jueves, 17 de julio de 2014

El Rey Arturo. El Guerrero de Occidente

Segunda entrega de la trilogía que M. K. Hume ha dedicado a la figura del rey Arturo, cuya primera entrega ya se comentó en la primera entrada correspondiente al pasado mes de abril. Se trata de una concepción de la leyenda artúrica que ha querido buscar los orígenes del personaje en el mundo celta y romano, alejándose de la mitología creada a partir de los textos medievales y de la gran obra de Thomas Malory.


Publicado hace dos años, 2012, por Alianza editorial posee un total de 505 páginas numeradas y está editado en rústica con solapas. Portada a color de aspecto sencillo en la línea de la anterior publicación pero cambiando el color base por el verde con un león rampante como única ilustración.


La historia retoma en el punto donde lo dejó su predecesora, aunque varios años después. El rey ha estado en guerra con los sajones durante años, ganando constantemente pero aun así sin ser capaz de lograr su objetivo final de expulsar a estas gentes fuera de la isla y devolverla a los celtas. Arturo comienza a pensar si será capaz de llevar a cabo su sueño de un país libre de sajones y comienza a sopesar otras alternativas y a prepararse para el futuro. Es consciente de que si no posee un legado, todo lo que ha construido se perderá. Por ello debe casarse y engendrar descendencia para que los disturbios tras la muerte de Uther Pandragon no se repitan a su muerte. La elegida es la bella Wenhaver (Ginebra), mujer caprichosa y que resulta ser estéril pero útil para el erario del rey. Su inquina y dolor, así como las maquinaciones de Morgana, planean en torno al rey esperando el momento de asestarle un golpe fatal. A la vez, figuras de su entorno se alejan de él por un motivo u otro y se ve privado de sus antiguos amigos, aquéllos en los que más confía, que se ven sustituidos en algunos casos por otras figuras que estarán a su lado de forma incondicional, como el leal Percival o Gareth, que al fin tiene la oportunidad de retomar el lugar que desea junto al rey.

Pese a la gran victoria obtenida ante el líder sajón Glamdring Ironfist, el reino sigue sin llegar a ser el sueño que Arturo concibió hace tanto tiempo en villa Poppinidii, ¿se convertirá acaso en una utopía?

El libro mantiene el pulso narrativo de su predecesor y presenta la madurez de los personajes, el punto álgido del reinado de Arturo. Los personajes mantienen su desarrollo bajo la pluma de M. K. Hume, siempre de una forma correcta y coherente. La autora no niega haberse tomado licencias a la hora de tratar las diferentes personalidades, algo natural teniendo en cuenta que la única fuente del mito artúrico es generalmente un compendio de escritos bastante posterior y pensados para presentar una serie de valores morales influenciados por la iglesia católica romana. Lo único que desluce levemente el texto es la traducción, que mantiene expresiones más asociados a la variante hispanoamericana que a la castellana, pero que en ningún caso hacen ilegible o impiden comprender el texto. Ciertamente se trata de una digna continuación de la historia, que lleva a los interrogantes que deberá resolver el tercer libro, momento en el que la autora deberá desvelar el fin de un reinado que se convirtió en leyenda pese a no poseer una base histórica probada. Un trabajo tan bueno como puede serlo el de Cornwell aunque diferente, es una lectura interesante para cualquiera que desee acercarse a uno de las leyendas más hermosas y universales de la cultura europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario