jueves, 25 de abril de 2013

Culpable, tras los pasos de Harry Dresden

Tras un mes de descanso, de nuevo vuelvo sobre la saga de Harry Dresden, concretamente para traer una reseña del antepenúltimo libro publicado en castellano (tras la reciente salida del décimo en nuestro país). El señor Butcher no se toma nunca un descanso? ¿Harry nunca podrá dormir una noche seguida? Mismo rostro, nuevos retos y una considerable dosis de aventuras y humor ácido de nuevo de la mano todo en una misma novela.



Nueva entrega de la saga en formato rústica con solapas de la mano de La Factoría de Ideas y 352 páginas numeradas. Portada más luminosa que en otras ocasiones aunque el entorno en el que está la figura del mago no sea demasiado elocuente sobre el contenido que aguarda al lector.

En esta ocasión Dresden, convertido ya en un miembro de los Centinelas, se ve envuelto en un grave problema cuando una de las hijas de su amigo Michael le pide ayuda para su novio. Tras estos hechos se esconde una fuerza oscura que está aprovechando una convención de amantes del género de terror para convertir este sentimiento en una fuerza capaz de destruirlo todo. Por sus amigos, Harry es capaz de darlo todo y esto le llevará al corazón de la tierra misma de la Corte de Invierno junto a sus leales amigos y su hermano Thomas en una lucha épica como pocas haya tenido que librar hasta la fecha. Como punto de interés, decir que la trama no termina aquí, sino que va a añadir nuevas pinceladas sobre las entregas venideras tales como un nuevo personaje que abandona su papel de secundario para adoptar más protagonismo (y hasta aquí puedo leer) como nuevas dudas sobre el devenir de Dresden y su mundo, la lucha contra la Corte Roja o quién maneja en realidad los hilos de lo que está ocurriendo. Esto aporta un nuevo interés a la historia en general, que se va resintiendo ante la constante repetición de la mecánica de "aventura por libro" que es la tónica general y vuelve a incidir en una metatrama con muchos interrogantes y pocas respuestas.

De nuevo dar un toque de atención respecto a los personajes que acompañan al protagonista y que siguen sufriendo su propia evolución personal. Desde un Thomas que parece dispuesto a emanciparse sin dejar de vigilar los pasos de Dresden; Murphy en su papel de amiga leal y gran policía; hasta Charity, aparentemente tan hostil al protagonista y que por fin revela sus auténticas razones para tratarle con tanta frialdad... sin olvidarnos de Bob, que pondrá su granito de arena en el caso que se desarrolla a lo largo y ancho de las páginas que componen "Culpable".

Nueva aventura que encantará a los fans del señor Dresden y cansará un poco a los que busquen algo más que una trama que ocupa tan solo un libro, no porque sea mala sino porque es ya el octavo libro y las sagas largas en ocasiones se hacen algo monótonas. Por suerte cuenta con el aliciente al final, la zanahoria que nos lanza el autor, de que sí hay trama general y que sigue su curso, un detalle que se agradece y de nuevo anima a seguir leyendo la siguiente entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario