jueves, 19 de diciembre de 2013

El Origen del Mal

Regreso a uno de mis géneros favoritos: la narrativa de intriga y negra, donde el suspense está garantizado de principio a fin. Creía que ya había escrito algo sobre este autor, dado que ya leí anteriormente una de sus obras, pero parece ser que no, así que ya va siendo hora de dedicarle una entrada a este escritor francés.

Procede de Wikipedia
Jean Christophe Grangé es un escritor y periodista francés que nació en Paris en julio de 1961. Criado por su madre y su abuela, se graduó en letras en la Universidad de la Sorbona, dedicándose después a la publicidad y al periodism., Colaboró con publicaciones como National Geographic, el Sunday Times o Paris-Match, hasta fundar su propia agencia de prensa. Su primera novela, El vuelo de las Cigüeñas, se publicó en 1994 pero no sería hasta la publicación de Los ríos de color púrpura (2004) adaptada al cine y al que el propio autor hizo el guión, que se convertiría en un autor conocido. Posteriormente haría más guiones de películas como el de Vidocq en 2011 aunque donde seguiría siendo más conocido es en el campo de la novela, donde ha publicado un total de diez obras, siete de las cuales podemos disfrutar traducidas al castellano: El Vuelo de las Cigüeñas (2002), Los Ríos de Color Púrpura (2004), El Imperio de los Lobos (2005), La Línea Negra (2007), Esclavos de la Oscuridad (2009), El Origen del Mal (2011), La Selva de las Almas (2013).


El Origen del Mal está publicado por la editorial Grijalbo en tapa blanda con un total de 560 páginas. La portada es tan sencilla como su edición, con lo que no da ninguna pista sobre lo que el lector va a encontrar a continuación ni hace demasiado llamativa su presentación. 


Pasando a la trama en sí, todo comienza con un crimen, en una iglesia. El director de un coro infantil ha sido asesinado de forma cruel y misteriosa y la única pista que parece que hay es la diminuta pisada de un zapato de niño. La policía parece tener dudas y serán dos policías retirados, uno por la edad (Kasdan) y el otro por sus problemas con las drogas (Volokine), los encargados de dar solución al misterio. ¿Qué une a tan extraña pareja? Una causa común. Kasdan es un policía retirado que dedica mucho tiempo a esa parroquia y ve cómo se produce un crimen en un lugar que ha llegado a considerar como parte de su vida. Su trabajo hace que dé con alguien que también está investigando por su cuenta el asunto aunque por otras razones, Volokine. Este último está retirado en una clínica de desintoxicación pero se le considera un buen detective de la brigada de menores y cuenta todavía con contactos que le informan de los casos que le interesan y él busca siempre atrapar a aquellos que dañan a los niños. Reacios al principio, al final ambos unen fuerzas ante los acontecimientos pues los asesinatos prosiguen, aunque con algunos cambios que van definiendo el estilo del asesino y les lleva hasta un entramado donde el maltrato a los niños, el mundo de las sectas y la inocencia y voz pura de los niños son la clave para desenmarañar el asunto. 

La novela se enfoca en dos temas diferentes: la resolución de los asesinatos y la relación entre ambos policías. Es esta combinación la que hace entretenida la historia, que está bien hilvanada aunque peca de bastante retorcida y algo confusa en ocasiones, despistando un tanto al lector. Sin embargo es la relación de los dos protagonistas lo que añade el plus a la investigación, cómo se conocen y la forma en que acaban dándose cuenta de lo que aporta el uno al otro a la hora de trabajar en equipo. El autor sabe crear dos personalidades bien diferenciadas aunque con puntos en común lo suficientemente interesantes como para que guste seguir adelante y saber más.

La historia es entretenida de cara a aquellos que gusten de leer novela negra y más aún si gustan de este autor. No es su mejor obra, hasta ahora sigue pareciéndome mejor Esclavos de la Oscuridad, de la que se hablará en otra ocasión, pero sigue dejando bien claro por qué está entre los más leídos de la literatura francesa actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario