jueves, 9 de julio de 2015

Estación de tormentas, la precuela de la historia de Geralt de Rivia

Aunque ya se ha producido el lanzamiento de nuevos libros de uno de mis autores favoritos, Brandon Sanderson, aprovecho para traer a otro de los grandes del género, que regresara no hace demasiado a los relatos del personaje que más fama le ha granjeado hasta el momento: el brujo Geralt de Rivia. Que no sólo de Sanderson vive esta bloguera :).


Estación de tormentas es un libro que ha salido tanto en edición rústica como en cartoné (llamada edición de lujo) ambas con portada a color y un total de 312 páginas. La portada ilustra a uno de los personajes que el lector va a conocer durante el desarrollo de la historia.


Durante el transcurso de la historia, que se inicia con uno de los trabajos del brujo, Geralt viaja a la villa costera de Kerack, donde también se encuentra Jaskier, su amigo el poeta. Sin embargo todo se complica cuando se ve obligado a dejar sus espadas en custodia al entrar en la ciudad y se ve implicado en un turbio asunto de fraude por unos pagos de varios de sus trabajos. Durante este tiempo, las espadas desaparecerán y nadie es capaz de saber cómo ha sido posible o quién se las ha llevado. 

Pero eso no es todo, durante ese tiempo Geralt conocerá a la hechicera Coral (la dama de la portada), con la que mantendrá un breve y tórrido romance del estilo, aunque más breve, que el protagonizado con Yennefer, será contratado por unos magos que le intentarán enredar en sus intrincadas conspiraciones e incluso por un príncipe que espera ser el futuro sucesor a la corona. 

El título del libro, Estación de tormentas, hace referencia a las constantes tormentas que se suceden durante los acontecimientos que narra la historia, un punto que no se aclara si es sobrenatural o no, aunque todo apunta a que es algo propio de la estación del año en la que se encuentran.

Nuevamente, Sapkowski hace gala de su manejo de los caracteres de los personajes. Geralt, que mantiene el estilo de lo visto en toda la saga ya publicada; Jaskier, el contrapunto del brujo; Coral, la sustituta temporal de Yennefer en todos los sentidos; Nimue, nexo de unión entre la historia y la saga del brujo, aunque su historia no se desvela por completo hasta el final, en el epílogo, donde todos los arcos argumentales se cierran.

La novela posee un ritmo que apenas decae en toda su lectura, que no defraudará a los seguidores de la saga pues mantiene perfectamente el estilo que ha caracterizado a las historias del brujo desde el principio. Su estilo directo, narrativo y muy gráfico, ya no tan novedoso pero sí a la altura de lo que ha dejado ver anteriormente, seguirá acercando al lector a esos antros, esos palacios y esos lugares ignotos que el brujo visita durante su aventura. 

Ya sea en rústica o en cartoné, sin duda un brillante regreso.

2 comentarios:

  1. Primero felicitarte por el blog, que leo de vez en cuando aunque nunca había comentado.

    Acabé hace no mucho la saga de Geralt de Rivia y la verdad es que me pareció que iba decayendo en calidad e intensidad conforme se acercaba el final. Me gustó en general, pero mucho más los primeros que los últimos.

    ¿En qué nivel situarías éste? ¿Merece la pena como libro, o sólo es para fans de la saga?

    ResponderEliminar
  2. Hola, Silvannus.

    A mí me pasó como a ti, conforme avanzó la saga me pareció que decaía mucho la trama y demás por lo que no las tenía todas conmigo cuando comencé a leer este libro, pero reconozco que se mantiene en la línea de los primeros de la saga en cuanto a calidad. Supongo que el hecho de que sea en la época que Geralt y Yennefer se habían separado ayuda bastante :P

    Gracias por comentar y por tus amables palabras para con el blog :)

    ResponderEliminar