jueves, 30 de mayo de 2013

En Llamas, Continúan los Juegos del Hambre

Desde abril del pasado año tenía parada la lectura de esta curiosa trilogía de novela juvenil que tanto calado tuvo, especialmente tras el rodaje de la película ambientada en el primer libro Los Juegos del Hambre. Publicado en castellano en 2010 pero reeditado en el 2012 con nueva portada con motivo precisamente de su relanzamiento tras la película, la segunda parte de esta trilogía, titulada En Llamas, es protagonista de la reseña de hoy.



Esta es la portada de la edición más reciente En Llamas. Pajarito anaranjado sobre fondo negro, igual que en el anterior era amarillo, vamos a tener al sinsajo en todas las poses gracias a los libros que publica la editorial Molino en rústica y con 416 páginas de contenido.

La historia retoma justo donde lo deja la entrega anterior. Katniss y Peeta son los triunfadores de Los Juegos del Hambre y ante ellos parece extenderse un futuro cargado de promesas ahora que estarán exentos de volver a la criba para participar en futuras ediciones y contarán con dinero y comodidades propias de su nueva condición de ganadores, algo que también les permitirá ayudar a sus familias y amigos cercanos. Tras las ceremonias de celebración, los flamantes ganadores regresan a casa, donde intentan retomar su vida cotidiana, pero pronto ambos comprenderán que todo ha cambiado. Las bayas de Katniss han sido algo más que una forma de que ambos salvaran la vida y se han convertido en un símbolo de rebeldía contra la opresión del Capitolio y aunque estos intenten mantener en secreto lo que está ocurriendo acaba por convertirse en un secreto a voces. Además se da la situación de que los siguientes Juegos conmemoran el aniversario del Vasallaje de los Veinticinco, motivo por el que el cual el presidente Snow prepara unos Juegos especiales... que llevarán de vuelta a ganadores de anteriores ediciones como si de un macabro recordatorio de que nadie está a salvo se tratara. Sin embargo hay más aquí de lo que parece y los Juegos tendrán un final que puede considerarse de muchas maneras pero jamás como "normal".

Y es que En Llamas tiene menos de descripción de lo que ocurre durante los juegos, al contrario de su predecesor, presentando el evento como algo que tiene que ocurrir previo a otra cosa posterior que aparentemente se desarrollará en la siguiente entrega. La rebelión está aquí, no se puede ignorar y ha acabado por brotar con fuerza pese a los intentos del presidente por ahogarla. Esta situación se extiende por los distritos como si fuera un fuego voraz en el bosque y llega a los Juegos cuyo final no es sino el inicio de una nueva situación, ya que el libro no termina la trama sino que queda a medias, esperando su desarrollo y conclusión en la tercera parte. De hecho el desarrollo es lento, centrándose más en la psicología de los personajes, especialmente los dos protagonistas y también de forma sorprendente en Haymitch, a quien en la anterior entrega nada más se le esbozaba como alguien con no demasiada personalidad. Por supuesto el conflicto de afectos de Katniss entre Peeta y Gale está servido y la elección sigue sin estar clara, como es de esperar en un libro de este tipo.

La historia no está mal, sigue siendo un relato de aventuras fácil de leer, sin demasiada profundidad en cuanto a trama salvo al final, cuando al fin la escritora revela lo que hay tras el telón. Es por eso que este En Llamas más parezca una novela puente o una introducción a la historia de verdad, que se narrará en Sinsajo, más que una historia autoconclusiva como lo fue Los Juegos del Hambre. Habrá que ver, para valorar bien y en su totalidad la historia, qué tiene que contarnos esa tercera historia de la trilogía pero por ahora debo decir que En Llamas me resulta la novela más floja de las dos que llevo leídas, aunque no deja de tener su interés y gustará a todos los que ya leyeron y les agradó Los Juegos del Hambre. 

Próximamente tercera entrega ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada