jueves, 13 de junio de 2013

Los del Otro Lado, terror e intriga en las entrañas de América

Cambiamos de género literario, de vuelta al terror con una de las últimas publicaciones de Plaza & Janés, concretamente la novela finalista de los World Fantasy Awards 2012, que tuvo el honor de estar codeándose con obras de grandes autores como George R. Martin o Stephen King nada menos. Poco conocido por estos lares, posiblemente una vez los amantes del género echen un vistazo a Los del Otro Lado eso cambie radicalmente.

El autor es Christopher Buehlman, escritor afincado en Florida que comenzó realmente sus andanzas con la interpretación, el teatro y la poesía. Se graduó en lengua francesa y en historia por la universidad estatal de Florida. Fue galardonado en 2007 con el premio de poesía de Bridport e hizo diversas giras por ferias renacentistas y otros foros como recitador antes de comenzar a interesarse por la prosa, o al menos antes de hacerlo de manera más seria y directa. Su primera obra es esta Los del Otro Lado y ha escrito más recientemente una nueva titulada Between two fires, ambientada en la Edad Media donde la protagonista es una pequeña huérfana dotada de ciertos poderes extraños en una época en la que las plagas asolan Francia.

El autor posee una página web (de la que procede esta imagen) www.christopherbuehlman.com


Los del Otro Lado ha sido publicada por Plaza & Janés en tapa blanda con solapas y un total de 336 páginas numeradas. Es interesante destacar que se ha conservado la ilustración del original en la edición en castellano aunque no ha ocurrido así con el título original, Those across the river, que no corresponde exactamente pero se le aproxima un tanto. Por lo demás la edición está bastante bien y el formato es cómodo para leer.


Entrando en la historia, el autor nos presenta a Frank Nichols, un profesor universitario de historia que se ve obligado a dejar su trabajo y, cuando parece que todo va mal porque ha perdido su trabajo por estar con la mujer que ama, ve el cielo abierto al recibir una inesperada herencia de una tía suya que le cede una casa en el tranquilo pueblo de Whitbrow, aunque le aconseja que la venda para comprar otra residencia y nunca vaya a vivir allí. Sin embargo, espoleado por la idea de rehacer su vida en un lugar donde nadie les conozca y con interés por escribir una novela sobre su bisabuelo (poseedor de una plantación en la zona antaño), Frank se translada con Dora, su encantadora mujer. La historia de Lucien Saboyard, el antepasado de Frank, sigue vigente en la zona, así como otros oscuros secretos que no tardarán en saltar a la luz en parte espoleados por la llegada de la pareja a la localidad y hará que sus vidas cambien radicalmente para siempre.

Con un tono oscuro y enigmático, Buehlman va desgranando su historia siempre a un ritmo constante y relajado, sin prisas, tomándose su tiempo para ir presentando a la pareja protagonista y el lugar con todas sus peculiaridades y problemas. Es interesante ver cómo retrata la sociedad sureña de la época y la forma de pensar todavía influenciada por la guerra que abolió la esclavitud en Estados Unidos. También presenta a un personaje perseguido por sus propios fantasmas. Frank fue a la Gran Guerra y las atrocidades y las pérdidas que tuvo que soportar le persiguen en forma de miedos y pesadillas que se harán muy reales en algunos momentos. También es interesante destacar que no se trata de una novela de terror al uso pues no salen grandes elementos sobrenaturales sino que el autor se limita a ir dejando pistas, como miguitas de pan, más o menos visibles, que van conduciendo al descubrimiento de la inesperada realidad y sus consecuencias.

La novela no es apta para menores por la crudeza de algunas escenas, algo que también es frecuente en la mayoría de historias de terror, tampoco incluye grandes dosis directas de horror y escalofríos sino que se basa más bien en insinuaciones y en presentar un ambiente y unos hechos tan misteriosos que invitan a continuar, casi como esa puerta entreabierta de una casa abandonada que hace que la curiosidad gane a prudencia e invita a ver lo que hay más allá... en este caso será averiguar qué se esconde más allá del río, en el bosque, donde también se encontraba la antigua mansión de la plantación de Saboyard. 

Sin ser innovador en el género ni mucho menos, Buehlman consigue hacer la historia interesante hasta el final y nos recuerda que hay que tener cuidado con lo que se desea si se quiere aterrizar con buen pie al final.A un precio aceptable, puede ser una interesante lectura superado ya todo el fenómeno Dan Brown del pasado mes de mayo, salvando las distancias del género literario claro está.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada