jueves, 21 de enero de 2016

Dead in Denver, la historia continúa

Acercándose inexorablemente a su desenlace, continúa la historia iniciada en el manual básico de Z-Corps. En esta ocasión la historia se desarrolla en Denver, un paso más en el camino a Savannah, donde presumiblemente transcurrirá el final de todo, aunque eso todavía queda lejos.


Dead in Denver (DiD) es un suplemento para Z Corps publicado por Holocubierta en rústica y cuenta con 87 páginas numeradas. Presenta ilustración a color en cubierta acorde con la ambientación y el interior mantiene el característico tono rojizo que también se encuentra en las ilustraciones que acompañan al texto.



La primera parte del libro está dedicada a expandir la ambientación de Z Corps. En primer lugar mediante una puesta al día de la situación en la décima semana tras el contagio donde se repasa cómo se encuentran las principales agencias: OneWorld, Genomic Trust o el enigmático Sargento Chambers.


Lo siguiente es hablar de la ciudad donde va a transcurrir, presumiblemente, la aventura que acompaña a este libro. Barrio a barrio, zona a zona, Denver ha sufrido en unas zonas más que en otras los estragos de los contagiados. Aun así, en algunos lugares la gente se ha reunido en torno a organizaciones para intentar sobrevivir, como el grupo del supermercado o las Ratas de LoDo. También hay un contingente del ejército parapetado en el aeropuerto gracias a que las vallas todavía aguantan y no hay muchos enemigos rondando cerca que supongan un peligro inminente. Sin embargo, lo más interesante de esta ciudad es un grupo de zombis llamados los Forty Niners, que han demostrado una inteligencia más allá de la que tienen los suyos en general y son capaces incluso de dirigir a otros donde quieran o manejarlos, lo cual los convierte en la peor amenaza para los supervivientes. Contiene ideas de ganchos o aventuras para que puedan utilizarse durante las partidas.


Se incluyen dos nuevos arquetipos, francotirador y pizzero, para aumentar las posibilidades de inicio de los personajes. Tampoco puede faltar un nuevo tipo de infectado, en esta caso el terrorífico mutante zombi se llama chinche y es lo suficientemente peligroso como para tenerlo en cuenta.


A partir de aquí ya toda la información pasa a ser de uso exclusivo del Narrador y la primera sección se dedica a proporcionar ideas y ganchos de historia para que los supervivientes que todavía no se hayan unido a los Z Corps lo hagan ya, pues la trama de la campaña comienza a necesitar que el grupo de jugadores pase a elegir bando en lugar de continuar con una huida sin esperanza de un lugar a otro, exploradas ya las posibilidades de formar una comunidad al estilo Walking Dead (que hasta ahora tampoco ha tenido mucho éxito) y de rapiñar ciudades infestadas de zombis. 


Por último, la aventura. La historia pone un rumbo bastante lineal pero no menos interesante hacia la trama principal. Luz crepuscular permite a los personajes conocer a miembros destacados de varias agencias implicadas en todo esto y tomar parte en los eventos principales relacionados con la epidemia y el control del virus. Se desarrolla en Denver, con lo que usar el resto del contenido del libro se hace esencial para dar más opciones y misiones secundarias a los jugadores y que la aventura no se convierta en algo lineal y predecible hasta su impactante final... que deja las puertas abiertas a la siguiente aventura de la campaña con muchos cabos sueltos e interrogantes sobre el futuro, no sólo de los Z Corps, sino también de las personas que están sufriendo la epidemia y el ataque de los zombis.


En líneas generales se trata de un suplemento que aporta más material al juego y además la historia que continúa la campaña. Aunque, como en casos anteriores, se puede decir que la temática zombi tiene muchos referentes, hay que reconocer que la historia tras la campaña y lo ocurrido está bien construida y su desarrollo estructurado de tal forma que despierte interés, por lo que no creo que decepcione en ninguna mesa de juego, ni siquiera a quien no le guste la temática del género. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario