jueves, 23 de octubre de 2014

La sangre de los libros por Santiago Posteguillo

Breve entrada para un también breve pero completo compendio que cualquier amante de la literatura sabrá apreciar. De la mano del escritor Santiago Posteguillo, responsable de la trilogía sobre Escipión el Africano o la todavía inconclusa sobre Trajano, también cuenta en su haber con La noche en que Frankenstein leyó el Quijote, cuya línea sigue el presente libro.


Publicado por la editorial Planeta, está editado en tapa dura con sobrecubierta y un total de 224 páginas. La ilustración de cubierta hace referencia a uno de los textos que incluye el libro y deja con la pregunta de qué más se narrará en su interior y hasta dónde será cierto que incluye "enigmas y libros de la literatura universal" como se indica en la parte superior.


En su interior hay pequeños capítulos en los que se recogen diversas anécdotas e historias relacionadas con el mundo del libro, que todos amamos, más o menos conocidas. Comenzando desde las más antiguas, que se remontan a la época romana, todas están relacionadas en uno u otro modo con la sangre y la muerte, título que se ha usado como nota común para aglutinar todos los textos aquí recogidos. Desde Séneca, pasando por Dante y llegando a la actualidad con escritores de la talla de Pushkin, Emilio Salgari, Agatha Christie o Stoker, se narran curiosas anécdotas a cual más interesante que de nuevo sacan a relucir que el autor de novela histórica es también un consumado conocedor de la literatura universal.

Pese a lo breve, el libro es ameno, mezcla dramatizaciones del autor que explican los hechos que quiere narrar con una explicación concreta al final que aclara lo anterior y no deja margen de error. El libro se lee con facilidad e incluso puede dar pie a varias lecturas para recordar algún episodio concreto. Es a la vez divulgativo y educativo, todo un logro sólo al alcance de unos pocos, lo cual es una pena dado que posiblemente es la mejor forma de acercar estas materias al público en general.

El libro está bien escrito y conformado, es breve y se lee rápido. Su precio está bien ajustado al número de páginas y la encuadernación. La ilustración de cubierta y el título están perfectamente escogidos tanto como hilo conductor como por ser atrayente y despertar interés. A poco que un lector sienta interés o curiosidad por conocer los entresijos de la historia de obras bien conocidas, e incluso del inventor de la imprenta, nada más tiene que adentrarse en sus páginas. Se trata de un interesante entremés mientras esperamos la conclusión de la trilogía sobre Trajano, una que está más orientada al público en general incluso que sus otras obras de narrativa histórica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada