lunes, 29 de octubre de 2012

Club del Pentagrama: De Supervivientes y Z Corps

Un lunes más, después de un periodo de abstinencia rolera o breves lapsos con partidas demasiado cortas y difíciles por tanto de reseñar convenientemente, tenemos una nueva sesión completa que viene a culminar la línea de partida que ya siguiera la primera partida del juego Z Corps, publicado por Holocubierta, que tuvo su comienzo en la Nueva Sesión de Cumpleaños, aquella en la que las asustadas personas que se encontraban una buena noche en la bolera hubieron de enfrentarse con una realidad imposible de asumir, un trágico suceso que comenzó con un accidente de coche y culminó con una huida desesperada de legiones de zombies dispuestos a todo por acabar con sus vidas que les llevó hasta un aeropuerto. La historia continúa y ATENCIÓN que hay spoilers...




¿Cómo un grupo formado por un friki, una animadora, un camionero, un detective privado, un motero y un escritor han acabado juntos en un avión rumbo a algún lugar cercano y en teoría a salvo? La respuesta es complicada pero se puede resumir en una palabra: zombies. El ejército consiguió acordonar el aeropuerto de Kansas y desde allí evacuar a todos los supervivientes de las ciudades y poblaciones de los alrededores, pero no había mucho tiempo. Que el grupo supiera, cuando ellos embarcaban, a toda velocidad, los zombies habían conseguido salvar al fin la valla que rodeaba al recinto y entrar en el aeropuerto. El caos, el sonido de disparos y los alaridos fue lo último que escucharon antes de que el avión despegara para llevarlos, al parecer, rumbo a Wichita donde One World tenía una base bien custodiada y a salvo, un remanso de paz en medio de la tempestad.

El camino no estuvo exento de peligro ni de nuevas caras. Al principio lo más impactante fue el extraño grupo paramilitar de individuos con blindaje negro y bien armados que se hizo cargo de ellos. Al parecer se hacían llamar Z Corps, cobraban una pasta a la semana y tenían un peligroso trabajo, pero su motivación no lo era menos ya que algunos habían perdido a familiares o amigos a manos de aquella especie de pandemia que estaba atacando a la población. Los vehículos tuvieron un percance en el camino, un simple pinchazo que casi se convirtió en una carnicería zombie de no ser por la pericia de los Z Corps y un poco de ayuda del singular grupito que ahora formaban los pjs de los jugadores. Algunos supervivientes y luchadores se perdieron, pero casi todos consiguieron llegar, más o menos, al hospital.


Allí les esperaba un recibimiento más propio de un apestado que de un lugar de acogida. Pruebas, duchas y la confiscación de todos los efectos personales no hizo muy feliz a nadie. Un programa muy estricto les invitaba a seguir una serie de recomendaciones "por su seguridad". Después tuvieron tiempo de hablar con otros residentes del complejo. Al parecer había cámaras por todos lados  y no se podía acceder a la tercera planta (no se sabe qué hay allí), además nadie que se sepa ha salido de allí a no ser para convertirse en Z Corps, pues algunos de ellos y parte del personal fueron antaño refugiados; les hacen pruebas a todos los recién llegados, intentando encontrar gente que fuera inmune al supuesto virus de la plaga y poder crear una vacuna, pero las pruebas se van espaciando conforme pasan los días. Varios nombres son mencionados por los residentes: Lucy Mary Strode, una joven enfermera; Sigourney William, jefa de enfermeras; doctor Jonathan Strong, el jefe de la clínica y al que nadie parece haberse encontrado con regularidad.

Al friki se lo llevaron. Como había estado expuesto al virus y había sobrevivido querían saber si había desarrollado algún tipo de inmunidad. Ese percance vino muy mal a los planes que hacía el grupo, que pretendía aprovechar la noche para dar un somnífero a la enfermera de guardia, crear una maniobra de distracción y acceder a la red informática para averiguar qué estaba pasando allí. El hecho de que algunas personas hubieran desaparecido, o eso les parecía, no ayudaba a que tuvieran interés por posponerlo mucho. Sin embargo, el chico regresó drogado tras las pruebas y fue imposible que reaccionara hasta el día siguiente, en el que despertó tras haber sufrido pesadillas con una casa marrón... muy similar a la que estaba fuera del perímetro de seguridad, pero no había forma de averiguar nada sobre ella ya que nadie parecía saber si se usaba o qué propósito tenía antes de la epidemia. 


De esa guisa aquella noche intentaron de nuevo su plan, pero de nuevo se iría al traste. La gente comenzó a enfermar y después a transformarse... ¡en zombies! La infección había entrado de alguna manera en el hospital y los infectados atacaban a los que no lo estaban. Fue entonces cuando el friki recordó... la jefe de enfermeras le había hipnotizado y le hizo ir a algún lugar donde se estaba experimentando con infectados para recoger una muestra de sangre contaminada y llevársela a ella. One World, aparentemente en la casa marrón, estaba experimentando con infectados y los sistemas informáticos a los que intentaban acceder estaban siendo borrados sistemáticamente. Solo pudieron ver un nombre en todo aquel galimatías: Genomic Trust, al parecer una compañía rival de One World. Estaba claro que tenía algo que ver en lo que había pasado, posiblemente saboteando la instalación e inoculando el virus a algunos pacientes que ahora les atacaban a ellos y a los Z Corps que intentaban contenerlos. Unidos, pudieron subir al ascensor y, usando una llave magnética, accedieron a la tercera planta donde un enfurecido Jonathan Strong se unirá a ellos para subir a la azotea y embarcar junto con los supervivientes restantes rumbo a un centro de reclutamiento y adiestramiento de Z Corps donde pocas opciones quedaba a los recién llegados: unirse a One World y su regimiento paramilitar o... un destino impreciso pero poco halagüeño. Ante tan difícil elección, incluso la animadora tenía pocas dudas, no quedaba otra que unirse a las heroicas, pero de corta esperanza de vida, huestes de "salvadores del Mundo". Y ahora comenzaba, a todos los efectos, una nueva aventura...

3 comentarios:

  1. Espero que os gustara la partida.
    Aunque cambian muchas cosas en la partida y no era tal como venia en el libreto.

    ResponderEliminar
  2. Pues nada a trabajar como Z Corps que pagan bien y petamos zombies. Pero no se porque pero no me gusta la corporacion...

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco, pero eso desde que el tipo de la bata se estrelló digamos que no les tengo demasiada confianza. Lo que pasa es que ya se sabe que es eso o... lo otro más desagradable, de modo que muchas opciones no tenemos xD.

    ResponderEliminar