jueves, 11 de diciembre de 2014

Infinity Blade. Redención

Entrada de una novela corta, reciente y muy esperada. La continuación de Infinity Blade: el despertar y nuevo entreacto del juego homónimo para sistemas iOS (iphone) de la mano, cómo no, de Brandon Sanderson.


Publicado por Ediciones B en su sello Nova, mantiene la característica edición en rústica con solapas y cuenta con un total de 202 páginas numeradas.La portada mantiene la sencillez de esta saga, en este caso se trata de un escudo, el complemento más obvio para la espada que luce la entrega anterior.

La historia, que se va intuyendo conforme avanza este libro, no es la continuación directa del anterior sino de la segunda parte del videojuego. En el primero, Siris iba a enfrentarse al Rey Dios. En esta entrega ese enfrentamiento ya se ha producido y con un resultado inesperado: el Hacedor de Secretos les ha confinado en su antigua cárcel, la Bóveda de las Lágrimas, y ahora está suelto en el mundo. Los antiguos enemigos tienen dos opciones, pudrirse por toda la eternidad en su prisión o unir fuerzas y hacer frente al enemigo común. A la vez que se suceden estos hechos, a modo de flashbacks se va desarrollando una historia paralela, anterior en el tiempo, que va a traer luz sobre la situación actual y el estado de las cosas. Uriel, un empleado de una gran compañía muy ducho en el manejo de las cifras, está en contra de un proyecto de la empresa debido a que sus simulaciones no le dan buenos resultados, a la vez descubre que algo más está pasando en la empresa y que la insigne figura que la lidera, Galath, está implicado en todo esto. Lo que ocurre en esta historia en apariencia tan distinta es de especial relevancia, lo que se pondrá de relieve en el tramo final de la historia, cuando ambas confluyen en un hecho que marca un punto y seguido en la trama de Infinity Blade, un final para esta entrega pero a la vez un punto de inflexión desde el que continuar, ya sea por escrito o en otra entrega del videojuego, con la epopeya de Siris en su intento de liberar su mundo de la tiranía del Rey Dios y ahora parece que también del Hacedor de Secretos.

La historia es tan absorbente como todas las escritas por Brandon Sanderson. Sabe mantener el interés y desarrollar toda la trama en pocas páginas, comparadas con las de sus otras obras, dándole un principio y un final y sin que sea necesario haber jugado los videojuegos para poder seguirla. La traducción no pasa de ser correcta, de hecho es lo que deslustra en parte la excelente prosa de Sanderson al usar algunos vocablos más propios de Sudamérica que de un español neutro aparte de alguna que otra erratilla que se puede perdonar porque no impide la comprensión del texto.

Aunque su precio no es tan ajustado como en otras obras, esta Infinity Blade: Redención es una gran historia muy interesante que se puede leer en dos tardes y disfrutar durante estas fiestas. Muy recomendable, como toda la obra de este autor, al que espero volver a recuperar en enero cuando se publique El Ritmatista en castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario