jueves, 12 de noviembre de 2015

Fate básico, un sistema para uno, un juego para todos

La idea de publicar sistemas de juegos genéricos no es algo nuevo. Ya comenzó en la época de BRP y ha seguido hasta la actualidad donde estos sistemas, con la llegada de los juegos indie, parecen haberse multiplicado. Uno de los más conocidos por estar relacionado con una ambientación consolidada por las novelas de su autor, es FATE.


Desarrollado por Evil Hat, FATE es una evolución del sistema FUDGE que usa unos dados específicos (que se pueden emular con dados normales de seis caras) para obtener resultados de las pruebas a las que se enfrentan los personajes. 


Tras varios años de espera, este sistema ha llegado al mercado español del rol de la mano de ConBarba, ya fusionado con NoSoloRol. Respecto a la edición original merece destacar su recio aspecto y su edición en tapa dura, algo no muy común en un manual básico de este formato y características. El libro está ilustrado en blanco y negro con sólo las cubiertas en color, las hojas tienen buen gramaje y se nota en el peso del libro, bastante considerable para el tamaño que tiene. El número de páginas numeradas es de 291.


El libro se divide en once capítulos o secciones de las cuales la primera es la más interesante porque da una visión de conjunto rápida del sistema perfecta para recordar lo más relevante de éste o para introducir a los nuevos jugadores en sus entresijos.

Las dos secciones siguientes tratan sobre construir una partida, en primer lugar de lo general, es decir, ambientación, trama, lugares, localizaciones, etc. y después los personajes que van a intervenir en ella. Ambas partes del proceso no son obra tan sólo del Narrador, sino que se construye a la vez que los personajes puesto que uno de los pilares de FATE es precisamente la creación entre todos los participantes de la partida en sí. Todos tienen algo que aportar y decir durante este momento e incluso se anima a que los jugadores intercambien sus personajes en cierta fase del proceso para que creen vínculos con el resto mediante la asignación de un aspecto que tenga que ver con esta relación. 


Hay cuatro secciones que siguen a esta parte de creación de personajes que exploran la mecánica del juego. En primer lugar, aquello que define plenamente a FATE: los aspectos y los puntos de destino. Sí, esas pequeñas frases que definen al personaje y que pueden ser invocadas para obtener un beneficio especial o ser forzadas para meter al personaje "en problemas" a cambio de conseguir valiosos puntos de destino... puntos que después pueden hacer cambiar a mejor una situación comprometida en la que se haya sumido el personaje. Los aspectos no sólo son propios de los personajes sino que también algunos villanos, lugares u objetos pueden poseerlos o se pueden etiquetar con ellos para después usarlos en su contra. Aunque así explicado puede parecer complicado, el sistema es muy sencillo y tan solo requiere un poco de práctica para utilizar el sistema con normalidad.

También se incluye un apartado con habilidades y cómo utilizarlas, así como proezas de ejemplo para añadir al personaje y que le permiten obtener bonos cuando realice una prueba en la que pueda invocar esa proeza. Esta sección está íntimamente relacionada con la de acciones y la de desafíos, competiciones y conflictos. Las tiradas de dados FATE sólo proporcionan tres resultados (+1, 0, -1) que se sumarán o restarán a lo que tenga el personaje en la habilidad correspondiente y según el resultado logrará completar o no la acción. Si supera el valor requerido, esos aumentos obtenidos pueden desencadenar un resultado aún más espectacular a discreción del Narrador y siempre acordado con el jugador. Estas acciones a llevar a cabo pueden ir desde simples pruebas hasta desafíos, competiciones y los inevitables conflictos. También existe la posibilidad de trabajar en equipo de forma que quien mayor nivel de habilidad tenga podrá obtener bonificaciones de quien le ayude en su empeño y mejorar sus expectativas de éxito.


Los últimos cuatro epígrafes son los que componen la parte del manual destinada al Narrador, no porque contenga información confidencial, sino porque se centra en explicar cómo dirigir con FATE, desarrollar partidas, desde las más sencillas a una campaña, crear antagonistas o añadir extras, es decir, magia, objetos especiales, capacidades especiales, vehículos o armas. Esta última parte es la que más críticas ha recibido porque no existe una lista de armas y equipo como las que suele presentar el resto de sistemas. Aquí debo romper una lanza a favor de FATE, que es un juego en el que prima la sencillez por encima de los listados de armas y equipo interminables y que deja en manos de Narrador y personajes asignar unos potenciadores a las armas o armaduras si lo creen conveniente para sus partidas y si no... no tenerlo en cuenta. Para rematar esta sección, hay un resumen de reglas, las hojas de personaje de ejemplo que se usaron durante todo el libro a tal fin y una hoja de personaje en blanco de ejemplo.


En resumen, se trata de un manual genérico con las reglas para construir una partida en cualquier ambientación que quieran jugar el Narrador y los jugadores. Quizá lo más revolucionario es la sencillez con la que se crea el personaje y se empieza a jugar, primando lo narrativo frente a las tiradas de dados, que sólo se recomiendan en los momentos de la trama que realmente lo merezcan y que permitan desarrollar más aspectos o forzados que den giros interesantes a la aventura. También lo es el hecho de que morir no está contemplado en FATE salvo acuerdo entre Narrador y jugador. Lo más normal es que la resolución de un conflicto sea igualmente colegiada y acabe con el villano o el jugador en una situación comprometida respecto al vencedor (siempre con idea de dar pie a más aventuras y situaciones interesantes), lo cual puede chocar al jugador de rol tradicional acostumbrado a perder su personaje cuando llega a una cierta cantidad de puntos de vida en negativo. También, en contrapartida, la evolución en poder del personaje es mucho más lenta, cuesta mucho que las habilidades vayan creciendo y alcancen niveles realmente épicos, aunque sí es posible que los aspectos varíen o se sustituyan conforme el personaje vaya evolucionando durante la historia.



Entre los nuevos juegos indie, y con permiso de Savage Worlds y de Burning Wheels, es posiblemente el sistema más extendido entre los jugadores. Puede gustar o no, ya dependiendo del tipo de partida y de jugador, pero hay que reconocer que es divertido, amenos y sencillo, cualidades que priman cada vez más en los sistemas de rol nuevos. La presentación está muy cuidada, aunque hay algunos pequeños errores en el texto, aunque escasos y que no impiden la correcta lectura del manual. El libro se hace algo arduo porque repite las premisas básicas varias veces y es un manual de reglas puro y duro, sin ambientación. Su tamaño y edición lo hacen muy duradero en una mesa de juego, un manual de batalla preparado para muchas correrías y resistir múltiples traslados. Las ilustraciones cumplen, sin ser llamativas o especiales en ningún sentido. El precio es muy asequible, 25€, perfecto para un manual de su formato y sin duda muy ajustado para la calidad de la edición. También incluye un cartoncito con un resumen de reglas muy útil para consultar con las referencias de páginas necesarias para ahondar en la información.


Lo único que puede echársele en cara es, como comenté más arriba, la falta de una sección de equipo concreta y que no os guste el sistema FATE. Si no, es un buen manual que usar para improvisar una partida en cualquier sitio a poco que un grupo de jugadores y un Narrador tengan un rato para reunirse.

2 comentarios:

  1. Acabo de conocer el sistema esta misma tarde, y me encanto su sencillez en todo sentido, y su capacidad de adaptarse a cualquier idea que tengas en la cabeza!!

    ResponderEliminar
  2. Buenas, Catriel. Me alegro que te haya gustado :D. Sí, este sistema es muy sencillo y además adaptable, tanto éste como Savage Worlds comparten esa cualidad lo cual hará que tengamos gran cantidad de juegos que usen estos sistemas (de hecho ya hay bastantes). También prima la narración, algo que me encanta personalmente.

    Gracias por comentar! :)

    ResponderEliminar