jueves, 9 de mayo de 2013

Nunca me Aprendí la Lista de los Reyes Godos

Normalmente cuando alguien se acerca a un manual de Historia lo hace a una monografía de algún tipo. Hay algunas "almas caritativas" que hacen obras más divulgativas, pero son pocas y sobre temas puntuales y concretos como puede ser el manual sobre caballería que ya comenté en una reseña anterior. En esta ocasión se nos presenta un libro que intenta ser una recopilación de cantidad de anécdotas que no suelen contarse, por desgracia, en las clases de historia del instituto.



Bajo el curioso título de Nunca me aprendí la lista de los reyes godos, la editorial Oberon presenta un curioso título de edición en rústica y 368 páginas de extensión cuya portada no por ser más sencilla es más llamativa. El interior está dividido en partes según el momento histórico, comenzando por la edad antigua para terminar en la contemporánea. También hay dos curiosos capítulos, uno dedicado temáticamente a la economía y otro a las anécdotas protagonizadas por animales. Para terminar, una bibliografía bastante extensa que da la oportunidad al interesado de seguir profundizando más en los temas tratados o encontrar algunos nuevos.

Las anécdotas son de todo tipo, desde las más divertidas hasta las más curiosas como la cantidad de asesinatos entre los mismos reyes godos que dan título al libro, las heroicidades de algunos animales durante la guerra, las desventuras de Napoleón, engaños hechos a los nazis o de los nazis a otros, la verdad sobre los 300 hechos famosos por la película homónima, cómo un rey nórdico conquistó una ciudad con ayuda de unos pájaros o la humillación de Numancia a los romanos por poner algunos ejemplos. Son todos anécdotas cortas, de una extensión de una o dos páginas por norma, rápidas de leer y que nos demuestran que la Historia no es tan aburrida como cuando se nos enseña en las clases.

Viendo este libro es cuando uno piensa si realmente es necesario hacer de la explicación didáctica una sucesión constante de fechas y nombres que aprender de memoria, aderezados con pizcas de economía y organización social de la época. Posiblemente de incluir en las clases alguna de estas pequeñas anécdotas, a los alumnos se les haría más ameno y divertido el estudio de esta asignatura e incluso que más de uno acabase estudiando sus entresijos, ya no solo por querer encarnar al intrépido Indiana Jones o a la glamourosa Lara Croft, sino por darse cuenta que la Historia no solo son Hechos con mayúscula sino también un cúmulo de pequeñas historias y sucesos que le dan vida y color, aunque por desgracia en la mayoría de los casos pasen tan desapercibidos. El libro es una buena compra para todo aquel que sienta curiosidad, pues su precio es muy asequible y contiene gran cantidad de horas de lectura.

Como curiosidad, algo que no puedo dejar de comentar es que el germen de este libro se puede encontrar en el blog Historias de la Historia, cuyo enlace dejo aquí por si alguien quiere leer más anécdotas sobre el tema. Y recordad, es bueno leer cosas sobre Historia para no volver a tropezar dos veces con la misma piedra... o tres, o cuatro... aunque algunas veces sea difícil por el tono académico con el que nos la quieren presentar, de vez en cuando libros como este hacen que cualquiera se anime a ello.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu reseña.
    Por cierto, la semana pasada salió mi segundo libro "De lo humano y lo divino"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por comentar en este pequeño y humilde blog. Habrá que leer ese "De lo humano y lo divino", apuntado queda en la wishlist :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar