jueves, 5 de julio de 2012

Trilogía del Abismo, terror lovecraftiano de William H. Hodgson

Como ya hacía tiempo que no tocaba el género de terror, me he decidido en esta ocasión por traer otra obra clásica del género de un autor que Lovecraft usó como inspiración para sus obras. Anteriormente ya hablé de otra de sus obras, publicada recientemente en castellano por la editorial Valdemar en su colección Gótica. En este caso se trata de un compendio con la trilogía más relevante de este autor, donde se incluyen tres historias de temática diferente pero unidas por un arco argumental que el propio autor señaló en la introducción a Los Piratas Fantasmas:


"Este libro puede ser considerado el último de un grupo de tres. El primero se publicó bajo el título de Los Botes del "Glen Carrig"; el segundo, como La casa en el confín de la Tierra; por fin, este tercero, completa lo que, quizá, pueda ser considerado una trilogía; pues, aun cuando los tres difieren mucho en los contenidos, todos ellos coinciden en una determinada forma de tratar unos conceptos elementales. Con este libro, el autor cree que cierra una puerta, en cuanto lo que a él concierne, sobre una determinada fase de su etapa creadora".

 (Trilogía del Abismo. William H. Hodgson, p. 10).



Esta edición está presentada en formato de cartoné, como es habitual en la colección Gótica de Valdemar. Su imagen de portada es un tanto ambigua y difusa, tanto como pueden ser las situaciones que se dan dentro de este compendio de tres novelas cortas que están incluidos y hace referencia a la temática más utilizada por el autor: el mar. El interior no presenta ilustraciones, dándole una sobriedad constante al libro que acompaña igualmente al estilo de escritura propio de Hodgson, publicados originalmente entre (1907-1909).  Incluye: Los botes del "Glen Carrig", La casa en el confín de la Tierra, Los piratas fantasmas.


Los botes del "Glen Carrig" es una historia de un grupo de marineros que se ven perdidos de su barco y tienen que navegar en un bote buscando tierra y sorteando toda una serie de peligros, que van desde la traicionera mar y los seres marinos que allí se ocultan, hasta una extraña isla entre un mar de algas donde tienen que ayudar a los náufragos de un barco mientras intentan sobrevivir a unos seres extraños y sombríos que intentan destruirles. Las peripecias de estos marinos, desde su investigación a una isla donde esperaban encontrar suministros, hasta su llegada al fin al puerto, son un alarde de los conocimientos náuticos del autor, tanto en terminología como en la narración de las situaciones y formas de ser de los marinos que son protagonistas de esta obra. Más que ser de terror, aunque hay situaciones tensas, podría englobarse también en el de aventuras.

La Casa en el confín de la Tierra es un relato de auténtico terror cósmico. No es de extrañar que esta obra haya sido admirada por Lovecraft y lo usara como inspiración para su propia obra. En ella, unos jóvenes que exploran el curso de un río llegan a las ruinas de una antigua casa donde descubren un manuscrito y una terrible historia donde la soledad y el horror se dan la mano en un relato alucinante donde las realidades se tejen y entretejen hasta llevar a la desolación reinante en el lugar donde antaño se alzase, según todos los indicios, una casa rodeada de un jardín. Es, sin duda, uno de los mejores relatos de Hodgson y leerlo es toda una delicia para aquellos que gusten de este tipo de novela de terror.

Los piratas fantasmas completa esta trilogía. Es una historia que nos devuelve al mar, a un buque supuestamente encantado que sufre una serie de extraños fenómenos que van in crescendo hasta llegar al clímax de una historia de un final tan ambiguo que dará mucho que pensar al lector y que da muestra de la maestría del autor, tanto en temas náuticos como pasa en el primer relato de la trilogía, como de la psique humana y que juega también con las percepciones tanto desde el interior como del exterior.


Es por todo esto que considero que se trata de una lectura interesante para los seguidores lovecraftianos o de los relatos clásicos de terror. No son especialmente inquietantes, no como podría ser La Casa Infernal de Matheson o Entre los Muros de Crickley Hall, pero dan muestras de un autor bastante poco conocido entre los lectores en castellano y está muy bien editado y presentado por parte de una editorial, Valdemar, que está consiguiendo acercarnos muchas joyas del género gótico con buenas traducciones y mejor edición, una lectura interesante donde las haya en todos los sentidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada