jueves, 10 de julio de 2014

La Última Noche en Tremore Beach

La Última Noche en Tremore Beach es un ejemplo de cómo un escritor español puede, y debe, codearse con otros grandes del género del thriller literario. Desde que leyera El Último Pasajero, de Manel Loureiro, no me había acercado a otro escritor español, no porque no sean buenos, que tenemos a Pérez-Reverte, Santiago Posteguillo, Carlos Sisi o Carlos Ruiz Zafón entre otras grandes personalidades literarias, pero pocos, ya sea propios o extranjeros, han sabido darle un leve giro de tuerca e introducir algo nuevo que se salga de lo esperado dentro del género de la novela negra. Tal vez haya una excepción...




Mikel Santiago es un joven escritor vasco nacido en 1975. Tal y como se relata en su página web, tuvo influencias desde la juventud de Poe, Sherlock Holmes y, curiosamente, las aventuras de Los Cinco. Tras conseguir ascender con éxito en las listas de ventas de Amazon o iTunes entre otros, parece haber decidido dar un paso adelante y escribir algo más que relatos cortos, toda una novela que Ediciones B pone en manos de todos los lectores en lengua castellana en este presente año. Está encuadernado en rústica, con un total de 416 páginas y una excelente portada a todo color que acerca a lo que es el libro en sí, sin enmascaramientos.

Inspirado posiblemente por su estancia en Irlanda, Mikel nos presenta a Peter Harper, un músico notable que sufre una crisis tras su divorcio y acaba refugiándose en un idílico rincón de la costa irlandesa para intentar recuperar su inspiración. Sin embargo no todo va a ser como él planea y sus charlas con su vecino Leo Krogan pronto pasarán a la historia cuando, una noche de tormenta que había decidido ir a cenar con sus vecinos, decide obviar su instinto que le dice que no acuda a la cita. No negará a este sexto sentido una vez, sino varias veces, lo que le acarrea un disgusto en forma de una tormenta que le cambiará para siempre. Enfrentado ante la opción de no hacer nada o intervenir en unos acontecimientos que deben poder alterarse, entre seguir viviendo en su tristeza o tomar las riendas de su vida, su elección va a ser la que marque el destino de otras que le importan y puede que incluso la suya propia.

La obra es interesante, especialmente si se tiene en cuenta que es la primera novela de este autor, tiene buenas ideas y las aplica con sabiduría, sabiendo aprovechar todo lo que conoce de su antiguo país de residencia para volcarlo en una obra interesante, cuyo único "pero" se encuentra en la lentitud con la que entra en materia, algo que sin duda acabará por pulir en sus futuros libros para ofrecer una historia ya completamente redonda. El debut apunta maneras, el libro es interesante y ameno, sobre todo porque la figura de su protagonista no es del todo ajena y se aleja de la mayoría de protagonistas tópicos de las novelas del género, capaces y perfectos con apenas altibajos. La humanidad de Peter, sumada al plus que es su certera intuición, dan al protagonista un carisma y un toque distintivo y propio que lo hacen cercano. Si alguien no tiene claro qué leer este verano dentro de la literatura de intriga, por su calidad y su precio tenemos una buena propuesta de un escritor patrio que merece ser tenida en cuenta. Espero sinceramente ver su siguiente libro, la evolución que como escritor tendrá Mikel Santiago, pues parece que pronto habrá un nuevo escritor al que seguir la pista de sus obras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada