jueves, 7 de mayo de 2015

El Príncipe Lestat, ¿terror o romanticismo?

Hacía mucho tiempo, desde 2003 con la aparición de Cántico de Sangre, que Anne Rice no regresaba a la saga de novelas que más fama le dio en todo el mundo: las Crónicas Vampíricas. En este presente 2015 por fin se ha decidido a publicar un nuevo capítulo tras sus escarceos con otras temáticas diferentes y aquí dejo mis impresiones.


Ediciones B es de nuevo la encargada de traer a los lectores de lengua española la nueva entrega de la saga Crónicas Vampíricas titulada El príncipe Lestat. Se ha optado, como en anteriores ocasiones, por tapa dura con sobrecubierta a color donde tan sólo se ha ocupado la portada con el título del libro y el nombre de la autora en letras rojas, en severo contraste con el resto que siempre presentaron ilustraciones de portada. Cuenta con un total de 555 páginas numeradas divididas en cuatro partes y como peculiaridad, los cortes del libro se han teñido de rojo.


Como su propio título indica, la trama regresa al personaje que se convirtió en protagonista indiscutible de los relatos desde que todo se iniciara con Entrevista con el vampiro. Lestat, el príncipe malcriado (como lo llama Marius), el que convirtiera a Louis de Pointe du Lac en un vampiro allá en su plantación y le mostrara el mundo de la oscuridad y posteriormente fuera rechazado por éste, que disolvió a los Hijos de Satán en París y finalmente llegara a descubrir infinidad de secretos de los vampiros para difundirlos en canciones y vídeos en su etapa de estrella del rock, que cambiara de cuerpos y conociera el cielo y el infierno... todo esto y mucho más hizo hasta la actualidad, momento en que se inicia El príncipe Lestat.


Tras la destrucción de la Reina de los Condenados y traspasado el Gérmen Sagrado a Mekare, Lestat desapareció, manteniéndose al margen de la sociedad de la noche pese a que éstos le buscaron para propiciar su retorno. Sin embargo las quemas han vuelto. Muchos vampiros mueren al ser atacados e incendiados sus centros de reunión a manos de ancianos poderosos en la Sangre sin ningún motivo aparente. Desde Nueva York, un joven y brillante vampiro llamado Benji hace llamamientos a los más antiguos para que se reúnan y guíen a los más jóvenes en la crisis que se está produciendo con mensajes cada vez más desesperados. A la par hay algo que toca las mentes de todos los vampiros del mundo, un ente incognoscible al que todos llaman la Voz, que tal vez sea el origen de todo lo que está pasando. Todos los protagonistas de anteriores entregas: Pandora, Marius, Mekare, Maharet, Armand, Louis y otros antiguos miembros de la Sangre habrán de reunir sus fuerzas para enfrentar el peligro y, como siempre, todo estará en manos del más caprichoso de los miembros de su raza: Lestat.

La novela está escrita desde el punto de vista de diferentes personajes, cuyos nombres se encuentran en el título de cada capítulo, aunque todos están narrados en tercera persona salvo los de Lestat, en primera persona. Se hacen muchas retrospectivas a los libros anteriores, rememorando una y otra vez los hechos ya acaecidos y la existencia de las novelas que narran cada uno de estos episodios como si aparte de ser algo real también lo fueran en el mundo de la historia, intentando establecer cierta "realidad" en los hechos que narra como si ocurrieran de verdad. También, como novedad, se incluye un glosario de términos relacionados con el mundo de los vampiros (la mayoría recuerdan poderosamente a los de cierto juego de rol muy conocido a nivel mundial), y un glosario de personajes. Ambas cosas son útiles, aunque lo habrían sido mucho más de haber aparecido en entregas anteriores y no a estas alturas. Aparte no se entiende cómo de buenas a primeras existen todos estos términos cuando en otras entregas no hay mención a ellos. 

Como es de esperar todo gira en torno al protagonista indiscutible de las historias de las Crónicas Vampíricas, Lestat. Este personaje eclipsa a todos los que están a su alrededor en la novela aunque no sea ni el más poderoso ni el más antiguo de los presentes, es a quien todos escuchan pese a todas sus más o menos controvertidas actuaciones a lo largo del tiempo y se alzará, como el título de la novela sugiere, con el liderazgo indiscutible de todos los que son como él contra todo pronóstico. La trama queda en un segundo plano para que Rice nos narre lo que piensa Lestat, el tono de piel de Lestat, la ropa de Lestat, cada lugar que es su residencia, etc. y también para centrarse en las descripciones de todos los que van apareciendo, en menor medida siempre que el protagonista, en lo perfectos que son en todos los sentidos y en los sentimientos que todos tienen en gran medida pese a estar muertos. Sí, lo que antaño fue una seña de identidad de los vampiros de Rice ahora se convierte en un tópico manido con tanto deseo y amor pululando con el ambiente hasta llegar a un nivel de empalago que cansa. 

Quien más quien menos siempre ha establecido diferencias entre el vampiro clásico y el de las nuevas novelas para adolescentes donde el romance sobrenatural está a la orden del día. Rice se une a esta corriente y da un giro de sus personajes hacia una versión similar a la de estas novelas románticas llegando incluso a afirmar que los vampiros se someten a la luz del Sol (que en teoría los destruye y les hace daño) sólo por parecer más "humanos", sólo por estética... nada más alejado de la visión que otrora mostrara en sus libros. También lo que antaño era una maldición, la conversión en vampiro, se banaliza bastante respecto a las primeras novelas, donde tenía más connotaciones oscuras mientras que ahora tan sólo se potencia su aspecto positivo: inmortalidad, belleza eterna, amor eterno...


Los que amablemente lean estas líneas tal vez no estén de acuerdo conmigo en este análisis y posiblemente este libro hará las delicias de los que gusten de los libros de Anne Rice pero en mi caso no puedo sino deplorar el giro hacia un estilo más consumista que ha dado una saga que antaño podía considerarse dentro del género de terror y ha acabado siendo otra historia más de amor sobrenatural. Para los que hayan leído Crepúsculo, Medianoche y tantas otras historias sin duda será un libro atractivo para sus estanterías pero los que quieran una visión más oscura y clásica del mito del vampiro que no se planteen encontrar esto entre sus páginas, pues se llevarán la misma decepción que yo.

4 comentarios:

  1. Hablo desde el desconocimiento, puesto que sólo he leído "Entrevista con el vampiro" y alguno más de la saga, pero parece que las novelas han sufrido diversos altibajos en consonancia con las creencias de Rice.
    Eso, y los intereses comerciales de las editoriales, pueden ser los motivos que estén detrás del cambio estético y narrativo que comentas.

    ResponderEliminar

  2. Sí, tiene pinta de que los tiros van por ahí. Aunque no me olvido de que la señora Rice también ha escrito cosas más cercanas a lo amoroso, hasta ahora compaginaba muy bien la sensualidad de los vampiros con el horror de ser lo que son, pero conforme ha pasado el tiempo este segundo pilar es el que ha ganado posiciones. En fin... el tiempo le dará o quitará la razón.

    Gracias por comentar, Narrador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, quería decir que ese segundo pilar es el que ha perdido posiciones a favor del primero. Escribir con prisas es muy malo, no lo hagáis en casa! :D

      Eliminar
  3. De ferviente fan de Anne Rice pasé a "hater" total por como acabaron degenerando unas crónicas vampiras que cada vez tenían menos interés. De primeras pensé que nos íbamos a reconciliar con esta novela pero cada vez tengo menos ganas de leerla y con tu reseña creo que doy por zanjado el tema ;)

    ResponderEliminar