jueves, 18 de octubre de 2012

El Monstruo de Florencia, crónica de un caso único

En no muchas ocasiones se puede disfrutar de una novela basada en hechos reales, pero muchas menos en las que los hechos estén narrados por sus protagonistas y de una forma bastante clara intentando dar hechos, opiniones y todo tipo de datos. Uno de esos casos, relativamente reciente en su publicación, trata sobre un caso que conmocionó a todo un país y que acabó por salir de sus fronteras y convertirse en un incidente que llegó a cuestionar la libertad de expresión de la prensa aparte de seguir siendo uno de esos casos sin resolver que pasará a la posteridad al nivel de los crímenes de Jack el Destripador. Se trata de los crímenes del Monstruo de Florencia.

Imagen procedente de Compartelibros
Los coautores de esta obra son Douglas Preston, reconocido autor norteamericano nacido en Cambrigde (Massachussets) en 1956, ha trabajado en la Universidad de Princetown y escrito artículos para The New Yorker sobre temas científicos. Junto a Licoln Child ha escrito libros de temática suspense, la saga de Pendergast, que les ha catapultado a ser bestsellers a nivel internacional. También ha escrito algunas novelas en solitario, una de ellas sería la que nos ocupa en esta reseña. Su colaborador en el libro, Mario Spezi, nacido en Italia en 1945, es periodista y autor, que consiguió gran notoriedad especialmente por haber cubierto desde el principio los crímenes del Monstruo de Florencia y haberse convertido en el máximo experto en los crímenes fuera del ámbito policial por su implicación en la investigación periodística que mantenía.



El Monstruo de Florencia, con subtítulo "una historia real", fue publicado en 2008 y sería en 2010 cuando Plaza&Janés lo traería al mercado español en castellano en encuadernación rústica y con un total de 384 páginas. Vería publicada una edición de bolsillo al año siguiente, en la colección Debolsillo manteniendo un número similar de páginas. Decir también que esta historia ha sido adaptada al cine con guión del propio Mario Spezi aunque todavía no ha llegado a ser filmada y en la que está implicado nada menos que George Clooney.
Procedente de Casa del Libro

Regresando a la historia en sí, está dividida en dos bloques claramente diferenciados, ambos escritos en primera persona. La primera parte, tanto cronológicamente como físicamente situada en el libro, está narrada desde el punto de vista de Mario Spezi, quien no podía imaginar que aquel domingo que le tocaba quedarse en la redacción, uno de esos días en los que normalmente "no ocurre nada" iba a encontrarse cubriendo un caso de asesinato que terminaría por cambiar toda su vida. Este asesinato, el primero de una serie que aterrorizaría a Florencia durante aproximadamente veinte años, acabaría por sumergir al periodista junto a los investigadores encargados del caso en una serie de investigaciones y teorías que irían sucediéndose conforme los fallos cometidos en las detenciones hicieron que varios sospechosos fueran declarados inocentes a posteriori tras un nuevo asesinato del monstruo, un apodo que daría al asesino la prensa italiana. En esta parte del relato, Spezi se centra mucho en su interés creciente por resolver el misterio, en la aparente negligencia cometida una y otra vez por la policía y cómo la supuesta detención correcta en cada caso llevó a sus jefes a catapultarse en su carrera. Finalmente esta propensión del periodista por dejar en mal lugar la investigación policial haría que las autoridades pasaran a considerarlo como un incordio en primer lugar y posteriormente una amenaza e incluso fuera acusado de ser él mismo el Monstruo.

Douglas Preston, escritor norteamericano, había ido a Italia con su familia con idea de documentarse para escribir su siguiente novela. Sin embargo, se encontraría con una investigación que le atraparía hasta el final y es su pluma la que escribe por tanto la segunda parte del libro. Vivió en primera persona el acoso policial y tuvo que abandonar el país ante la posibilidad de ser arrestado y encarcelado por compartir las teorías de su amigo periodista e incluso sospechoso de haberle ayudado a colocar pruebas falsas y difamación. De vuelta a su hogar en Estados Unidos, levantaría a la prensa para denunciar el trato a Spezi y a su persona de las autoridades italianas. También tuvo que ver cómo una extraña mujer, cuyas teorías parecían sustentar los razonamientos del fiscal a cargo del caso del Monstruo, le acosaba mediante emails a cual más pintoresco. Esta historia, afortunadamente, tuvo una victoria pírrica. El fiscal sería relevado de su caso, el jefe de policía igualmente relegado y Spezi liberado de prisión al demostrarse su inocencia por lo que ambos serían vindicados de nuevo.

Procedente de Casa del Libro

Esta historia, horriblemente real y narrada bajo el prisma de estos dos hombres, es sorprendente, adictiva y bien narrada. Se nota, como es natural, que defiende los puntos de vista de los autores, cuyas hipótesis y razonamientos podrán ser más o menos reales y ciertos, pero están bien sustentados con las pocas pruebas y testimonios medianamente veraces obtenidos durante la investigación. Es natural que levantara ampollas entre las autoridades del caso, ya que la irónica y dura pluma de Spezi no dejaba lugar a dudas sobre lo que pensaba de cómo se llevaba a cabo todo el proceso de investigación. Resulta increíble pensar que sea una historia real, pese a que es obvio que no es exactamente como pasó pues es imposible ser completamente imparcial, pero si tan solo la mitad de lo que aparece es cierto, realmente debió ser un tremendo escándalo que condujo a que jamás se descubriera la verdadera identidad de la persona que asesinó a sangre fría a todas aquellas parejas mientras hacían el amor.

El Monstruo de Florencia, ya sea totalmente real o tan solo en parte, es una historia digna de la mente más macabra, posiblemente una de las narraciones más apasionantes dentro de las novelas de intriga y suspense, posiblemente porque sabemos que, detrás de la narración, subsiste una realidad tan macabra que jamás se ha resuelto, que da un lustre especial a esta historia, asequible tanto por la forma de su narración como por el precio al que se puede conseguir en cualquier librería. La única incógnita siempre será, ¿cuál es la verdadera identidad del Monstruo? ¿Algún día saldrá a la luz la verdad sobre aquellos trágicos sucesos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada