jueves, 15 de agosto de 2013

Sueño del Fevre, los vampiros según George R. R. Martin

Siguiendo con historias cortas para el caluroso agosto, en este caso comento sobre una novela gráfica muy interesante cuyo autor es de sobra conocido a estas alturas, ya sea por sus libros, la serie o ambas cosas. La versatilidad e interés que levantan los libros de Martin es de sobra conocida, por lo que no es extraño que se hiciera una novela gráfica sobre una de sus obras previas al gran boom que supuso Canción de Hielo y Fuego y tampoco que una editorial española decidiera traducirlo al castellano y llevarlo a las tiendas.



El cómic, aunque más bien habría que considerarlo novela gráfica, fue publicado en 2010 por Avatar y en castellano por Glénat en 2011. Está completamente ilustrado a color, de principio a fin, y las páginas son de buena calidad, lo que hace que el tomo tenga un peso considerable pese a estar encuadernado en rústica. Tremendamente destacada es la ilustración de portada, que se continúa con la parte posterior formando un todo. Son esa y otra serie de ilustraciones intercaladas las que dan fuerza de verdad al cómic, ya que el resto no pasa de ser correcto, al estilo cómic americano, sin grandes alardes que causen al espectador horror o pasión de ningún tipo. Los diálogos son bastante largos para ser un cómic, aunque cuentan de forma muy clara la historia, condensando el texto de la novela homónima en la que se basa el libro lo suficiente como para no perder nada de la trama. 


La historia está ambientada en el siglo XIX, en el Mississipi, momento de los grandes barcos de vapor. Concretamente el protagonista es Abner Marsh, un capitán de barco que desea construir el vapor más veloz que haya surcado el río, pero necesita de un mecenas que costee su idea. La aparición de un misterioso caballero llamado Joshua York parece hacer posible tal desafío, pero ambos hombres tienen una meta distinta al construir el barco. Mientras Marsh busca la gloria y el reconocimiento, York persigue el sueño idealista de atraer a todos los suyos a su lado y convertirse en seres menos oscuros de lo que en realidad son, pues no es completamente humano. Para conseguir su meta, deberá hacer frente a un antagonista que tiene a los suyos por todo lo contrario a York, que ha abrazado el lado más bestial de su condición y no desea cambiarlo. Es esta lucha entre el bien y el mal a lo largo del río más famoso de Estados Unidos el eje central de la novela, así como el acercamiento de Abner Marsh a la existencia de algo en lo que no creía y su toma de partido en esta lucha eterna.


Como comentario curioso, hay que ve en el la elección del nombre de Marsh como un signo del acercamiento de Martin a la obra de Lovecraft. Dado que la temática es sobrenatural pero no gira en torno a horrores cósmicos, es algo aventurado asegurarlo pero como anécdota, interesante.


Añadir como comentario final que la novela gráfica es muy atractiva, especialmente los dibujos principales como el que ilustra la portada y, aunque el resto no deja de ser correcto, su calidad, la buena elección de diálogos y la fuerza de la historia hacen de este Sueño del Fevre una buena compra para la colección de los amantes tanto de las obras de Martin como de la novela gráfica y el cómic en general. Su precio no es barato, pero dada la calidad del papel y el grosor del volumen, no es tampoco descabellado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada