jueves, 10 de enero de 2013

Derecho de Sangre, un nuevo caso para Harry Dresden

Con el año casi recién estrenado, sigo haciendo un repaso por todas las historias publicadas hasta la fecha de uno de los magos más famosos de la Literatura Fantástica con permiso de Gandalf, por supuesto. De nuevo volvemos a pasear por un Chicago moderno pero a la vez diferente, poblado no solo por mortales, sino también por vampiros y otros seres sobrenaturales, un mundo por el que camina un personaje único llamado Harry Dresden.


Derecho de Sangre, que tiene más sentido con su título en inglés "Blood Rites", fue publicado en 2004 en inglés y en 2010 en castellano de nuevo por La Factoría de Ideas. Mantiene su formato en rústica con solapas y en la portada una nueva imagen de nuestro intrépido protagonista en el gótico escenario que es la mansión que aparece durante la historia. Como siempre, se repiten los alegatos a la calidad del autor y la obra ya vistos en anteriores entregas. Cuenta con un total de 352 páginas numeradas.


La historia sigue más o menos como acabó en la anterior novela, con un Harry Dresden como epicentro de una guerra mortal entre magos y vampiros causada por cierto incidente del pasado en el que el protagonista habrá de hacer frente a un nuevo encargo procedente esta vez de un viejo conocido, Thomas, vampiro de la Corte Blanca y antiguo aliado del mago en los incidentes ocurridos en la mansión de Bianca. Harry tendrá que investigar unos extraños accidentes que bien parecen fruto de un mal de ojo particularmente virulento y que afectan a varios trabajadores de una película porno que se está rodando actualmente. A la par debe lidiar con el retorno de uno de sus némesis, la vampira Mavra de la Corte Negra, que trata por todos los medios de acabar con la vida del mago.

Como suele hacer en todas sus novelas, Butcher no solo se limita a contar la historia, sino que va revelando poco a poco información sobre el mundo que rodea a su protagonista. Si antaño diera información sobre la Corte Roja o su organización, aprovechando la aparición del duque Ortega, en este se ocupará de internarse en la Corte Blanca, diferente en muchos sentidos a la anterior pero con la que comparte las similitudes lógicas de ser seres pertenecientes a una misma raza común pero con diferencias. También reaparece el infame Kinkaid, el mercenario que acompañaba a Archivo en la anterior entrega y que esta vez cobra más protagonismo (creo que muchos esperamos verlo más adelante de nuevo) y se convierte junto con Murphy en aliado fundamental de Dresden en su lucha contra la Corte Negra. El tercer aliado de Dresden será su antiguo mentor, Ebenezar, que apareció fugazmente en anteriores entregas y siempre solo mencionado o como figura más bien decorativa y que esta vez no solo tomará un papel más activo sino que será responsable de revelar al mago de una vez ciertas verdades sobre sí mismo, su relación real y la historia de su madre, que será otro elemento que haga temblar los pilares de estabilidad de Harry.

La metatrama sigue avanzando... con las revelaciones sobre el pasado de Dresden y su madre, así como las implicaciones que esto tendrá en el futuro. Sin llegar a ser ese punto de inflexión definitivo, en esta novela ya se da un toque de atención importante e interesante que hace más apetecible su lectura a todos los fans de la saga, quién sabe si precediendo a un más que posible crescendo en los acontecimientos que están haciéndose tambalear a todo el mundo mágico. Nuevo episodio por tanto de la saga Dresden que mantiene su buen hacer a la hora de su traducción al castellano con esa jerga callejera característica bien llevada, que deja muy buen sabor de boca y ganas de saber qué pasará, cambiando de ritmo al acelerar varios grados hacia un desenlace que cada vez promete más a golpe de magia y bastón.


2 comentarios:

  1. ¿Hay un serie de Tv sobre estos libros?. Es que he visto por ahí una serie que se llama Dresden Files y me ha resurtado familiar.

    ResponderEliminar
  2. Sí, llegaron a hacer una serie pero no sigue la historia de las novelas. Una pena que solo fuera una temporada, pero al menos es algo.

    Gracias por comentar :)

    ResponderEliminar