jueves, 4 de septiembre de 2014

El Prisma Negro, la nueva aventura de Brent Weeks

Bien, ya de vuelta de las "vacaciones", regreso con una reseña de uno de los autores noveles mejor considerados del panorama fantástico. Aunque ya salió hace unos años, tras su trilogía El Ángel de la Noche, Brent Weeks escribió una segunda llamada El Portador de la Luz cuyas dos primeras entregas ya pueden disfrutarse en castellano y está a punto de salir, si no ha salido ya, la tercera parte en inglés. Aquí están mis impresiones sobre la primera parte.


Aunque salió en formato rústica, opté por comprar la edición de bolsillo para que estuviera en el mismo formato que la anterior trilogía en mi posesión. Por tanto este libro está editado por Debolsillo en formato de bolsillo, sin solapas y cuenta con 700 páginas numeradas. Portada a color con una imagen que recuerda a las de la trilogía anterior aunque no sé hasta qué punto concuerda con esta historia.


La historia presenta a un grupo de personajes que serán sin duda los protagonistas de la historia que ocupa la trilogía. De un lado está el joven Kip, un chico que se convierte en huérfano cuando un ataque de las fuerzas del rey, que pretende castigar la insolencia de la ciudad, arrasa con todo su mundo y se ve obligado además a descubrir un pasado desconocido y para nada amable. De otro lado, Gavin Guile, el Prisma, vive con curiosidad el paso del tiempo. Aunque sabe que es considerado un buen dirigente por la mayoría, es consciente de que su tiempo se agota pues los Prismas tienen reinados cortos y el suyo está a punto de superar la fecha más larga que anteriores gobernantes han reinado. Su relación con la atractiva y a la vez distante Karris Roble Blanco es a la vez gozo y problema para él, pues un secreto les mantiene distanciados, algo que él no puede revelarle por temor a perderla para siempre. De estas descubre que tiene un hijo ilegítimo, algo que le era completamente desconocido. Frente al levantisco rey Garadul, lo arrebatará de un destino funesto... o tal vez lo condenará a otro peor a la larga. El destino de estos tres personajes deberá decidirse en medio de un levantamiento contra la autoridad actual que puede cambiar su mundo para siempre. La guerra ha comenzado y Gavin debe arreglar tanto su vida privada como el mundo si quiere ser recordado como lo que siempre ha deseado. A la vez, Kip debe asumir que su padre no es un desconocido sino el propio Prisma y que tal vez haya heredado al menos una parte de su potencial... o tal vez más. Descubrir sus poderes y asumir su papel será lo que le ocupe durante las 700 páginas del libro. 

En torno a los dos principales protagonistas gravitan una serie de personajes secundarios de gran calado como la atractiva Karris, quien ha descubierto también que Gavin tiene un hijo ilegítimo y no parece estar muy dispuesta a perdonar, y a otros como Puño de Hierro, la Blanca y Corvan y Liv Danavis, personajes dotados en general de personalidad propia y su peso en la trama que no se limita tan solo a ser el complemento puntual de la trama, sino que evolucionan y viven a su vez los acontecimientos.

La historia en general parece interesante y apunta maneras, algo que era de esperar en un escritor que ya nos sorprendió con su anterior trabajo. Sin embargo hay algunos elementos que deslucen un poco la obra. Principalmente el mito del héroe que se lamenta constantemente de sus carencias, personificado en Kip, hace que el libro a veces sea aburrido cuando se limita a describir una y otra vez los lamentos del joven por ser como es. También está el hecho de que recuerda mucho a la anterior pareja de héroes. Las comparaciones entre Gavin y Durzo son imposibles de evitar y el parecido es notable, aunque en este tema sale mejor parado Azoth que Kip, pues su evolución es más natural y lógica que la que por ahora se ha visto en Kip. 

Así y todo, el libro tiene mucho potencial, la historia promete ser enredada e interesante y ya se encuentran algunos giros inesperados (que no desvelaré) en esta primera entrega, lo que hace pensar que seguirán apareciendo durante las otras dos que están por llegar a mis manos. Además su extensión y precio en bolsillo hacen que sea muy atractivo a los ojos de cualquier lector que esté buscando una historia de esta temática y que ocupará muchas tardes de lectura mientras aguardamos la llegada de la precuela de El Nombre del Viento a finales de octubre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada