jueves, 27 de marzo de 2014

La Restauradora, entre cementerio y pasión

Hoy entrada sobre uno de los libros que más comentarios ha cosechado desde su publicación en febrero del presente año. Pese a ser desconocida en nuestro país hasta la fecha, parece que Amanda Stevens no ha pasado desapercibida y se ha convertido en un pequeño gran fenómeno para los amantes del amor sobrenatural.


La Restauradora es la primera entrega de la saga en castellano. Ha sido publicada por Roca Editorial en rústica con solapas y 368 páginas de extensión. Bella imagen para la ilustración a color de la portada, aunque no tan desconocida para el público en general ya que ha sido usada en otros lugares (como la portada de un disco de Nightwish).


Después de que chicas soñaran con un amor imposible, o no tanto, con un vampiro o un hombre lobo, llega una saga de novelas llamada "La Reina del Cementerio" que sigue con esta línea de vincular romanticismo con mundo sobrenatural. Que nadie se preocupe, no se trata de nada especialmente escabroso sino la unión de dos temáticas de gran éxito comercial. 

En cualquier caso, La Restauradora trata de la vida de una joven llamada Amelia Gray, que se dedica a restaurar cementerios antiguos de forma profesional. Esta relación con los cementerios no es una gran sorpresa dado el pasado de esta mujer: de pequeña iba con su padre al cementerio en el que trabajaba y pronto se hizo amiga de las estatuas de ángeles que marcaban una serie de tumbas de niños. Además ella y su padre tienen un secreto: pueden ver a los espíritus de los muertos. Este secreto es también portador de un gran peligro dado que estos espíritus necesitan a los vivos, alimentándose de su energía vital para subsistir, y también buscan a quien les vea y crea en ellos, pues les otorga más fuerza que un huésped inconsciente de ellos. El problema surge cuando, durante una restauración, comienzan a aparecer cadáveres de asesinatos recientes y Amelia se ve arrastrada a esclarecer el asunto, tanto por su propia seguridad como por los sentimientos que su corazón alberga por el investigador del caso, John Devlin, que casualmente es un hombre al que acompañan dos espíritus, un tipo de personas que su padre le prohibió taxativamente frecuentar por el peligro que suponen para ella. Atrapada entre la promesa y sus sentimientos, Amelia tendrá que redefinir sus prioridades mientras los cadáveres siguen apareciendo y la situación se hace más apremiante.

La figura central del libro es la propia Amelia, protagonista indiscutible en torno a la que gira el resto del elenco de personajes, la mayoría tan sólo esbozados lo suficiente como para que cumplan su papel. Se centran más en la figura de Devlin, por motivos obvios, pero este personaje no pasa de ser el típico individuo peligroso de pasado complejo y secreto que atrae a las chicas en cualquier novela romántica. Nada especialmente innovador.

Lo más interesante de La Restauradora es su capacidad para combinar el tema sobrenatural de los espíritus con una historia romántica (mal que pese a algunos, es una novela romántica) entretejidos con una historia de intriga en la que hay que resolver un caso al mejor estilo de los bestsellers del momento. La trama es amena y entretenida; la narración, ágil y constante, manteniendo el nivel de acción para que nunca deje de aburrir y haga al lector querer seguir leyendo hasta el final. Animada por algunas escenas que explican el pasado de la pareja principal, apenas se separa de la historia y cierra el libro de forma correcta, sin dejar cabos sueltos para la siguiente entrega, pero sí interés en saber cómo va a transcurrir la vida de esta mujer tan poco convencional.

Para los seguidores de La Reina del Cementerio, recordar que la segunda parte tiene prevista su publicación en mayo y la posterior, antes de que termine el año vigente. Roca Editorial no va a permitir que tengamos que esperar mucho tiempo, cosa que se le agradece, sin duda. También hay un blog temático sobre la saga en el que se puede encontrar información relativa a la saga, aquí tenéis el link.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada