jueves, 23 de mayo de 2013

Inferno, nuevo desafío para Robert Langdon

Este mes la cosa va de novedades, o al menos para mi pequeña biblioteca lectora, después de meses de sequía. Hay que aprovechar bien antes de la sequía veraniega en la que autores y editoriales estarán de vacaciones y habrá que esperar a septiembre para ver más novedades de interés. Esta vez echamos un vistazo al que está llamado a convertirse en uno de los bestsellers del año porque el señor Brown es un escritor que causa controversias pero también mucho interés en la comunidad lectora.

Procede de Wikipedia
El señor Dan Brown, nacido en Exeter en 1964, estudió música e Historia del Arte. Primeramente se dedicaría al mundo de la música y daría clases de inglés y español. El giro de su carrera hacia el mundo de la escritura se produjo después de una visita a Tahití donde un cúmulo de casualidades puso en su camino una novela que le inspiró para escribir La Fortaleza Digital (1998), que no fue precisamente un bestseller pero se vendió con relativo éxito. Después sería Ángeles y Demonios (2000) la que vería la luz, la primera novela en la que aparece Robert Langdon, el célebre experto en simbología, que se cruza en el camino de los Illuminati. La tercera obra sería Conspiración (2001) y en 2003 vería la luz su gran superventas, El Código Da Vinci, que le catapultaría definitivamente a la fama y haría que tras esta el resto de sus novelas fueran traducidas y vendidas en otros países. Después del Código Da Vinci, las peripecias de Robert Langdon seguirían en El Símbolo Perdido (2009) y recientemente en Inferno (2013). Admirado y criticado a partes iguales, lo que no se puede negar es que sus obras han atrapado a muchísima gente entre sus páginas y que dos de ellas, Ángeles y Demonios y El Código Da Vinci, han sido llevadas ya a la gran pantalla.


Publicado de nuevo por la editorial Planeta, tiene un total de 640 páginas numeradas y encuadernación en rústica con solapas con una instantánea a color de una de las ciudades que se dan cita en esta nueva peripecia del conocido Robert Langdon. Su ficha completa está en este enlace.


La historia en este caso cambia en su inicio, presentando la trama ya iniciada y a un Robert desmemoriado y confuso que debe reconstruir sus últimas cuarenta y ocho horas contrarreloj y acometer la tarea que le ha llevado desde su América natal a las calles de la hermosa y turística Florencia. En su periplo estará ayudado por una joven e inteligente Sienna Brooks, que trabaja ejerciendo como médico en el hospital en el que se encontraba Robert cuando despierta de la inconsciencia. Juntos deberán intentar resolver el enigma y eludir la persecución de un implacable grupo atravesando varias de las ciudades más emblemáticas de Italia teniendo como guía citas e imágenes de una de las grandes obras obras de la literatura medieval: El Infierno de Dante. ¿Cómo están relacionados el texto del conocido escritor y la ciencia más avanzada? El mundo se enfrenta a un cambio imposible de prever en un muy corto lapso de tiempo.

Es difícil desgranar mucho más sin desvelar más de la cuenta, pero se puede clasificar como una obra que sigue el mismo esquema de sus predecesoras, las otras protagonizadas por el mismo personaje. Sigue un ritmo rápido, sin pausa, durante todo el libro. Esto hace que pese a su longitud sea relativamente rápido de leer, aunque hay que reconocer que en algunos puntos se alarga innecesariamente el camino, con tan solo lo que parece el intento por pasar por una serie de lugares decididos por el autor (ya, todo está decidido por el autor, pero en este caso quiero decir que la elección parece un tanto artificial), afanándose por hablar de un buen puñado de lugares emblemáticos. Como en los anteriores casos, todo gira en torno a una teoría conspiratoria aunque en este caso sea de corte científico en lugar de ideológico como ya lo fuera la controvertida historia del Código Da Vinci. Los paralelismos a veces no son tan obvios, pero todo cumple bien su papel a la hora de avanzar en la historia. Los personajes son un tanto estereotipados, con un propósito y sin ahondar especialmente en ninguno de ellos sino que todo gira por y para el argumento. Este último es el plato fuerte de Inferno, lo que justifica y minimiza todas las otras carencias que pueda llegar a tener.

Se trata, como en las otras novelas de Brown, de historias de thriller y misterio, interesantes y adictivas pero que no buscan convertirse en la obra cumbre de la literatura sino que se centran en algo más sencillo pero igualmente honesto que es entretener e interesar al lector... y cumple perfectamente con su propósito. Si alguien busca algo más, Inferno no es el libro que busca. Si lo que se quiere es pasar un ameno rato de lectura y vibrar con enigmas misteriosos que devienen de edificios y obras antiguas de confusa interpretación, sin duda es una lectura imprescindible como lo fueron sus precedentes. Feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada