jueves, 17 de mayo de 2012

Entre los Muros de Crickley Hall, de James Herbert

Entre manual y manual, buscando algo diferente e interesante, opté por escarbar en un género que me gusta pero en el que cuesta encontrar perlas que en verdad puedan destacar entre el resto como es la literatura de terror. Normalmente cuando se habla de literatura de terror todo el mundo piensa en Stephen King o puede que en su hijo, Joe Hill, y clásicos como Lovecraft o Poe. Pocos autores han conseguido aportar algo al género sin que el gore o la complejidad del tormento que viva el villano de turno sean lo único que prevalezcan en la historia, pero incluso así hay algunos que están consiguiendo crear cosas realmente buenas como es el caso de James Herbert y esta "Entre los Muros de Crickley Hall" de la que voy a hablar hoy.

Imagen procedente de The Tainted Archive
El autor, James Herbert, nació en Londres en abril de 1943. Estudió en el Hornsey College of Art y trabajó como cantante antes de hacerlo como director artístico en una agencia de publicidad, el éxito de sus novelas hizo que pasara a convertirse en escritor a tiempo completo de novelas de terror a partir de 1977 y aprovechase sus dotes como diseñador gráfico para hacer él mismo las ilustraciones de portada de sus libros y otros elementos de marketing y publicidad. Vive actualmente cerca de Brighton con su esposa e hijas y sus obras se han traducido a varios idiomas, habiendo vendido más de cuarenta millones de copias. En castellano se han llegado a publicar hasta 18 obras: La invasión de las Ratas (1975), La Niebla (1978), Chamba (1979), El Superviviente (1979), El Cubil (1981), Santuario (1985), Luna (1987), Hechizo (1989), Dominios (1991), Profanación (1992), Aullidos (1992), La Casa de Campo Mágica (1992), La Lanza (1993), La Oscuridad (1993), Sepulcro (1995), Los Fantasmas de Sleath (1997), 48 (1999), Entre los Muros de Crickley Hall (2012). Esta última parece que va a convertirse en serie, adaptada por la BBC a formato televisivo, estrenándose el próximo otoño.


Presentado en rústica con solapas y con 606 páginas, su estupenda ilustración de portada ya indica claramente el cariz de la historia, que se enmarca claramente dentro de la literatura de terror clásico de casas encantadas. La narración nos introduce en la vida de la familia Caleigh, que ha sido víctima de una tragedia horrible: la desaparición de uno de sus hijos, Cameron, a la tierna edad de cinco años. Con el fin de superar su estado de postración, la familia decide mudarse aprovechando que el trabajo de Gabe Caleigh, ingeniero y cabeza de familia, hace que tenga que viajar bastante a lo largo y ancho de Inglaterra. Al fin encuentra una casa en una pintoresca localidad llamada Hollow Bay llamada Crickley Hall, llamativa por su extraño aspecto exterior y por lo austero del interior. Nada más la familia ponga el pie en la casa, en ella comienzan a ocurrir cosas sumamente raras. Extraños sonidos, golpes, charquitos de agua... que pondrán a prueba la entereza de la familia. A su vez se van narrando sucesos sobre la vida cotidiana de la familia en su nuevo hogar tales como la incorporación de la joven Loren a su nueva escuela y las relaciones con la gente de la localidad y la trágica historia de la casa, donde un grupo de niños murió cuando se produjo una riada tras una larga temporada de lluvias torrenciales. El recrudecimiento de los sucesos llevará a la familia a investigar y desenterrar un pasado mucho más terrible de lo que cabía esperar, pero puede que ya sea demasiado tarde...

Imagen procedente de Librería Central

Se trata de una lectura inmersiva y apasionante, donde ni tan siquiera cuando se narran hechos del pasado o fuera de la casa se pierde el ritmo argumental, que va creciendo progresivamente hasta alcanzar su clímax con la gran tormenta y culmina con un final apropiado que no deja indiferente dado que no llega a terminar bien pero tampoco se puede decir que lo haga mal. Los personajes son todos bastante buenos, destacando el perfecto contrapunto entre el pragmático Gabe y la espiritualidad de su mujer Eve. Desde el perro de la familia, el inquieto Chester, hasta Lili o el viejo jardinero, juegan su papel en la trama, que no se centran en nadie en concreto sino que va cediendo el testigo de hacer avanzar la historia alternando entre todos de forma lógica y eficaz. Una novela misteriosa y fascinante donde la información se va dosificando de forma correcta para mantener el interés y a la vez seguir planteando interrogantes.

Siendo como es una obra de terror, no realiza grandes aportaciones a lo que es el género de las casas encantadas pero su trama bien hilvanada y su constante tensión y terror psicológico (que hará que más de uno se sienta inquieto mientras lee), hace que sea una de las mejores opciones de este tipo de literatura. Es sorprendente que un autor que es capaz de escribir así, y que es bestseller en otros países, aquí no haya sido nunca muy conocido pese a su prolífica bibliografía y la calidad que atesora al menos esta novela, para mí una pieza imprescindible para una biblioteca de cualquier amante del género. No la dejéis pasar, pues dada su extensión posee una excelente relación calidad-precio.




7 comentarios:

  1. Argéntea mañana te quiero dar un premio LIEBSTER BLOG.

    Mañana verás que es si aún no lo sabes, prefiero avisarte con tiempo y no pegarte el enlace para no hacer spam :-)

    ResponderEliminar
  2. Oh, gracias mil lo acabo de ver y me he llevado la sorpresa xD.

    ResponderEliminar
  3. Al parecer, se ha olvidado de mencionar que la imagen que ilustra esta entrada está robada de la web de Librería Central. El libro podéis comprarlo en http://www.libreriacentral.com/ProductDetails.aspx?pId=9788401352287

    ResponderEliminar
  4. Disculpa, la he usado como promoción del libro. añadiré el enlace de forma inmediata.

    ResponderEliminar
  5. Lo que sí pediría es que si hay otro olvido como ese en lugar de entrar en descalificaciones que no vienen a cuento, por favor me remitan por correo que ponga el enlace y lo arreglaría de forma inmediata.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por su rapidez y eficacia. Le pido disculpas si se han sentido ofendida, pero nunca entenderé el porqué de si Blogger tiene un sistema de almacenamiento de imágenes, se prefiera enlazar a webs de tipo diverso en lugar de copiar las imágenes directamente de las editoriales, que son las que estarían encantadas de que se hiciera buena publicidad de sus libros.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Ah, pues en mi caso porque no se me había ocurrido. Tomo nota de la sugerencia.

    ResponderEliminar