jueves, 8 de enero de 2015

Las Mansiones de la Locura

La tercera de mis sagas de rol favoritas, La Llamada de Cthulhu, ha recibido recientemente un nuevo ejemplar a su ya abultada colección de obras en castellano y, por suerte, ha tocado algo inédito por fin. Es mi tercera y última reseña especial de las fiestas navideñas, aunque ya esté algo fuera de tiempo por haber sido la cabalgata de Reyes el pasado martes.


Las mansiones de la locura es un suplemento de aventuras para La Llamada de Cthulhu en su ambientación años 20, uno de tantos que por desgracia no ha visto la luz en castellano hasta la fecha actual a finales del pasado 2014. Mantiene el formato cuadrado por el que se ha optado en esta colección de rol y la línea de tan sólo las tapas a color, siendo el interior ilustrado pero en un sobrio blanco y negro. La encuadernación es de rústica con solapas y tiene un total de 255 páginas numeradas.



Portada para uno de estos emblemáticos lugares que, con algo de azar, los personajes habrán de visitar. Corresponde a una de las mansiones incluidas en una de las seis aventuras con que cuenta este libro, que son:

*El señor Corbitt
*La plantación
*La decrépita mansión
*El sanatorio
*La mansión de la locura
*La vieja casa maldita


El común denominador de todas ellas es la aparición de una casa antigua y abandonada, más o menos recientemente, en la que ha ocurrido algo extraño que los investigadores deben dilucidar. En el caso de la aventura La plantación, no es así sino que se centra en un lugar todavía habitado pero donde concurren extraños sucesos. 


Cada aventura cuenta con todas las ayudas para poder mostrar a los jugadores, situadas al final del libro para que puedan ser examinadas (y posiblemente ya estén disponibles en la web para descargar e imprimir sin tener que peligrar la integridad del libro, no lo he comprobado), todas con el cuidado interés que pone Edge en mantener las formas y darle un aire auténtico de época. Las ilustraciones de los personajes, como ya se viera en anteriores suplementos, también son retratos que hacen lo posible por mantener la misma tónica que las ayudas de juego en cuanto a calidad e idoneidad con la ambientación.


Las aventuras están todas bastante trabajadas, aunque pueda haber preferencias entre unas u otras según el Narrador y el grupo de juego, no son largas y pueden jugarse como parte de una crónica o entre sesiones o simplemente como una partida de una única sesión. Desde luego esto no implica que el nivel de dificultad y de mortandad sea bajo precisamente, por lo que hay que ser cauteloso a cada paso.


La encuadernación es lo que no me convence del todo de esta buena presentación del manual, dado que aunque lo tengo forrado desde el minuto uno, se está levantando por los bordes con terrible rapidez, cosa que no me ha pasado ni con los de Factoría que tenía de hace años, por tanto no puedo decir que las calidades sean muy buenas, aunque el contenido esté bien presentado e ilustrado. También hay algunas pequeñas erratas en el texto, pero no impiden en ningún momento la lectura o comprensión de las aventuras. El precio está bien, es ajustado, pero, sin duda, deben mejorar bastante el continente, dado que nadie quiere un libro que se estropee incluso estando forrado y cuidado a los pocos días de su adquisición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada