jueves, 27 de septiembre de 2012

Aleación de Ley, el retorno a Scadrial

Más rápido de lo que esperaba, debido a que normalmente la editorial suele publicar un libro al año de este autor, podemos disfrutar de la que es la última publicación de uno de los mejores autores de la literatura fantástica (salvando Legion, recién estrenada en inglés). Obviamente no podía esperar mucho para echarle el guante y menos todavía para leerlo aprovechando la ocasión ya que es uno de mis dos escritores favoritos.


Brandon Sanderson, el autor de este Aleación de Ley que nos ocupa hoy, es un conocido escritor de literatura fantástica cuya carrera se ha visto catapultada más aún por ser elegido para terminar la conocida saga La Rueda del Tiempo, del desaparecido Robert Jordan. Elegido como continuador de esta saga, cuyo último volumen se publicará a principios del próximo 2013, no le ha impedido escribir entre medias esta historia ambientada en un mundo ya conocido por todos aquellos que siguen la obra de este autor: Scadrial, pero después de los tiempos del Imperio Final. ¿Cómo han tratado los años al continente después de la ascensión del Héroe de las Eras?

La edición de este Aleación de Ley corre de nuevo a cargo de Ediciones B en su colección Nova, como las anteriores. Es nuevamente una edición en rústica blanda con solapas y hasta 359 páginas numeradas con ilustraciones en el interior en blanco y negro. La ilustración de cubierta respeta la original americana en esta ocasión, al igual que ocurrió con El Camino de los Reyes. Es una imagen interesante aunque difícil de interpretar de forma clara, una pena que no se decidieran por la ilustración de la otra edición de la obra en la que se retrata a sus dos protagonistas de forma increíble.


Como decía más arriba, la acción nos lleva trescientos años después a los hechos narrados en la trilogía Nacidos de la Bruma. Los cambios en Scadrial han traído la modernidad en la forma de ferrocarriles, luz eléctrica en creciente progreso, los primeros automóviles y los primeros rascacielos en construcción. Sin embargo la Alomancia, la Ferruquimia y la Hemalurgia siguen siendo una fuerza presente, una herencia que sigue corriendo en las venas de algunos elegidos, en algunos casos incluso combinándose para crear "aleaciones" más poderosas. Lord Waxillium Landrian, heredero de una de las antiguas familias nobles, regresa a Elleden procedente de los Áridos, una zona fronteriza y casi sin ley para hacerse cargo de la herencia familiar al morir su tío y su primo. Ahora se enfrenta a aquello que intentó dejar atrás con su marcha hace veinte años: una sociedad encorsetada, normas y etiqueta, obligaciones y fiestas que creía haber dejado atrás. Sin embargo la vida aquí no es más fácil que el lugar del que ha venido, como pronto le demostrarán los hechos en los que se ve envuelto junto a su antiguo amigo de andanzas y aliado, Wayne, cuando un grupo de ladrones y captores a los que se llama por su misteriosos métodos los "desvanecedores" irrumpen en una fiesta de esponsales y raptan a la mujer a la que Wax se quiere prometer. 

Procede de The Ranting Dragon

¿Quiénes son esos desvanecedores? ¿Qué relaciona los robos de metales con los de damas aparentemente al azar? Como Sherlock Holmes y su inseparable dr. Watson, Waxillium y Wayne se lanzarán a desentrañar el misterio acompañados de Marasi, la prima de la desaparecida prometida de Wax. A lo largo de la historia, habrá multitud de ocasiones en las que Sanderson tratará la peculiar relación entre Wax y Wayne aprovechando la natural curiosidad de Marasi por las andanzas de estas dos leyendas vivientes entre los que mantienen el orden en los Áridos, lo cual hará que se produzcan pequeñas pausas en la acción, necesarias y justificadas también en cualquier novela que se precie.


La verdad es que sorprende después de ver lo sesudas y complejas que pueden ser las tramas de las historias de este autor ver una novela que podría compararse, en cuanto a complejidad de argumento, como la relación existente entre las novelas de Tolkien El Hobbit y El Señor de los Anillos salvando las distancias argumentales. Ambos casos están ambientados en el mismo mundo, con diferencia temporal entre una y otra y además cambiando el estilo de la historia, una muy compleja trilogía principal y una precuela (o secuela en el caso de Aleación de Ley) más sencilla y corta que la otra. Magnífico, en ambos casos, el cambio de registro de su autor, que demuestra ser capaz de presentar ambas obras provocando el mismo interés en el lector, dado que ambas llaman la atención por lo bien trazado de la trama, ya sea más simple o compleja, y la grandeza de los personajes que la componen. Waxillium y Wayne no tienen nada que envidiar a Vin y a Kelsier siendo tan distintos en carácter y relación, e incluso poseen un carisma y una complicidad que no tenía la anterior pareja protagonista. Leer sus aventuras, contadas por ellos a Marasi, es tan interesante como seguir sus andanzas hasta la batalla final contra el jefe de los bandidos y descubrir la amarga verdad en forma de la identidad de este, momento en el que Sanderson aprovecha para volver a demostrar que no existe nada completamente blanco o completamente negro y que ambos extremos se parecen más de lo que parecen, volviendo a barrer de un plumazo los tópicos de la literatura fantástica sobre la completa diferenciación y aislamiento entre Bien perfecto y perfecta Maldad.


Mención especial a los trozos intercalados de periódicos con noticias relacionadas con la época y la ciudad, que dan mayor trasfondo y se pueden leer sin ningún problema, un elemento curioso que lustra algunos fallos menores de corrección, no tanto ortográficos sino de sentido que se encuentran en el texto, no demasiado graves pero que pueden causar alguna confusión puntual. Aun así la edición está a la altura, a un precio que no llega a los 20 euros, lo cual la hace muy asequible. Además es una gran historia, que se hace corta a cualquier lector, digna continuación de la saga principal y posible precursora de una nueva trilogía basada en una Scadrial moderna, donde las armas de fuego y la magia se dan la mano y coexisten de forma elegante y lógica. De nuevo una gran historia de un notable escritor que todavía tiene mucho que decir... y nosotros que disfrutar.

3 comentarios:

  1. Está chuli eso de que en una saga de fantasía medieval se vea como avanza en el tiempo su mundo hasta llegar a una especie de época victoriana. Es algo que contemplé como posibles proyectos roleros ya hace tiempo, XDDD. La verdad, me está picando el gusanillo de leer estas novelas, y sobre todo sabiendo que hay juego de rol. ¿Cuántas novelas hay en total ¿4?

    ResponderEliminar
  2. Según el propio Sanderson declaró, su idea era escribir tres trilogías basadas en Scadrial. La primera sería Nacidos de la Bruma, la segunda tendría una ambientación más o menos actual y la tercera sería futurista... Pero mientras estaba escribiendo otra de sus obras, se le ocurrió la historia de Aleación de ley y decidió escribirla porque le gustó mucho aunque no estaba en su idea original.

    ResponderEliminar
  3. Es exactamente como ha dicho Wed, le agradezco la aclaración.

    Si lo que preguntas, Fian, es cuántas novelas hay en castellano del señor Sanderson, la respuesta es 6, pero no todas están ambientadas en el mismo mundo, dos de ellas son historias independientes.

    Gracias a los dos por comentar.

    ResponderEliminar