jueves, 20 de junio de 2013

Joyland, Misterio según Stephen King

Esta primavera ha dado de sí bastantes novedades jugosas, entre las que destaca sin duda la publicación de dos libros de Stephen King, el rey del género de terror: Joyland (publicado durante el presente mes de junio) y Dr. Sleep (previsto para finales de año). Esto unido a la confirmación de que se realizará la serie sobre La Cúpula, hace del presente 2013 un año feliz para los amantes de la obra de este escritor consagrado. Otra peculiaridad de este prolífico escritor es que comienza a demostrar cada vez con más fuerza que no solo se ciñe a la literatura de terror que le ha hecho famoso con obras como El Resplandor, Carrie o It, sino que su creatividad se está expandiendo en otras direcciones abarcando más géneros dentro de sus novelas. Primero fue con Los Ojos del Dragón y la saga La Torre Oscura, pero después hay otras como la relativamente reciente 22/11/63 y ahora Joyland que le desmarcan definitivamente del terror en el que normalmente se siente cómodo. ¿Qué tal en esta ocasión? Lo veremos en los siguientes párrafos.



Joyland es una de esas novelas cortas que no por tener menos páginas posee menos trabajo y mimo que sus hermanas mayores. Ha sido publicada en castellano por Random House Mondadori con un total de 299 páginas numeradas en tapa dura con sobrecubierta, estando presente la misma ilustración en ambas, aunque sin el relieve en las letras que presenta la sobrecubierta de plástico que acompañan una imagen muy ilustrativa del lugar donde se desarrolla en gran parte la historia que guarda en su interior. Se trata de un formato nada usual en una novela de esta longitud y de agradecer a la editorial el esfuerzo ya que permite una mayor perdurabilidad del libro. 

Dudosamente situado en la sección de Terror por la propia Random (obviamente influenciados por el género que normalmente trata el autor), Joyland se presenta más como una novela policíaca y de misterio en la estela de Colorado Kid, que de hecho es evocada por las referencias a Heaven, la localidad en la que se desarrolla esta historia y donde está situado el parque de atracciones cuyo nombre da título a la novela. Devin Jones, un joven estudiante universitario, marcha a Joyland en un momento personal delicado de su vida con el fin de sacar un dinero trabajando para cubrir sus gastos de estudios y a la vez cambiar de aires. Aunque al principio no está seguro de si aquello le irá bien, la aventura resulta un éxito y no solo consigue la remuneración esperada por su trabajo sino que también gana nuevos y buenos amigos en las figuras de Tom y Erin, así como varios de los feriantes ya habituales en el recinto del parque de atracciones local de Joyland.. Sin embargo todo lugar tiene su cara sombría y en este caso un asesinato en la Casa Embrujada se convirtió en un misterio que acosaría a Devin durante toda su estancia y se esforzará en esclarecer pese a que ya ha pasado el tiempo sin que se haya resuelto quién fue el responsable de aquello.. Pero no solo de resolver un asesinato trata este libro. También se puede apreciar aquí una reflexión sobre la vida, la muerte y la madurez, el paso del tiempo inmisericorde para todos y la moraleja de que hay que saber vivir la vida lo mejor posible pues solo tenemos una antes de que llegue la hora de marcharse. Esta temática es algo que se descubre en las relaciones del personaje con otros secundarios como Erin, Tom y la propia difunta, o el pequeño que juega en la playa con su perro, su madre y una cometa, un elenco de personajes secundarios que acompañan perfectamente al protagonista y se acoplan bien a su papel en la novela, de forma muy correcta y sin fisuras.

El relato, como bien se cita en la contraportada, podría resumirse en "es un libro impresionante, bello, desgarrador. Tiene misterio, tiene atracciones; es una historia sobre madurar y hacerse mayor, y sobre aquellos que no pueden hacer ninguna de las dos cosas porque la muerte viene a por ellos antes de hora."

Después de haber leído bastante a Stephen King, debo decir que este libro me ha gustado mucho. Aunque no es la historia de terror que podía esperar, la temática y la forma de tratarla hacen que sea bonito de leer durante toda su extensión y siguiendo su ritmo tranquilo pero sin parones. Por lo bueno de su edición, lo ajustado de su precio y curioso de su propuesta, queda como una interesante adquisición para quien quiera ver la evolución de King como escritor, que parece haber ido acercándose a otros temas manteniendo su toque mágico de siempre, alejándose de las almas atormentadas y desequilibradas que poblaban sus primeros libros y, aparentemente, tomando consciencia de otros temas de los que puede hablar por sus propias vivencias con la misma pasión con la que alentaba el miedo en el corazón de sus lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario