jueves, 19 de septiembre de 2013

El Fin de los Días, cine y terror por Adam Nevill

Nueva vuelta al género de terror, igual es que hay algo en el ambiente que hace que me resulte apetecible regresar una y otra vez a este género, o tal vez sea que los tentáculos de Cthulhu se abren paso desde los juegos de rol y van tocando mis gustos literarios últimamente, pero es algo que tampoco está mal y rompe un poco la rutina de la fantasía clásica, que es lo que más abunda en mis estantes y a lo que próximamente dedicaré una especial reseña.


Pero ahora mismo toca centrarse en Adam Nevill y en esta, su última novela, publicada antes del verano en castellano de la mano de la editorial Minotauro, que parece estar apostando fuerte por novelas y autores menos conocidos por el público en general pero lo suficientemente interesantes como para ser aconsejable no perder de vista su obra. Anteriormente ya se habló por estos lares de Apartamento 16, su novela debut, y ahora con un salto dejo de lado El Ritual por ahora para centrarme en este Fin de los Días.

Rústica con solapas y un total de 496 páginas numeradas, su publicación más extensa hasta la fecha, se nos presentan bajo una ilustración de portada bastante evocadora del ambiente que se pretende recrear en la historia. Ese ambiente opresivo, de lugar abandonado y lleno de sombras... es lo que acompañará al lector una vez se adentre entre las páginas de esta novela que detalla los acontecimientos que rodean a Kyle Freeman, un cineasta rebelde que se las ve y se las desea para subsistir dado sus escasos ingresos. Es precisamente en este mal momento que recibe una oferta de trabajo que será incapaz de rechazar. Un excéntrico productor llamado Max le propone seguir la pista de una secta que acabó sus días en una terrible masacre en un lugar perdido en medio del desierto. Su trabajo será seguir la pista de esos últimos años, de ese proceso que hizo que lo que en un principio era una secta "hippie" se transformara en algo mucho más oscuro y esotérico hasta llegar a su trágico final. En su periplo por los diferentes lugares que marcaron la existencia de la secta le acompañará Dan, amigo y compañero de trabajo, entrevistándose en cada caso con los supervivientes de estas etapas y visitando los lugares donde estuvieron durante esos años en un viaje que les llevará a Londres, Francia y Estados Unidos mientras comienzan a vivir una serie de extraños sucesos que irán haciéndose más y más numerosos conforme se acercan a descubrir la verdad detrás de todo lo ocurrido, algo que hará que deban tomar una decisión que podría salvar su vida o acabar condenándola para siempre.

Posiblemente lo mejor de esta historia sea la ambientación. Aunque tarda un poco en arrancar plenamente, durante gran parte de la historia el lector se siente atrapado en esa atmósfera densa y sombría que llena los lugares de rodaje de los protagonistas, lo sórdido de los entrevistados y lo truculento de la historia y de las andanzas de los sectarios y su líder, la hermana Katherine. Sin llegar a conseguir un horror visceral, hace que se sufran algunos escalofríos en determinadas escenas, sobre todo conforme se acerca la visita a la mina.

El libro es bastante entretenido de leer y tiene sus momentos cumbre. Los personajes cumplen bien su función aunque hay algunos que podría definirse como "clichés". También es interesante destacar que esta historia recuerda mucho a los Mitos de Cthulhu de principio a fin y sería una buena candidata a ser llevada a partida por algún máster emprendedor sin miedo a que no diera la talla frente a sus jugadores.

El único problema, por poner alguno, sea tal vez el final. La forma en que cierra la historia una vez terminada la parte de investigación choca bastante debido a que rompe totalmente con lo anterior sin encadenar ningún tipo de transición entre un estilo y otro. Por lo demás se trata de una historia más madurada que Apartamento 16, más profunda y que hace pensar que posiblemente este autor pueda sorprender en un futuro si sigue manteniendo esta línea progresiva y ascendente de calidad en sus historias, unas obras que estaré esperando poder leer próximamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario