jueves, 28 de marzo de 2013

Panteón, de los Caminantes al espacio exterior

Bueno pues llegó la hora, en plena Semana Santa, de olvidar la lluvia que amenaza a todas las procesiones y los incombustibles nazarenos para pasar a otro tema bastante diferente. Seguro que muchos que leen estas líneas recuerdan la película de Prometheus o la mítica saga Star Wars, por poner dos ejemplos. También es bastante probable que de esos que las han visto, a la mayoría les gustasen ambas. Entonces no sé si esperaréis mucho para haceros con esta genial novela ganadora del Premio Minotauro 2013 pues en ella hay ecos... muy muy lejanos.


El señor Carlos Sisí, a quien tuve el placer de conocer recientemente cuando vino a presentar su libro por estos lares, nació en Madrid en 1971 pero actualmente vive en Calahonda (Málaga), donde aparte de dirigir  una revista, trabaja en una empresa de diseño y soluciones por internet y aun así saca tiempo para escribir. En 2009 se publicó su novela de Los Caminantes, que obtuvo gran éxito entre los lectores aficionados a las novelas de la naciente moda zombie y prosiguió con dos entregas más, publicadas en 2010 (Necrópolis) y en 2011 (Hades Nebula). Con esta carta de presentación no sería raro que posteriormente una editorial mayor que la que hasta entonces publicaba sus obras se interesase por contar con su pluma para nuevas publicaciones y finalmente nuestro autor recaló en la editorial Minotauro donde publicó La Hora del Mar y Edén Interrumpido (ambas 2012), en las que ya se comenzaba a apreciar el interés del autor por tocar otros temas que no fueran específicamente zombies. En el presente 2013, ha presentado su última creación que se aleja mucho de lo que hasta entonces le ha hecho conocido, pasando al género ciencia ficción con Panteón, que además ha ganado el premio Minotauro 2013. Con esta carta de presentación será mejor que entremos en materia.


Panteón es una publicación de la editorial Minotauro, como se ha dicho más arriba, en tapa dura con sobrecubierta y un total de 356 páginas numeradas. Su portada es de todo menos anodina y la elección de colores e imágenes hace imposible pasarlo por alto. Al contrario que en otros libros, en este caso la portada va referida a algo dentro de la historia. La edición está muy cuidada, es robusta y compacta, dando la sensación de durabilidad tras múltiples relecturas.


Entrando en lo que es la trama, Panteón nos presenta la historia de dos chatarreros espaciales, Ferdinand y Malhereux, que se encuentran en un planeta lejano de los sistemas más conocidos buscando más material que vender para ganarse la vida cuando se ven envueltos en un conflicto militar que a punto está de acabar con sus vidas. El intento desesperado por sobrevivir, les conduce a la verdadera razón de lo que pasa en el exterior, viéndose involucrados en algo mucho más mortífero y peligroso de lo que jamás hubieran imaginado, eco de los tiempos en que los humanos vivían en la Tierra antes del éxodo y la colonización de nuevos mundos, un secreto que se hace letalmente público y que debe ser contenido antes de que suponga la mayor amenaza jamás conocida.

Con esta trepidante premisa, el lector se encuentra con una historia que no decae y que intercala momentos de acción con otros de investigación que pueden llegar a convertirse en espeluznantes dada la naturaleza del lugar en el que ambos protagonistas han recalado. Para completar el elenco que rodea a esta pareja de amigos, que enarbolan constantemente el valor del compañerismo, se encuentra una inesperada aliada en la forma de una Controladora llamada Maralda Tardes, que es enviada para investigar lo que ocurre; y el villano principal de la trama, el biónico Jebediah, Gran Bardok de los sarlab (un grupo mercenario) que recuerda en algunos aspectos a uno de los malvados más carismáticos de todos los tiempos: Darth Vader. En muchos momentos la estética del lugar en el que se desarrolla gran parte de la historia no deja de recordarme a las vistas en Prometheus, así como algunos otros pequeños guiños que hay en la historia. Como único punto negativo, el final parece demasiado rápido en comparación a como se han ido desarrollando los acontecimientos. La solución parece demasiado "sencilla", después de lo vivido anteriormente aunque perfectamente correcta.

Mezcla de temática de terror espacial tipo Alien y space opera, deja buen sabor de boca este Panteón, con una duración justa para no ser un libro pesado de leer, una trama acabada pero con la posibilidad de escribir nuevas aventuras sobre este mundo recién descubierto y la demostración de que Carlos Sisí puede ser tan versátil como se lo proponga y no solo ser conocido como escritor de temática zombie. Ya me dio buenas vibraciones cuando leí las primeras sinopsis antes de que se publicara, antes de conocer al autor o haber leído nada suyo también (esta es la primera novela suya que llega a mis manos) y puedo decir que me parece una interesante elección de lectura, tanto por su lectura como su precio ajustado (importante en estos tiempos que estamos atravesando). Sinceramente, señor Sisí, estoy esperando la próxima entrega así que supongo que pronto caerán en mis manos sus otras novelas, aunque creo que una buena idea sería que las publicaran en el formato ómnibus que parece ser uno de los que más baraja ahora esta editorial y permitiría a todos los que estemos ahora acercándonos a sus libros obtener la saga entera en un solo libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario