jueves, 8 de noviembre de 2012

El Caballero, cuarta entrega de la saga Harry Dresden

Regresando a las reseñas de esta gran saga, que ya ha superado ampliamente la decena de entregas en su Estados Unidos natal, en esta ocasión la reseña hecha un vistazo a la que es la cuarta aventura del excéntrico mago, ya conocido por todos los que suelen pasar por estos lares, llamado Harry Dresden.


Esta cuarta entrega de uno de los magos más famosos del Mundo, otro Harry de apellido Potter ostenta con más holgura este título, se publicó en castellano en junio de 2009 de la mano de Factoría de Ideas usando el mismo formato en rústica con solapas de sus predecesores y un total de 352 páginas numeradas. En cuanto a diseño, mantiene las líneas en tonos azules y oscurantistas de sus predecesores con imagen del propio protagonista, esta vez visto desde un plano más cercano a los anteriores, y con los fragmentos de críticas y opiniones que tanto desdeño en las publicaciones pero que supongo que se insertan en la propia portada para atraer más a los lectores, textos como: " La saga que ha inspirado la serie Dresden, producida por Nicholas Cage" que bien podrían haber figurado en la parte posterior, con lo que permitiría mejor visionado de la portada e igualmente cumpliría su papel informativo porque los lectores también suelen buscar la sinopsis en la parte trasera del libro para ver si les será interesante o no su adquisición.


En cualquier caso, entrando en materia, nos encontramos un Dresden que pasa por un bache en su vida. Su novia se ha marchado, lleva mucho tiempo sin trabajar, apenas cuida de sí mismo y mucho menos de pagar el alquiler o prestar atención a su entorno más inmediato. En esta tesitura hace su aparición la reina Mab, una de las reinas sidhe de la Corte de Invierno, que hace una oferta al mago que no puede rechazar si quiere alguna vez saldar completamente su deuda con el mundo de las hadas y comenzar al menos en ese aspecto un nuevo cambio en su vida. Es el momento de acabar con una existencia que se hunde y remontar... o caer para siempre, ya sea a manos de sus enemigos o de las sospechas del Consejo Blanco, que sigue vigilándole con lupa.

En este libro se aprovecha para entrar a fondo en el mundo de los sidhe, explicando ahora con todo lujo de detalles su composición, su orden interno y sus juegos de poder, tan distintos de lo que puede ser considerado "normal" en el mundo mortal. Harry se verá arrastrado a esta lucha de poderes y tendrá que hilar fino para descubrir quién ha asesinado al Caballero del Verano para poder limpiar el nombre de la reina Mab y su corte, mientras esquiva los intentos de asesinarle por parte de sus enemigos de la Corte Roja... todo un reto al que debe hacer frente el mago, pero no estará solo. Contará con la ayuda de sus amigos, preocupados por sacarle de su estado autodestructivo y ayudarle a recuperar la fe y la esperanza. También podremos ver algunos episodios del pasado de Harry, que se van desvelando con cuentagotas a lo largo de las entregas anteriores y en esta continúan, hablando sobre algunos personajes de su pasado aunque manteniendo todavía la incógnita en algunos temas.

De nuevo se recurre a un estilo de lenguaje coloquial y directo, cargado de expresiones hechas bastante bien llevadas que hacen de esta lectura ágil y amena. Además comienza a atisbarse cierta continuidad en las trama al fin, algo que se echaba de menos en los libros anteriores. De nuevo, se convierte en una aventura divertida y entretenida, sencilla en su concepción y a la vez adictiva que gustará a todos aquellos que quieran disfrutar de unas horas mágicas pegadas a las páginas de un libro. Harry Dresden continúa en su línea, esperemos que por mucho tiempo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario