jueves, 28 de junio de 2012

La sombra de la sirena, el crimen regresa a Fjällbacka

No es esta la primera vez, y tampoco la última, en que pase a comentar un libro de una de las autoras de novela negra más conocidas en España. Y es que Jean Edith Camilla Läckberg Eriksson ha sabido crear toda una saga en torno a su Fjällbacka natal, una pequeña localidad costera antaño pueblo de pescadores que viviera un  boom nuevo como lugar de turismo para propios y extranjeros, un lugar agradable y tranquilo que esta escritora sueca ha convertido en el lugar principal donde misteriosos crímenes se resuelven de la mano de unos personajes que comenzaron a tomar forma y unir sus vidas en La Princesa de Hielo, maduraron y consolidaron sus vidas durante las cuatro novelas siguientes, y ya viven una relación plena y madura en esta, su última novela publicada en castellano, llamada La Sombra de la Sirena.

Hasta la fecha ha vendido más de cinco millones de sus novelas y se la considera la escritora sueca con mayores ventas. Recientemente (2009) ha publicado en Suecia su séptima novela, que continúa el argumento de las anteriores, su nombre es Fyrvaktaren, que vendría a significar "El farero", y la historia sigue y sigue...

Maeva ha sido de nuevo la encargada de traer este libro a las librerías españolas. La portada insinúa vagamente la forma de una cola de sirena, oculta tras unos tejidos vaporosos de un bello tono azulado, un tanto sosa si se la compara con otras de entregas anteriores. Por lo demás, mismo formato en rústica con solapas al que ya nos tiene acostumbrados la editorial. El interior es sobrio, tan solo texto y texto, aunque ameno y entretenido con el estilo inconfundible que la autora tiene acostumbrados a sus lectores.


La trama en este caso se sitúa en torno a un bibliotecario local, Christian, que con ayuda de Erika ha conseguido publicar su primer libro titulado La Sombra de la Sirena. En este contexto, un ramo de flores y un anónimo hacen que lo que prometía ser una recepción se convierta en el inicio de algo más grande, especialmente cuando se encuentra el cadáver de Magnus, desaparecido hacía ya un tiempo, bajo la capa de nieve en la costa. ¿Estarán relacionados ambos casos? Una embarazada Erika y un agotado Patrik, siempre con la ayuda inestimable de sus colaboradores en la policía Paula, Gösta y Martin, habrán de descubrir qué causa está detrás de todo esto antes de que nuevas amenazas sobre otras personas del pueblo que también están recibiendo anónimos se hagan realidad.

Mezclando escenas cotidianas, situaciones domésticas de diferente índole y con un tratamiento y cercanía que hace imposible no seguir avanzando para conocer lo que está pasando, se trata de un libro que sigue el estilo de los anteriores de Camilla, con una evolución constante de sus personajes que se ve reflejada en la profundidad de estos, más evidente incluso en los secundarios que en la pareja protagonista. A la vez que desarrolla la trama hasta su final, una resolución un tanto cogida con pinzas dicho sea de paso, las vidas de los personajes siguen adelante en otros ámbitos, permitiendo que no solo sea una investigación constante sino que alternen entre sí escenas de vida familiar y ocio con las que van haciendo avanzar la trama, todo de forma coherente y amena. Como siempre, la corrección en los textos es impecable. El único punto reprochable tal vez es el uso recurrente del recurso del "dato que no conoce el lector", alguna pista que no se detalla o se describe y que hace que los protagonistas puedan resolver los casos pero puede llegar a causar hastío en el lector, que quiere a su vez hacer sus propias conjeturas y se ve privado de pistas que pueden ayudarle a su vez a llegar a las mismas conclusiones.


Es por todo esto que, pese a que el final peque un poco de imprevisible y desmerezca el brillante y ágil desarrollo del resto del libro, puede considerarse una lectura amena para el verano. Recomendable para todos aquellos seguidores de la novela negra sueca que tantas buenas obras está brindando a aquellos que se acercan a sus páginas, mezclando un estilo propio de la novela policíaca de toda la vida con un aire fresco representado en las vidas de los protagonistas, demostrando que hay vida más allá de la resolución de crímenes y asesinatos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario