jueves, 1 de octubre de 2015

El Último Catón

Hace ya unos diez años, cuando nadie había escuchado demasiado sobre un tal Dan Brown, se publicó en España un libro que mezclaba la historia, la religión y la aventura en un cóctel tan interesante que se convirtió en un éxito de ventas. Muchos años han pasado hasta ahora y hoy día 1 de octubre por fin se ha puesto a la venta su continuación: El Regreso del Catón. Qué mejor forma de homenajear la obra original de Asensi y la salida a la venta de su continuación que hablar de aquel que iniciara la saga hace ya casi quince años.


El último Catón fue publicado en 2008, aunque la edición en mis manos es un poco posterior. Está editado en tapa dura con sobrecubierta y cuenta con un total de 573 páginas. La portada parece reflejar un mapa antiguo de una ciudad y en las hojas de guarda se ha plasmado un crismón, uno de los símbolos más recurrentes a lo largo de la historia.


Las andanzas de El último Catón se inician en el Vaticano, donde una paleógrafa será convocada para participar en la búsqueda más asombrosa de su vida. A ella se unirán un capitán de la guardia vaticana, originalmente a cargo de la misión, y un arqueólogo de Alejandría. Tan singular trío habrá de averiguar por qué están desapareciendo fragmentos del lignum crucis, la Vera Cruz. Esta búsqueda comienza a través de los tatuajes cruciformes y letras en los cuerpos del portador de varios fragmentos y les conducirán en una búsqueda iniciática a través de varias de las ciudades más famosas de la Antigüedad. Roma, Rávena, Jerusalén, Alejandría o Constantinopla se verán conectados de forma especial con una famosa obra: La Divina Comedia de Dante. En un juego a vida o muerte, el trío protagonista deberá desentrañar los enigmas que esconden estos versos para llegar al final en una carrera contra el tiempo.

La historia gira en torno a estos tres protagonistas, cada uno bien definido y con sus propias motivaciones. Estos personajes no se mantienen estáticos a lo largo de la historia, sino que acaban descubriendo durante el viaje cuáles son sus verdaderas motivaciones y deseos, como si este viaje les cambiara de una forma que jamás hubieran imaginado. El resto tan sólo se limita a cumplir su papel en la historia. Mención especial al enigmático hermano de Ottavia, Pierantonio, tal vez el más misterioso de los personajes que rodean a los protagonistas. Estas evoluciones de los personajes se mezclan con una historia cargada de misterios y pruebas, enigmas históricos hilvanados con gran maestría que hacen imposible separarse de sus páginas desde que comienza la historia hasta su final. En muchas ocasiones se llegó a pensar que Matilde Asensi, su autora, había plagiado a Dan Brown, pero pronto se demostró que no había nada raro a pesar de ciertas similitudes en cuanto a estructura y temática. Algunas veces, simplemente, se producen momentos en que dos obras similares aparecen en muy corto espacio de tiempo.

Teniendo la posibilidad de adquirirla en cualquier formato, a cual más económico, es una lectura muy recomendada para quien guste de los enigmas históricos, especialmente aquéllos relacionados con la Iglesia Católica, una institución que pese al paso de los siglos sigue siendo muy celosa al guardar sus secretos. A falta de conocer la sinopsis y leer el libro, solo cabe pensar que será un completo éxito y que, posiblemente, esté cuanto menos al mismo nivel que su predecesor. De ser así, otra novela de gran interés acaba de ver la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario