jueves, 6 de junio de 2013

El Trono Blanco, Harry Dresden suma y sigue

Noveno libro y novena aventura de Harry Dresden, penúltima publicada en castellano hasta la fecha pero no precisamente de las últimas que veremos del excéntrico mago y de sus aventuras por la sobrenatural y peculiar Chicago en la que vive. Veamos qué nos tiene reservado en esta ocasión.


Este libro nuevamente ha sido publicado por La Factoría de Ideas, concretamente en septiembre de 2012 y cuenta con un total de 352 páginas. Está editado en rústica y mantiene la línea estética en su portada de los anteriores, esto es, con el mago protagonista como eje de la ilustración, siempre jugando con tonalidades oscuras y jugando con elementos como la niebla para definir el entorno en el que se mueve durante sus andanzas.


La guerra con los vampiros continúa y Dresden está sufriendo lo indecible viendo morir a gente y mermar  las fuerzas de los magos en el litigio. A la vez tiene que lidiar con su aprendiz, la joven Molly, que posee gran potencial pero todavía no la experiencia que le permita usar su poder de forma responsable... y como no podía ser de otro modo va a volver a verse envuelto en problemas. En esta ocasión todo comienza con unos suicidios de mujeres, aparentemente aleatorios, pero que pronto se revelan como pertenecientes al colectivo de personas con poder pero no lo suficientemente talentosas como para pertenecer al Consejo o suponer algún tipo de amenaza para los demás o para sí mismos. Estos supuestos suicidios podían haber quedado sin investigar de no ser porque en uno de ellos Harry encuentra lo que parece un mensaje expresamente dirigido a él, lo cual le hace decidir ocuparse del caso sin mayor dilación.

La trama es compleja, al principio parece no tener ni pies ni cabeza y la cosa se complica cuando Thomas parece estar implicado en todo el asunto a un nivel que el mago no es capaz de entender. Dispuesto a no creer en la culpabilidad de Thomas, Harry debe indagar en un plan retorcido que le llevará a una lucha de poderes dentro de la propia Corte Blanca de vampiros y lidiar con fuerzas más poderosas incluso que él. En el momento que todo parece ir peor, deberá aliarse con sus antiguos camaradas de armas y a la vez con sus potenciales enemigos para conjurar un mal incluso peor de lo que parecía posible a la vez que debe resistir a la tentación para no convertirse en alguien que no desea ser.

En general sigue la misma línea de los libros anteriores, incluso puede decirse que Butcher levanta un poco el pie del acelerador que tenía pulsado en la entrega anterior para regresar a una aventura más típicamente de un solo libro, sin tocar la metatrama. Mantiene el ritmo desenfadado y la tónica dominante en entregas anteriores pero le falta profundidad, no destacando ningún secundario salvo tal vez la sorprendente Lasciel. Parece más bien un pequeño descanso antes de entrar en una nueva perspectiva con Un Pequeño Favor, la décima entrega de la saga que esperemos vuelva a recuperar la metatrama y nos devuelva a lo que Butcher nos tiene acostumbrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario