jueves, 19 de noviembre de 2015

Palabras Radiantes, la epopeya continúa...

Ha pasado algún tiempo desde el inicio del verano cuando se puso a la venta, pero hay libros que merecen ser leídos con cuidado y detenimiento, éste es uno de ellos. La gran historia de Brandon Sanderson iniciada con El Camino de los Reyes continúa en Palabras Radiantes.


Editado por Ediciones B dentro de su línea Nova, hay que destacar que al fin se publican en tapa dura con sobrecubierta, como su original, manteniendo las ilustraciones originales. Todo un trabajo que también puede apreciarse en la reedición de la primera de las novelas de la saga, El Camino de los Reyes, que además ha valido para repasar el texto y pulir términos, que no erratas por desgracia. En cualquier caso, se nos presenta como un libro de considerable magnitud, 1242 páginas numeradas y, lo que es menos corriente, con ilustraciones en el interior que reflejan el trabajo de una de las protagonistas, Shallan.

La historia continúa donde terminó la primera parte, es decir, con un grupo de personajes embarcados cada uno en su historia personal y en diferentes partes del mundo. Por un lado, Shallan, principal protagonista de esta segunda entrega tal como en su momento lo fue Kaladin del primer libro, sobrevive a un intento de asesinato y largo será su camino para llegar hasta su destino final en los campamentos alezi situados en las Llanuras Quebradas así como su aprendizaje de aquello que es y que hasta entonces ha intentado negar, aunque fuera de forma inconsciente. Junto a este aprendizaje va unido el reconocimiento de su pasado, un doloroso pasado en el que su madre murió, su padre se volvió violento y agredió y alejó de su lado a gran cantidad de personas hasta acabar muerto y, en definitiva, el hundimiento de la casa Davar. 


Shallan une su destino al de Kaladin, ascendido a capitán de la guardia de Dalinar y también responsable de la protección del rey alezi, que sigue amenazado por asesinos desconocidos. Ambos se encuentran en una situación complicada por la constante negativa de Sadeas, antaño amigo de Dalinar, a presentar un frente común y oponerse a éste y al rey. En este frente político debe luchar Dalinar, con ayuda de su cuñada Navani y su hijo Adolin, antaño Espina Negra y reconocido soldado pero poco acostumbrado a las sutilezas de la corte. Las visiones que le han guiado hasta ahora no ofrecen dudas para él: debe liderar sin ayuda de la espada y para ello superar su falta de experiencia en la política. Kaladin, mientras tanto, se debate contra sus demonios interiores en la forma del brillante señor Amaram, un fantasma del pasado que ha venido para hacer tambalear también el presente que con tanto cuidado ha construido. Esta situación lo pone en dudas sobre quién es él en realidad y quién quiere ser, una pregunta que todos los personajes se han realizado a lo largo de este extenso libro y a la que acabarán dando respuesta.

Por último comienzan a revelarse fuerzas que están actuando por su cuenta. Desde la mano que ha mantenido al asesino de blanco acabando con los señores de todas las cortes de los principales reinos, hasta una enigmática sociedad llamada los Sangre Espectral, de cuyas maquinaciones todavía no se conoce mucho. Lo único claro para los protagonistas es que los Caballeros Radiantes deben volver a alzarse si quieren detener a los Portadores del Vacío y que esta guerra no es sino la primera de muchos encuentros que habrán de superar para que la catástrofe que asoló antaño toda la tierra no se repita.


Aunque a un ritmo más lento que su predecesora, Palabras Radiantes mantiene el interés constante del lector y lo lleva a un final tan impactante como en la primera entrega. Conforme se van aclarando algunas preguntas, otras comienzan a aparecer en su lugar y la madeja sigue enmarañada, aguardando a que los acontecimientos vayan dejando a la vista los secretos y las conspiraciones que todavía se maquinan. Es un relato que tiene mucho de introspección y de conocimiento. Los personajes se preguntan quiénes son y quiénes quieren o deben ser, una pregunta tan profunda y tan generalizada como la humanidad. La evolución de estos personajes, forzada o deseada, es constante y gratificante, como un engranaje bien engrasado. No quiere decir que sea previsible sino que ocurre. También es constante el grado de protagonismo entre todos los que dan forma a la historia, aunque en este caso se incida más sobre la figura de Shallan. Merece relevancia la incorporación, como en la novela anterior, de capítulos de interludio con hechos que están ocurriendo en otros lugares y posiblemente acaben por influir en la historia principal de uno u otro modo. En el Cosmere todo es relevante, incluso los encabezados que acompañan a los capítulos o los dibujos de Shallan que orlan agradablemente muchos inicios de éstos. Sanderson no deja nada al azar, aunque a veces el hilo sea tan tenue que sólo los más "conspiranoicos" puedan apreciarlo.


Poco más puedo decir sobre este libro. La prosa mantiene su elegancia de siempre y en este caso se aprecian muchos menos errores que en el libro anterior (afortunadamente está más pulido). Se agradece mucho la edición en tapa dura por el grosor del libro, pues una edición rústica no tendría tanta perdurabilidad. El precio es ajustado a la calidad del libro y a la edición. La historia sigue manteniendo su base fantástica pero es mucho más que eso, una fantasía que se aleja de los cánones clásicos y se acerca más a la novela actual. Como siempre, gran libro, gran historia... y muchísimas ganas de saber qué nos tendrá reservado a continuación. Lo único que se sabe es que esta vez es el propio Espina Negra el protagonista de la historia, pero sus vericuetos y entresijos habrá que esperar para desvelarlos.

4 comentarios:

  1. El libro es una autentica maravilla y Sanderson no defrauda en ningun momento.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo hace poco que estoy con Brandon Sanderson. Me leí el año pasado Elantris a raíz de un artículo tuyo sobre el autor, y este verano terminé la novela Warbreaker de su página, ya que estuve en Irlanda.

    Me he comprado la primera parte de Nacidos de la Bruma: Imperio Final. A ver qué tal está.

    La saga que comentáis aún no la he tocado.

    También quería hacerte una pregunta, aunque sea de otro autor. Me han regalado hace poco en inglés Memories of Ice, que resulta ser el tercero o cuarto de la saga, pero no dispongo de ninguno de los anteriores. ¿sabes si los libros de Erikson son independientes?

    ResponderEliminar
  3. Buenas, supongo que será parte de la saga de Malaz, por lo cual no es independiente que yo sepa al menos. Tengo pendiente por leer esa saga... entre otras muchas. Comienza con Los Jardines de la Luna, de la que dicen que es muy lenta en arrancar pero que si te gusta no podrás dejar de leer hasta el final de todo lo que hay publicado.

    Espero haberte servido de ayuda, Jose, y también espero que te esté gustando lo que has leído hasta ahora de Brandon Sanderson.

    Muchas gracias a los dos por escribir.

    ResponderEliminar
  4. Sí que me has ayudado.

    Forma parte de la saga de Malazan. Es la tercera entrega. Estuve indagando, y al parecer son relativamente independientes, en el sentido de que son autoconclusivos, pero una parte de lo que ocurre en las novelas sólo cobran sentido si se han leído las anteriores, porque permite tener una visión más global de las consecuencias e impacto que tendrán.

    Las novelas de Sanderson me gustaron bastante. Leerlo en su idioma nativo es una delicia aún mayor si te es posible, Argentea. Me encanta el castellano y hay excelentísimas traduccionrs, pero creo que suelen perder ciertos aspectos o matices que hay en los originales.

    Buenos artículos. Muchos me ponen los dientes largos y me pica el gusanillo de hacerme con ellos jajaja

    ResponderEliminar