido a esta diversidad, la acompaña un bestiario a la altura situado en la parte final del cuaderno grapado. Si bien es cierto que en esta ocasión no se incluyen las estadísticas de monstruos en otras ediciones, no debería ser complicado encontrarlos en tales juegos y adaptar la aventura para jugar en ellas. 


En líneas generales, En busca de la ciudad perdida de Garan se mantiene al nivel de publicación de sus cuatro hermanas mayores. Gana en cuanto a extensión, dado que posee más páginas y el tipo de módulo se presta a muchas sesiones de juego, mantiene la calidad de ilustraciones en el interior y un precio muy competitivo, aunque algo superior a las otras dado que también es mayor su extensión. Notable y útil el haber separado las tapas y el libreto, también un detalle muy old school que hará recordar a muchos nostálgicos. En resumen, otro de esos libros que cualquier aficionado no debe perderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario