jueves, 3 de abril de 2014

El Rey Arturo. El Hijo del Dragón

Volviendo un poco a mis orígenes literarios, aparte de todo el bagage de literatura fantástica, el otro gran tema que siempre me gustó fue el relacionado con el mito artúrico. Después de muchos años he reunido algunas cosas, no tantas como me gustaría porque el dinero no da para tanto, pero sí una muestra interesante. Esta obra, primera de una trilogía, es mi adquisición más reciente.


M. K. Hume es una escritora nacida en 1948 en Ipswich, Queensland. Se graduó en 1967 en Arte e Historia Antigua y comenzó a enseñar como profesora de estas materias, aunque seguiría formándose en inglés y en historia. Como persona apasionada del mito artúrico, estudió todo lo que pudo sobre las fuentes conocidas de esta saga antes de decidirse a escribir sobre ella. No sólo ha escrito una trilogía completa sobre Arturo (El Hijo del Dragón; El Guerrero de Occidente; El Cáliz Maldito), sino que también escribió otra sobre las andanzas del conocido Merlín (Batalla de Reyes; Muerte de un Imperio; Red de Traiciones) y su última obra escrita trata sobre el fin de los celtas, inédita en castellano.



El Rey Arturo. El Hijo del Dragón es la primera entrega de la trilogía que trata sobre la historia del legendario rey de los britanos. Está publicada en castellano por la editorial Alianza en el 2011, editada en rústica con solapas y un total de 479 páginas. Portada en color azul con motivo representativo del contenido del libro de apariencia sencilla, sin pretensiones. El contenido es en blanco y negro, tiene algunos mapas al principio y adornos al inicio de cada capítulo.


Esta primera entrega cubre el periodo desde la infancia de Arturo, Artorex en la novela, hasta su ascenso al trono de Uter Pandragón. Hume intenta recrear la infancia de este joven destinado a la grandeza tomando como referencia el mundo romano que conoce tan bien y que es momento en el que más historiadores se ponen de acuerdo en que tuvo que ser el periodo en el que este gran rey existió... si es que realmente lo hizo. Es una época oscura. El imperio romano está en decadencia, siendo sus fronteras asaltadas por los bárbaros mientras sus líderes luchan por el poder en las provincias y capitales. No es de extrañar que Britania, esa isla al borde del imperio, haya sido dejada a su suerte, las últimas guarniciones retiradas para apoyar una de tantas pretensiones dinásticas. Pese a que se ha pedido que regresen, no parece que vaya a ocurrir y mientras la provincia está sufriendo la llegada constante de los nórdicos y sus razzias, especialmente las de los sajones. Un fuerte caudillo llamado Uter Pandragón unió a todos contra el enemigo, pero ahora languidece por la edad y necesita que alguien tome su lugar. Mientras tanto el joven Artorex crece en la tranquila villa romana de Poppinidii, siendo educado como un caballero por deseo de tres jinetes desconocidos que visitan la villa cada cierto tiempo. Llegará el momento en que reclamarán al joven y éste tendrá que enfrentarse a su verdadero linaje y tomar las riendas del destino de grandeza al que está predestinado. Amor, odio, amistad, lealtad y venganza se despliegan en este inicio de la historia de una de las leyendas por derecho propio. Personajes conocidos como Merlín, Keu, el rey Marc o Galván se suceden durante la historia.


Se trata de una revisión más del mito artúrico pero intentando mantener una perspectiva histórica. Está claro que es imposible saber si fue así o no (de hecho nadie está de acuerdo en que el rey existiera o de qué base histórica surgió el mito), pero Hume ha sabido tomar las más recientes y consensuadas versiones hilándolas con una bonita prosa y el plus del conocimiento de la materia para recrear algo que pudo ser real con convicción. Lejos queda el vindicativo Cornwell con su versión más guerrera que de la persona o las leyendas medievales, influenciadas por la época en que se escribieron, posterior a la de la existencia del mito.  La autora sabe mantener el ritmo de la historia pese a alternar todo tipo de escenas y hay secundarios con personalidades muy marcadas entre los que sobresalen el propio Merlín, la oscura Morgana o el franco Galván, mención especial a otros de menor importancia pero igualmente interesantes como Gareth, Targo, Frith o Livinia. El tratamiento de los personajes es muy bueno en todas esas ocasiones. Es muy interesante de leer, amena y entretenida, muy recomendada para los amantes del mito artúrico, que estamos de enhorabuena ante una revisión tan bien planteada de una de las leyendas más poderosas de nuestra vieja Europa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario