jueves, 19 de abril de 2012

Medianoche vs. Crepúsculo, lo sobrenatural llevado a lo romántico está de moda 2º parte

Hace tiempo, concretamente en agosto del año pasado, planteaba yo una comparativa de dos sagas de literatura juvenil y temática amorosa como ejemplos de este tipo de literatura de entre tantas y tantas como se comercializan hoy día relacionadas con el amor sobrenatural. Que hay más, sin duda; que posiblemente haya otras que puedan ser más conocidas en según qué círculos, también. Es una elección aleatoria, una simple muestra de lo que puede dar de sí el género del que estamos hablando. En esta ocasión se trata de la saga Medianoche, escrita por Claudia Gray.

Amy Vincent (Claudia Gray es un pseudónimo), nació en junio de 1970 en Nueva York. Ha trabajado en todo tipo de ocupaciones durante su vida, llegando a ser disc jockey, abogada, periodista o camarera. Es una gran viajera y gusta tanto de escuchar música como leer o escribir, algo que se ha convertido en su ocupación a tiempo completo conforme ha avanzado el tiempo. Actualmente reside en Chicago, donde sigue escribiendo nuevas novelas ya terminada la saga con la que ha sido más reconocida como escritora. Su bibliografía comienza con Medianoche (2008), Adicción (2009), Despedida (2010), Renacer (2011), Aguas Oscuras (2011), Balthazar (2012) inédita en castellano, y colaboró con relatos en las antologías de relatos Inmortal (2008) y Vacations from Hell (2009) y Enthralled (2011).


La saga Medianoche ha sido publicada por Montena en rústica con solapas. Como pasa con otras obras del mismo estilo, las portadas elegidas para la edición española dista mucho de la original anglosajona, que está más relacionada con su temática. Así y todo es de agradecer el cambio pues dan cierto aire más gótico y son más llamativas las de Montena que las anglosajonas. Los cuatro libros son historias que se siguen unas a otras, de modo que es casi indispensable haber leído los anteriores para disfrutar plenamente de los siguientes, aunque la trama por sí misma al ser sencilla pueda leerse por separado.


Medianoche (2008) es el libro inicial de la saga y principalmente presenta a los personajes que seguirán siendo protagonistas durante el resto de libros que la siguen. Todo comienza con la historia de Bianca Olivier, alrededor de quien gira toda la trama, hija biológica de padres vampiros que está a punto de llegar al momento de su cambio y debe viajar con ellos a su lugar de trabajo, la academia Medianoche, donde sus padres esperan que pueda conocer a otros vampiros y aceptar mejor su cambio a ser un vampiro completo, algo que parece no sobrellevar muy bien. Allí conocerá a la señora Bethany, la directora de la academia, una vampira que gobierna el lugar con mano de hierro; a Balthazar Moore, uno de los vampiros que acuden a Medianoche para aprender cosas sobre el mundo actual y relacionarse con otros de los suyos; a Lucas Ross, en principio uno de los humanos que vienen invitados a la academia para ayudar a los vampiros a interrelacionarse con ellos en territorio neutral, aunque ignorantes de la verdadera naturaleza de sus nuevos "amigos"; Vic Woodson, que se convertirá en uno de los amigos de Bianca. Aparte de presentar a los personajes, en este primer libro se habla sobre la propia Medianoche y su papel como integradora de los vampiros en el mundo actual. También será donde Balthazar y Lucas comiencen a disputarse el amor de Bianca, casi como si se tratara de una representación de cada una de las mitades de la chica, medio humana y  medio vampiro, para atraerla definitivamente a su mundo. Tras desvelarse que Lucas es en realidad un miembro de la Cruz Negra, una orden de cazadores de vampiros, y su huida posterior, termina esta primera entrega.


Adicción (2009) prosigue la trama donde la dejó su predecesora. Bianca extraña a Lucas y acaba por recibir una misiva donde él la cita en un pueblo cercano. Ella consigue buscar un pretexto para salir de la academia y dirigirse allí, pero se encontrará con una desconocida llamada Charity que, al parecer, se encuentra sola y perdida por el lugar. Lucas las encuentra y reconoce a Charity como una de las presas que ha estado persiguiendo este tiempo y tremendamente peligrosa para Bianca. La lucha es inevitable y pese a la aparición de otros de la Cruz Negra, Charity consigue escapar. Bianca es trasladada a la sede de la orden de cazadores en el pueblo y así la autora aprovecha para presentar a la orden y a la madre de Lucas, su actual marido y varios otros miembros de la orden. Cuando consiguen convencer a los cazadores de que Bianca es una humana, Lucas la devuelve a Medianoche pero son interceptados por Balthazar, quien amenaza con desvelar la presencia de Lucas en la zona. Cuando le cuentan sobre Charity, el vampiro la identifica como su hermana, convertida por él mismo, y de la que no conocía su actual paradero. Llegando a un consenso, ambos jóvenes consiguen que el vampiro no desvele su secreto y que puedan seguir teniendo sus encuentros clandestinos prometiendo a su vez no desvelar la presencia de Charity. Los problemas comenzarán cuando la enajenada vampira comience a hacerse notar y a su vez Bianca tenga encuentros con otros seres que parecen querer reclamarla como parte de ellos, los fantasmas. En teoría la academia debería estar libre de ellos pero de alguna forma consiguen manifestarse y ponerse en contacto con ella, revelándole la verdadera causa de su nacimiento. Debido a todo esto, Bianca escapa de Medianoche y se fuga con Lucas, quien también está dispuesto a arriesgarse por ella frente a su gente.


En Despedida (2010) Bianca y Lucas viajan con la Cruz Negra. Ambos guardan el secreto de Bianca, pero finalmente acaban por ser descubiertos al capturar los cazadores a Balthazar y ayudarles ellos a escapar antes de que puedan hacerle más daño. Esto obliga de nuevo a huir a ambos jóvenes y refugiarse con su antiguo compañero de la academia, Vic. Obligados a buscar una forma de ganarse la vida para sobrevivir, tendrán que abrirse paso en los entresijos de la ciudad, pero los problemas sólo acaban de comenzar. Charity ha encontrado a los dos amantes y planea separarles de forma definitiva. Para no hacer spoiler del que posiblemente sea el momento de clímax de la saga, comentar tan solo que la situación obligará a Bianca a hacer algo desesperado y que llevará a que Lucas se convierta en aquello que más odia mientras que ella se debilitará hasta la muerte y aparentemente no haya esperanza para ellos.


Por último, Renacer (2011) muestra al lector los problemas de Lucas para hacer frente a su nueva situación. Ahora es un vampiro y Bianca no está, tampoco tendría forma de redimirse ante su madre y los cazadores porque querrían matarle y solo cuenta con la ayuda de Balthazar, Vic y Ranulf para adaptarse a lo que esté por venir. Lo único que se le ocurre es regresar a Medianoche, el único lugar donde podrán mantenerle a salvo de aquellos que quieren matarle. Por otro lado Bianca descubre que no está muerta sino que ahora es un espíritu con mucho que aprender sobre su nueva condición ayudada por un singular espíritu llamado Christopher. Las esperanzas renacen para ambos con el descubrimiento de que hay una posibilidad de que ella pueda recuperar su envoltura mortal aunque para ello deban enfrentarse a nuevas vicisitudes y descubrir el mayor secreto de la señora Bethany. Un libro que se mantendrá en constante crescendo, manteniendo el interés hasta el previsible final lógico para una novela de temática romántica juvenil.


Siendo como es una saga igualmente romántica y sobrenatural, Medianoche es bastante diferente de Crepúsculo. La protagonista, Bianca, se ve obligada a tomar decisiones y realizar actos que la harán madurar y crecer cosa no tan visible en la saga anteriormente comentada que se centra sobre todo en la historia de amor entre los dos protagonistas. También se suaviza más la parte romántica, siendo un poco menos explícita y ocupando muchas menos páginas de las que ocupa en Crepúsculo, con lo cual la autora mantiene el romanticismo pero sin llegar a aburrir a los lectores que quieran seguir la trama con páginas y páginas de pensamientos tipo "me quiere o no me quiere". Los personajes secundarios tienen cierto empaque y van cambiando a lo largo de las entregas, sobre todo el personaje de Raquel o Balthazar son muy interesantes en este sentido. También hacer constar que se trata el mito del vampiro en una forma más clásica y acorde con el mito original, algo que se pulveriza totalmente en Crepúsculo, donde se adapta el mito a lo que quiere la autora sin importarle para nada el trasfondo que puedan tener estos seres sobrenaturales. El estilo es igualmente sencillo y directo, sin florituras ni artificios, centrándose en el público hacia el que va dirigido y en narrar una historia sin más pretensiones. 

Es por ello que si tuviera que quedarme con una de las dos, elegiría Medianoche pese a ser un sucedáneo de Crepúsculo, que al ser un fenómeno en ventas hizo posible como en tantos otros casos la aparición de otras sagas similares que en otras circunstancias no habrían surgido o tenido tanto empuje. Y es que el amor está muy bien, pero prefiero que no sea tan empalagoso y los vampiros más acordes con los clásicos. Orientada a aquellos fans de Crepúsculo que busquen más libros de la misma temática, no puedo sino recomendarles esta saga para que puedan seguir disfrutando de romanticismo sobrenatural. 

Con esto cierro esta peculiar comparativa. Espero que haya gustado a quien se haya atrevido a llegar hasta el final ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario