jueves, 6 de diciembre de 2012

La Noche en Que Frankenstein Leyó el Quijote

Allá por el mes de julio andaba yo revisando la página web de una librería con curiosidad por los lanzamientos que vendrían a partir de septiembre, pues ya se sabe que agosto es mes de vacaciones y de planificar la campaña otoñal e invernal, un mes en el que no se suele publicar apenas nada importante... Mientras pasaba página tras página un título llamó poderosamente mi atención pues no se parecía a nada que hubiera visto antes. ¿La noche en que Frankenstein leyó el Quijote? ¿Y encima de Santiago Posteguillo? La curiosidad es muy mala y desde entonces he estado esperando pacientemente a que cayera en mis manos y así fue, por lo que ahora una vez leído, paso a comentar tan curioso título.


Muchos se preguntarán qué esconde un nombre tan poco convencional, pero también la portada resulta tremendamente original. Efectivamente ahí está nuestro Frankenstein leyendo el Quijote bien acomodado en un sofá y con una chimenea encendida de fondo... empezamos bien, dan ganas de ponerse a leer nada más verlo. Como subtítulo, y ya aclarando exactamente lo que vamos a encontrar entre sus páginas, aparece la frase: "La vida secreta de los libros". Bien, entonces condensado en una única imagen tenemos una portada de excelente acabado en rústica con solapas que contiene una la aclaración concisa de lo que el lector podrá encontrar en sus 24 relatos cortos y un total de 240 páginas numeradas.


Y es que una vez abierto es imposible dejar de leerlo. El secreto son sus 24 capítulos, pequeños relatos que tratan sobre curiosidades de la historia de la literatura, anécdotas más o menos conocidas que harán las delicias de cualquier aficionado a la lectura, contadas de forma amena por Posteguillo. Se estructuran de forma similar, salvo casos aislados. En primer lugar se hace una pequeña recreación de la anécdota y después se explica claramente. No se trata precisamente de personajes poco conocidos sino que grandes como Julio Verne, Kafka, Tolkien o J. K. Rowling aparecen en ellas. Una de las más curiosas es la que trata sobre Zenodoto, esa sí que no la sabía y me ha gustado conocerla.

Cada capítulo tiene una pequeña ilustración con el título, lo cual embellece el formato. La letra es bastante grande, por lo que no hay excusa de no ver bien el texto para poder leerlo, como pasa con otras publicaciones. Pensada para jóvenes y mayores, el lenguaje es claro y conciso, adecuado y lejos del erudito académico que sin duda el autor también conoce pero prefiere no emplear. Lo conciso de cada uno de los casos hace que el lector no se canse y pase de uno a otro sin esfuerzo, con la curiosidad de saber qué será lo siguiente. En estos momentos es en los que pienso que este señor debe tener un buen aforo en sus clases. Como explique de la misma forma las materias que estos casos y las historias de sus personajes de novela histórica, debe ser increíble estar allí presente. De hecho escucharle en sus presentaciones nunca se puede considerar un tiempo perdido, dado lo ameno de sus explicaciones y la exposición ordenada de toda la charla.

Este es, por tanto, un libro interesante para cualquier lector sin importar edad o veteranía en esto de degustar libros. El único "pero" que se le podría poner, porque realmente me ha sido imposible encontrarle alguna otra, es su precio que puede parecer elevado a algunos debido a que no es muy largo, su formato de letra grande y su disposición. Sin embargo, si alguien no sabe todavía qué escribir en su carta a los Reyes de Oriente, siempre puede incluir un libro que le hará disfrutar de interesantes historias con que amenizar sus tardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada