jueves, 29 de octubre de 2015

Aeternum, el regreso de Los Caminantes

El género de zombis ha tenido y tendrá muchos grandes adalides, pero dentro sin duda hay que hacer un lugar entre sus principales figuras para un escritor español que ha dado, y dará, muchas alegrías al género de terror y que comenzara su periplo hace ya tantos años con la novela Los Caminantes.


Cuando ya todo el mundo pensaba que la trilogía Los Caminantes había terminado, sin embargo regresó con más fuerza de la mano de una segunda trilogía que promete seguir los pasos de la primera y continuar con la historia donde terminó ésta. 


Aeternum, primer libro de la segunda trilogía de Los Caminantes, ha sido publicado por Minotauro en rústica con solapas y cuenta con 539 páginas numeradas. Portada a color con temática zombi similar a las vistas anteriormente en la saga hasta el momento y de excelente calidad. Como curiosidad, del formato en gris con letras rojas ha pasado al fondo negro con letras rojas en el lomo, indicando a la vez que pertenece a la misma saga y a la vez que es el inicio de algo nuevo.

"La única forma de sobrevivir... era elegir la muerte".

Con estas premonitorias palabras de la cubierta se despliega un capítulo más de la historia de los llamados "héroes de Carranque" y aquéllos con los que se han encontrado. Después de su rescate en La Alhambra, los supervivientes planean establecer una primera comunidad en Barcelona, una ciudad lo suficientemente grande para tener muchos suministros y comenzar a prosperar antes de extenderse e ir limpiando de zombis el resto del país. Sin embargo lo que se planteaba como algo idílico resulta ser una quimera. La gente tiene miedo, no confía y comienzan a sucederse los casos en los que el famoso suero que les han inoculado, el Esperantum, comienza a fallar y los zombis, inofensivos por la acción del suero, vuelven a ser tan letales como siempre. El caos y la propia idiosincrasia de los humanos también juega un importante papel en la historia. Y en medio de todo esto, el pasado regresa hasta el presente en la forma de sus mejores adalides para enfrentar una vez más la plaga contra los supervivientes. ¿Qué esperanza queda a este maltrecho mundo?

De nuevo, Carlos Sisí sumerge al lector en una dura historia de traición, amistad, vida y muerte. Cada personaje brilla con su propia luz y tiene su protagonismo en la historia sin que haya uno que destaque sobre los demás. Gran cantidad de secundarios dan un trasfondo rico de personalidades a la historia y las motivaciones son tan diversas como pueden serlo las personas. Esto se complementa con una prosa ágil, que describe lo necesario sin llegar a exagerar y encamina al lector a través de la historia sin que apenas baje la tensión. Aunque principalmente alterna a los personajes según van desgranándose los capítulos, a veces varias tramas se dan cita en el mismo por su paridad en el tiempo. El final cierra esta parte de la historia, pero deja cabos abiertos lo suficientemente importantes como para reforzar el hecho de que estamos al principio de un nuevo arco argumental de incierto fin.

No cierro esta entrada sin recordar que por "culpa" de este señor leo novelas de zombis y que son las únicas que leo y que el retraso de sus próximas publicaciones hasta el año que viene hace que aguarde con más interés su llegada. Cada idea que ha llevado al papel ha atraído a buena cantidad de lectores, entre los que me incluyo, por lo que no veo el momento de conocer qué nueva historia ha salido de su pluma. Además las ediciones de Minotauro son asequibles y de buena edición, de ésas que soportan el viaje constante del lector, sus trasiegos de la casa al trabajo y la lectura en el autobús, por lo que son muy recomendables. Por todo esto no puedo decir sino "hasta la próxima" y espero que la tardanza no demore demasiado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada